Deporte

NFL: La lesión de Patrick Mahomes

l quarterback Patrick Mahomes y los Kansas City Chiefs mostraron un optimismo inicial, inmediatamente después de clasificarse para el Juego de Campeonato de la AFC del domingo entrante, de que su esguince en la parte alta del tobillo sanaría al punto de que no solamente podría jugar en el encuentro, sino también ser efectivo.

Mahomes dijo que planeaba someterse a tanto tratamiento como pudiera ser útil, y hacer cualuier otra cosa que fuera necesario para tenerlo listo. Estaba pensando que un día adicional de descanso –los Chiefs derrotaron a los Jacksonville Jaguars en la Ronda Divisional el pasado sábado– podría marcar diferencia.

Pero, no hay garantías de que Mahomes juegue, ni de que lo vaya a hacer bien. No hay garantías de que el suplente Chad Henne será tan efectivo, si tiene la oportunidad de jugar, como lo fue en su única serie en contra de los Jaguars, cuando dirigió un avance de 98 yardas para touchdowns.

Eso quiere decir que hay mucho que deben descifrar los Chiefs. ¿Cómo ajustar su plan de juego para el Juego de Campeonato de la AFC para acomodar a un disminuido Mahomes? ¿Cuál será el mejor modo de emplear a Henne, si es forzado a jugar?

Aquí hay algunas respuestas respecto a la lesión misma y cómo podrían proceder los Chiefs, cortesía de la especialista en lesiones para ESPN, Stephania Bell, y el reportero de la Nación NFL para los Chiefs, Adam Teicher:

¿Qué es exactamente un esguince en la parte alta del tobillo, y cómo afecta a los quarterbacks?

Un esguince en la parte alta del tobillo también se le conoce como un esguince de sindesmosis. Se trata de una lesión a los ligamentos de la tibia y peroné que unen a los dos huesos inferiores de la pierna, resultando en una lesión a la parte alta de la articulación del tobillo, y de ahí, el término «parte alta del tobillo». Si el ligamento está suficientemente dañado como para resultar en la apertura del espacio entre los dos huesos de la pierna, la lesión es considerada grave y se requiere de una cirugía.

Hay varios modos en que un atleta puede sufrir un esguince en la parte alta del tobillo, pero quizás la más común es cuando el pie está forzado a una rotación hacia el exterior, más allá de su rango normal. La torsión crea estrés sobre la parte interna del tobillo y los ligamentos en la parte alta del mismo. La forma más severa de la lesión también puede resultar en fractura.

La estabilidad de la parte baja de la pierna es crítica para todo el movimiento. Normalmente, con cada paso, el hueso de la espinilla (tibia) se mueve sobre el hueso principal del tobillo (talus) para propulsar al cuerpo al frente. Si los ligamentos de apoyo están lesionados, existe inestabilidad y el atleta no puede soportar su peso total sobre el tobillo. Movimientos rotacionales quedan todavía más comprometidos, debido al dolor y la inestabilidad. Para un quarterback, esto puede presentar problemas cuando se trata de generar el poder suficiente a través de la pierna, cuando se trata de entregar el balón (requiriendo rotación sobre el tobillo) y cualquier movimiento de escape/giro/torsión. En esencia, puede impactar cualquier clase de quarterback, pero para alguien que depende de la movilidad, puede impactar significativamente ese elemento de su juego. 

¿Empeora tras la lesión?

Ciertamente, puede empeorar. La adrenalina es una cosa poderosa y a menudo ayuda a los atletas a sobrellevar un partido, a pesar de la lesión. Luego de un juego, cuando se remueve el calzado y vendaje, la hinchazón y el dolor pueden aumentar. Se toman pasos inmediatos por parte del equipo médico para mitigar esos factores y ayudar a la recuperación. — Bell

¿Hay casos recientes de quarterbacks que han sufrido esa lesión?

Esta lesión es tan común, que no hay posición inmune a ella, sea alguien que se desempeña en las trincheras o un jugador de posición de habilidad. Los quarterbacks no son diferentes. Simplemente este año, Mac Jones sufrió una lesión significativa en la parte alta del tobillo y se dijo que estuvo considerando la cirugía. Al final, regresó a jugar, pero pareció batallar por momentos como resultado de ella. El quarterback de los Eagles, Jalen Hurts, sufrió un esguince en la parte alta del tobillo el año pasado, y se sometió a una cirugía en el receso de temporada. Claramente regresó en gran forma, y no ha tenido limitaciones este año. Jimmy Garoppolo sufrió esta lesión en el 2020, se perdió dos semanas, y regresó solamente para agravarla y quedar fuera por lo que restaba de ese año. — Bell

Con información de ESPN

Deja un comentario

Botón volver arriba
error: Este contenido está protegido. Gracias.