Mundo

Putin reta a EU: hallan barco espía ruso en Hawái

Ahora el gobierno norteamericano utiliza medios aéreos y terrestres para monitorear de cerca los movimientos del buque

La Guardia Costera de Estados Unidos ha captado un buque ruso sospechoso de ser un barco espía. El avistamiento tuvo lugar cerca de Hawái hace algunas semanas pero las fuerzas armadas quisieron hacerlo público en estos penúltimos días del mes de enero. Ahora, declararon que se encuentran vigilando de cerca esta embarcación, utilizando tanto medios aéreos como terrestres. Asimismo aclararon que «si bien la presencia de las naves militares de bandera extranjera» — ubicados en la zona económica exclusiva del norteamericano país— no es ni ilegal ni inusual, «no bajarán la guardia». Recordemos el territorio marcado incluye 200 millas náuticas —o 230 millas— desde las aguas territoriales los vecinos del norte. Que son casi 400 kilómetros.

El buque ruso atrajo la atención de funcionarios estadounidenses

Aunque la presencia de este navío no debería de representar una amenaza, la realidad es que las Fuerzas Armadas de Estados Unidos sospechan que el buque ruso se encuentra recopilando información de inteligencia. Esto atrajo la atención de los funcionarios de defensa debido a la actual invasión en Ucrania por parte del Kremlin de Moscú, así como a las anteriores invasiones navales de Rusia cerca de las costas estadounidenses. Por su parte, la vicesecretaria de prensa del Pentágono —Sabrina Singh—, dijo que la presencia de la embarcación en este lugar se produjo en un «momento precario». 

No es la primera ves que se ven embarcaciones en las costas de E.U.

Cabe recalcar que en septiembre del año pasado, un elemento de la Guardia Costera estadounidense que realizaba una patrulla rutinaria cerca de la isla Kiska de Alaska se encontró con un convoy de buques de guerra chinos y rusos. Se trataban de tres navíos chinos, —que incluían un crucero de misiles guiados— además de cuatro embarcaciones rusas —incluido un destructor—. Estos fueron detectados en un área dentro de la zona económica exclusiva de Estados Unidos. Asimismo, en diciembre de 2019, funcionarios estadounidenses dijeron que un barco espía ruso —el Viktor Leonov— navegaba cerca de la costa este del norteamericano país de «manera insegura».

«Esta operación insegura incluye no encender las luces de marcha mientras está en condiciones de visibilidad reducida, no responder a los saludos de los buques comerciales que intentan coordinar un paso seguro y otros movimientos erráticos», dijo la Guardia Costera en el Military Times.

En 2016, la Marina estadounidense informó del avistamiento de otro navío ruso al que catalogaron como «espía». Se le vio cerca de Hawái, mientras Estados Unidos y países asociados realizaban maniobras navales a gran escala, informó la agencia de Associated Press (AP). Un año antes, en el 2015, funcionarios del Pentágono lanzaron «la voz de alarma» sobre otra embarcación llamada Yantar, que se encuentra equipado con sumergibles de aguas profundas. Esto se detectó después de que navegara cerca de la costa este de camino a Cuba. Al Departamento de Defensa le preocupaba que el buque ruso estuviera demasiado cerca de ciertos cables importantes cerca de la base militar estadounidense de Guantánamo, informó The Washington Post.

Los buques no representan una amenaza para los civiles, pero…

Aunque los comunicados de Washington aclararon que estas embarcaciones militares no suelen suponer una amenaza inmediata para los civiles estadounidenses la vicesecretaria de prensa del Pentágono, Sabrina Singh, le enfatizó a los periodistas —el pasado jueves— que Estados Unidos aún no había presenciado un «comportamiento inseguro o poco profesional» del barco ruso cerca de Hawai. Enfatizó que esperan que «los rusos operen dentro de la región de acuerdo con el derecho internacional». Por su parte, el capitán Bradley Martin —un oficial retirado de la Marina que ahora trabaja como investigador principal de políticas en el centro de estudios Rand Corp.—, dijo que las actividades del navío ruso parecían ser más «una cuestión de rutina que de interés inusual».

También se sospecha que los rusos han empleado anteriormente a las ballenas beluga —una especie de cetáceo que habita en la región ártica y subártica— para espiar a los aliados de Estados Unidos. Esta hipótesis se formuló debido a que en 2019 se encontró en Noruega un cetáceo de esta especie inusualmente amigable, que se sospecha que fue desplegada como espía ruso.

¿Qué buscan las embarcaciones militares?

Los buques militares «espías» buscan obtener inteligencia sobre el tráfico marítimo y aéreo de un adversario cerca de un puerto, así como señales de radio y de radar. Estos buques también pueden tratar de obtener información sobre otros navíos de guerra de los enemigos utilizando equipos electromagnéticos. Un ex oficial de la Marina llamado Martin, dijo que sospecha que la embarcación rusa estaba vigilando —principalmente— «los movimientos de entrada y salida del puerto, con especial interés en lo que podrían ser movimientos no programados». Sin embargo, «el último incidente no parece tener relación directa con la actual invasión rusa de Ucrania», añadió.

Con información de El Heraldo de México

Deja un comentario

Botón volver arriba
error: Este contenido está protegido. Gracias.