Quintana Roo

Busca Kanché que el Tren Maya y presión inmobiliaria no “atropellen” modelos de vida de comunidades de Lázaro Cárdenas

28 de agosto/ Cancún, Q. Roo.-   Ante la creciente presión del desarrollo inmobiliario y turístico del municipio de Lázaro Cárdenas y a fin de evitar que el Tren Maya “atropelle” a los prístinos ecosistemas de la zona, Kanché, una organización que durante 17 años ha tenido trabajo de base en el territorio, decidió reagruparse y resurgir, para reorientar el modelo de desarrollo.

El grupo, conformado por siete mujeres con distintas especialidades –desarrollo comunitario, gestión territorial, comunicación intercultural, política pública, desarrollo y ejecución de proyectos, diseño de información y microfinanzas– ha trabajado de la mano con varias de las 15 comunidades que habitan la demarcación.

rel="nofollow"

Ante las amenazas que enfrenta el municipio, ven hoy la necesidad de mediar como grupo interlocutor con autoridades, de la mano de esas comunidades, asumiendo que el desarrollo no se puede detener, pero sí encausar bajo la visión de esas comunidades, mediante un nuevo modelo de gestión del territorio diseñado por las propias comunidades y aplicado desde hace años.

En conferencia de prensa, la presidenta de Kanché, Lilia González Moreno; la directora, Liliana García y el representante del Corchal, Gilberto Quintal, explicaron que no están en contra de los megaproyectos, ni del desarrollo, que saben inminentes, pero buscan incidir para que sus impactos, sumados a la carencia de instrumentos de planeación urbana y política ambiental, al crecimiento desordenado y factores como el cambio climático, sean los menos lesivos para la zona.

“Es para que el Tren Maya no atropelle a las comunidades”, dijo Quintal, en un intento por resumir uno de los temas de mayor preocupación actual para quienes habitan un municipio que, además, sufre la creciente de un desarrollo que presiona no solo a la isla Holbox, sino a la llamada Isla Grande, ambicionada por empresarios y políticos influyentes, quienes llevan más de una década pretendiendo sobredensificar el sitio para construir proyectos turísticos.

Lázaro Cárdenas, explicaron, es uno de los municipios más empobrecidos de Quintana Roo; es una región prioritaria para la conservación del jaguar, sitio de avistamiento de aves y reserva hidrológica que abastece de agua a los destinos turísticos de la zona norte del estado, pues ahí se ubica la Fractura de Holbox, reservorio de agua.

“Quienes habitamos este territorio hemos sido resilientes y encontrado en el turismo de naturaleza, la agroecología, la apicultura y otras actividades, fuente de ingresos que preserven estos ecosistemas.

“Sin embargo, hasta el día de hoy, Lázaro Cárdenas no aparece en los mapas que permitan visibilizarlo como una región que ha construido un modelo de participación comunitaria exitosa, pero que requiere de recursos económicos y colaboración institucional que acompañe y facilite la protección ante los desafíos que enfrentamos”, dijeron.

Lilia González, quien –literalmente– ha vivido en la selva de Lázaro Cárdenas desde hace más de una década, subrayó que se pretende hacer visible un modelo de desarrollo que respeta los medios de vida de las comunidades.

“Queremos seguir trabajando, construyendo la realidad en donde queremos vivir. No es algo que surja ahora. Nos queremos poner al servicio de quienes están llegando para que tomen en cuenta este modelo de desarrollado basado en la comunidad.

“Este trabajo que venimos desarrollado en Kanché desde hace mucho tiempo necesita ser reforzado, porque este avasalle de desarrollo está llegando y nosotros necesitamos estar fuertes y estamos organizados para aprovechar de manera positiva todo lo que tiene, pero también contener esos impactos”, expresó.

Lilia García subrayó que dicho desarrollo “viene con mucha fuerza”, por lo cual se requiere acompañar a las 15 comunidades, como facilitador, para garantizar que el diseño de los proyectos que se planteen sean respetuosos con la tierra y sus habitantes.

“Hemos sido testigos de este avance y crecimiento exponencial y más ahora con la construcción de esta infraestructura y estos megaproyectos, uno de ellos el Tren Maya, que nos están trayendo algunos otros factores de presión como son el desarrollo inmobiliario y la adquisición de la tierra.

“El tema es que carecemos de Programas de Ordenamiento Territorial, lo cual nos preocupa muchísimo, entonces lo que queremos es preservar los modelos que han funcionado, en donde estas comunidades han desarrollado actividades económico-productivas sustentables, amigables con el medio ambiente y muy buenas prácticas”, detalló García.

Entre las líneas de acción de Kanché se encuentran la conservación de la biodiversidad y el turismo de naturaleza.

“En el caso de Kanché lo vemos con buenos ojos porque ellos han estado 17 años, creo que más, en territorio. Esto surgió como una locura, pero en realidad la intención buena que traen, se va a replicar en ese sentido.

“Nosotros como gente de la comunidad tenemos mucho conocimiento, conocemos la zona”, añadió Gilberto Quintal, mientras Lilia González resaltó que si el desarrollo que se prevé para la zona, no atiende los medios de vida y modelos ya probados por las comunidades, la zona “corre mucho riesgo”.

La tarde del próximo jueves 31 de agosto, la asociación realizará su relanzamiento en Lázaro Cárdenas, en su estación de campo.

Deja un comentario

Botón volver arriba