Quintana Roo

Sindicato de Taxistas acusa a Uber de usar “ejército de bots” para “desprestigiar” a Cancún

25 de enero/ Cancún, Q. Roo.- En medio del repudio social y a dos días del boicot ciudadano convocado desde la ciudadanía de Cancún, el secretario del interior del Sindicato de Taxistas “Andrés Quintana Roo”, Rubén Carrillo Buenfil, culpó a UBER de usar “su ejército de bots” para viralizar imágenes que, a su juicio, buscan desprestigiar al gremio, con repercusiones a la imagen de Cancún.

“Es inaceptable que esta compañía extranjera siga actuando de manera arbitraria y, que a través de una estrategia perversa nos confronte como sociedad, fomentando el caos social y negándose a asumir su responsabilidad respecto a estos desafortunados incidentes, toda vez que se ha encargado, a través de su ejército de bots, a tergiversar, manipular y viralizar contenidos negativos que, ciertamente, le causan un grave daño al destino”, dijo.

El dirigente gremial emitió hoy un mensaje público en el que se refiere a los recientes acontecimientos que le han dado la vuelta al país y al mundo, por los abusos de taxistas hacia usuarios –residentes y turistas– y al conflicto con UBER, que ha derivado en agresiones y bloqueos viales.

Aseguró que el organismo rechaza las protestas que dañan a terceros, a la ciudadanía y al turismo, así como “todo acto de violencia como el cierre de vialidades o la persecución de vehículos de la plataforma UBER, como ha ocurrido en días pasados”.

Sin embargo, justificó la reacción de los operadores de taxi, señalando que fueron “presa de la provocación y de la impotencia”, pues los socios conductores de la plataforma digital les “piratean” el pasaje en los hoteles, y se burlan de los taxistas.

“A toda acción, corresponde una reacción y no es para menos, ya que después de estar esperando por horas para poder brindar un servicio conforme a una lista y resguardando (sic) el orden en el sitio que les corresponde, tienen que observar que, en cualquier momento, un vehículo particular llegue ‘como Juan por su casa’ y les ‘piratee’ el pasaje en su propia cara y cuyos choferes, además, se mofan de ellos

“Esto es inadmisible. Sobre todo, cuando sabemos que nuestras autoridades estatales han declarado que la plataforma aún no puede operar, hasta que exista un marco regulatorio de sus operaciones como servicio privado. No obstante, los operadores de la plataforma, como han hecho durante años, cuando aún no contaban con un amparo de por medio, continúan prestando el servicio de transporte en la clandestinidad”, dijo.

El líder sindical aseguró que cualquiera que se encuentre en el lugar de los taxistas, “actúa en consecuencia”, porque en su opinión “se trata de una injusticia que los obliga a defender su fuente de trabajo”.

Bajo ese pretexto, desde el 2017 los taxistas se han dedicado a monitorear, perseguir, detener, insultar, amenazar y golpear a operadores de UBER, destruyendo sus unidades o deteniéndolas en colusión con elementos de la Secretaría de Seguridad Pública del municipio de Benito Juárez o con el propio Instituto de Movilidad (Imoveqroo)

La situación se fue “normalizando”, pero nunca se detuvo. El estado promulgó su Ley de Movilidad en 2018, que clasificó –inconstitucionalmente– el servicio de UBER como de carácter público y por tanto concesionable, por lo cual la plataforma promovió diversos amparos, señalando que brinda un servicio privado, no sujeto a la porción normativa creada por el Congreso para las plataformas digitales.

Después de cinco años, UBER logró un fallo judicial en ese sentido. El Tercer Tribunal Colegiado del Vigésimo Séptimo Circuito concluyó que su modalidad responde a la de un servicio de transporte privado, no público, que no se le podía exigir una concesión y la porción normativa sobre plataformas digitales de la Ley de Movilidad, no le era aplicable.

No obstante, ese mismo Tribunal aclaró en audiencia pública que lo anterior no implicaba que la plataforma pudiese operar inmediatamente, sin regulación alguna.

La sentencia avivó nuevamente los ánimos y, desde el pasado 19 de enero, taxistas han incrementado las agresiones en contra de socios operadores de UBER, afectando con ello al pasaje que llevan a bordo, lo cual ha quedado plasmado en videos que se han viralizado en redes sociales.

Además, el pasado 23 de enero bloquearon la entrada y salida de la zona turística, entorpeciendo el tráfico y provocando que decenas turistas caminaran sobre el bulevar Kukulkán o abordaran patrullas y unidades de tránsito para intentar llegar al Aeropuerto Internacional, a fin de no perder sus vuelos.

El bloqueo fue interrumpido por la llegada de elementos de la Guardia Nacional y de la Secretaría de Marina (Semar), dispuestos a abrir el paso por la principal vialidad turística de Cancún, junto con autoridades locales que dispusieron de grúas de arrastre para llevarse los vehículos.

Hoy mismo se registraron, al menos de forma pública, tres episodios violentos y anoche los taxistas volvieron a cercar a autobuses de transporte urbano en Plaza las Américas, con la intención de impedirles el servicio después de las 23 horas y llevarse ellos el pasaje, en detrimento del bolsillo de las y los usuarios.

Pero el rechazo de la ciudadanía hacia el gremio taxista, no se remite a la situación con UBER o con las otras concesionarias de transporte urbano.

Cobros abusivos, servicio que discrimina entre turistas y residentes, resistencia a brindar el servicio porque “no voy para allá”, unidades en pésimo estado –sucias, antiguas– trato grosero o violento al pasaje, conductores sin uniforme, carentes de higiene, en algunos casos perpetradores de ataques sexuales, robos, secuestros express, narcomenudeo o Redes de Trata de personas, son quejas ciudadanas que han acompañado al gremio, por lo menos, durante 22 años.

En su mensaje Carrillo Buenfil asumió fallas de los operadores, pero las minimizó, ubicándolas como “conductas inapropiadas” y no como actos delictivos.

“Tampoco nos deslindamos de las conductas inapropiadas de muchos de nuestros compañeros con los usuarios; situaciones que hemos atendido y sancionado conforme al Reglamento de trabajo vigente. Casos desafortunados a pesar de los cursos de capacitación permanentes que se les imparte para ayudarlos y prestar un mejor servicio”, señaló.

Tras reprochar la “falta de voluntad de las partes involucradas”, señaló que en el Sindicato están “abiertos al diálogo” y no cerrados a la competencia, como oportunidad para mejorar el servicio, pero lo condicionó a que la operación sea en igualdad de circunstancias, con respeto, sin “provocaciones” y apegados a Derecho.

Apelando a su condición de pioneros y forjadores de Cancún, recordó que están por cumplir 50, de los 53 años que festejará este destino turístico y su ciudad, en el año en curso y añadió que seguirán en “pie de lucha”, dando batalla por la vía legal.

Deja un comentario

Botón volver arriba
error: Este contenido está protegido. Gracias.