Quintana Roo

Inapesca y Cicimar difieren de la USF respecto a probable volumen de sargazo en Caribe Mexicano en 2023

Cancún, Q. Roo, 24 de enero. – Un estudio elaborado por el Instituto Nacional de Pesca y Acuacultura (Inapesca) y el Centro Interdisciplinario de Ciencias Marinas (Cicimar), concluyó que, en este año, los volúmenes de sargazo disminuirán a valores promedio en el mar Caribe, lo cual se traduciría en un menor recale de macroalgas en las playas de Quintana Roo.

El dato contrasta con el más reciente reporte mensual del Laboratorio de Oceanografía Óptica de la Universidad del Sur de Florida (USF) y la NASA que, a principios de este año, consideraron que las cantidades atípicas de macroalgas registradas en el Océano Atlántico entre noviembre y diciembre de 2022 representaban un mal augurio para el 2023.

“Tales aumentos durante esta temporada han precedido históricamente a grandes floraciones en los años siguientes.

“La abundancia de sargazo en el Mar Caribe probablemente aumentará hasta principios de 2023, comenzando con las Antillas Menores en enero. Para la primavera de 2023 se puede desarrollar una gran floración en el Atlántico central occidental y el Caribe”, consignó el Laboratorio.

La Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (Sader), informó que el estudio de Inapesca y Cicimar, establece que la cantidad de sargazo observada entre noviembre y diciembre del año pasado, “no necesariamente indican que 2023 será un año con mayor sargazo en comparación con los años anteriores (…)

“Los investigadores del Inapesca y Cicimar concluyeron que los meses de noviembre y diciembre no determinan el comportamiento del sargazo en el siguiente año y consideraron que, probablemente, influyen más las condiciones vistas durante el período de marzo a abril”, señaló la Sader, citando los resultados del estudio y declaraciones de Jaime González Cano, del Centro de Investigación Acuícola y Pesquera (CRIAP) de Puerto Morelos.

Mediante un comunicado de prensa, la Sader explica que entre los objetivos del estudio referido se encuentra el análisis del comportamiento de los volúmenes o biomasa de dos especies de sargazo: S. natans y S. fluitans.

Estas investigaciones se han abocado a la relación entre el comportamiento de las macroalgas en la zona del Gran Caribe y las cantidades acumuladas frente a las costas de Quintana Roo, las cercanas a la costa y las que arriban a las playas de la entidad.

La investigación abarca el período que comprende del 2011 al 2022. En el Caribe Mexicano –se indica– se han reportado cantidades de sargazo desde 2014 y hasta 2022.

A partir de la información obtenida y analizada se confirma que en el 2018 se registró uno de los picos máximos de sargazo en las playas quintanarroenses; el segundo, fue en 2022, ambos, “con repercusiones en sus costas”.

La dependencia federal reconoce en su texto las inquietudes persistentes entre la población local y los sectores productivos respecto a cuánto sargazo llegará en este año.

Citando a González Cano, se expone que desde 2017, se han realizado trabajos de investigación científica con apoyo de Francisco Arreguín Sánchez, especialista del Cicimar para analizar la dinámica poblacional de las macroalgas, desde el norte de Brasil y la zona del Gran Caribe, hasta el área marina frente a las costas de Quintana Roo.

El objetivo de esas investigaciones es pronosticar el futuro comportamiento de la macroalga y hacer recomendaciones para establecer medidas de manejo en territorio mexicano.

Además se busca contribuir al conocimiento global de este fenómeno que aqueja a más de 20 países en la zona caribeña.

Deja un comentario

Botón volver arriba
error: Este contenido está protegido. Gracias.