Quintana Roo

Gobierno de Cancún oculta situación de la calidad del agua en zona hotelera y agrava problemática al sobredensificar


19 de enero/ Cancún, Q. Roo.- El gobierno municipal de Cancún ha ocultado, desde el 2021, la grave situación en torno a la calidad del agua en el municipio de Benito Juárez, degradada por las la carencia de drenaje sanitario y las descargas de aguas residuales de restaurantes y hoteles, que contaminan los cenotes de la ciudad o cuerpos lagunares como el Sistema Nichupté.

En lugar de actuar y denunciar las descargas, detenerlas, coadyuvar en la clausura y sanción a los infractores o de introducir mayor infraestructura de drenaje y tratamiento del agua, el ayuntamiento ha pasado por alto las evidencias que alertan sobre la problemática, descrita en el “Estudio de Calidad del Agua en el Corredor Turístico de Cancún” que se contrató y financió con recursos públicos, durante la administración de la entonces alcaldesa, “Mara” Lezama, hoy gobernadora.

Para agravar el tema, el ayuntamiento propició una mayor densificación de la zona hotelera y de la ciudad, mediante modificaciones a usos de suelo y parámetros urbanos diversos, mediante la actualización del Programa de Desarrollo Urbano del Centro de Población (PDU 2022)

La relación entre ambos temas es simple: A mayor número de cuartos turísticos o condominales, mayor número de personas –residentes y turistas– mayor demanda de servicios públicos como tratamiento de agua residual y drenaje y mayor la presión hacia los recursos naturales.

Varias modificaciones al PDU se hicieron a espaldas de la ciudadanía, pues muchos de esos cambios no fueron presentados durante la consulta pública realizada durante el verano pasado, sino sometidos directo a votación del Cabildo, sin ser consensuados.

Lo anterior forma parte de los descubrimientos hechos por un grupo de ciudadanas y ciudadanos de Cancún, quienes participaron durante los talleres para la actualización del PDU 2018-2030, ingresaron observaciones durante el proceso de consulta pública y promovieron amparos en contra del instrumento aprobado, al detectar que el proceso fue “una simulación”, pues lo que se presentó y analizó, no fue lo aprobado y lo aprobado violenta el derecho a un medio ambiente sano.

Hoy, en conferencia de prensa, Carmen Báez, presidenta del Comité de Vecinos de la Súpermanzana 15, y la fundadora de la asociación civil, Defendiendo el Derecho a un Medio Ambiente Sano (DMAS), Antonella Vázquez, presentaron diversos ejemplos que prueban cómo el anteproyecto de PDU sometido a consulta pública, no corresponde a lo que se aprobó en sesión de Cabildo, como lo vienen denunciando junto con otras y otros ciudadanos, desde septiembre del 2022.

Además, dieron a conocer el estudio ya citado, que debió ser base para la toma de decisiones respecto al crecimiento de la ciudad y que fue ignorado y ocultado por el gobierno municipal, que contrató a la empresa AyMA Ingeniería y Consultoría para conocer la situación de la calidad del agua de Cancún.

Los resultados

El estudio se realizó durante el 2020, cuando la ocupación se vino abajo debido a la pandemia por coronavirus COVID-19, por lo cual la propia empresa reconoce que los resultados arrojados pueden ser más favorables por la disminución de la carga de contaminantes a los cuerpos de agua y Plantas de Tratamiento, que si el diagnóstico se hubiese hecho durante la operación normal del centro turístico.

Las zonas estudiadas fueron cuatro, en la zona continental de Isla Mujeres y Puerto Juárez; en la zona hotelera de Cancún; en la zona hotelera, al sur de la Laguna Nichupté, hasta Puerto Morelos, sobre la costa; y la zona que no colinda con la costa en los tres municipios. Abarcó el monitoreo de cenotes.

En el Sistema Lagunar Nichupté se detectaron descargas de aguas residuales, fugas, derrame de pozos, descargas del drenaje pluvial, de fosas sépticas y hasta del antiguo basurero de la ciudad.

En los recorridos se identificaron al menos nueve descargas activas de agua residual, al momento mismo de la visita; se detectaron 15 tuberías que descargaban hacia el cuerpo lagunar, “con probabilidad de ser descargas intermitentes”; con tuberías con presencia de hongo de drenaje y otras descargas que incluso datan de 2010 y se encuentran vigentes.

También se observaron 14 drenes pluviales con destino al manglar y el arrastre de contaminantes, además de presencia del hongo de drenaje. También se detectó el derrame de 10 registros de alcantarillado

En la Laguna del Amor, dentro del propio sistema, se identificaron seis descargas de agua residual.

Las fuentes de contaminación del Sistema Lagunar Chacmochuc son, principalmente, el relleno sanitario norte, cuyos alrededores están en franco crecimiento, por lo cual los servicios “suelen verse rebasados”, y los residuos sólidos que van hacia el embarcadero.

“El Relleno Sanitario Norte (RSN) abandonado, representa una crisis ambiental por el nulo manejo de sus subproductos y el escurrimiento de lixiviados con infiltración al suelo y cuerpos superficiales”, se indica.

Lo anterior implica que los lixiviados –líquidos tóxicos producto de la basura en descomposición– son una fuente de contaminación con un “impacto severo” a la Laguna Manatí, por ejemplo.

Los cenotes fueron incluidos en el estudio para monitorear el impacto de la infiltración de agua residual cruda o tratada al subsuelo, se lee en el estudio. Los resultados no fueron los más adecuados.

Su calidad del agua fue de regular a mala y 14 de 19 cenotes presentaron concentraciones de coliformes fecales mayores al lineamiento para aguas de baño.
Antonella Vázquez destacó que el PDU 2018-2030 –el primero en contra del cual se ampararon varios ciudadanos– ni siquiera reconoce la existencia de los cenotes.

En términos generales, la calidad del agua en el Sistema Lagunar Nichupté es “regular”, siendo la zona de manglares en la Laguna del Amor, la más afectada, junto con la Laguna Bojórquez y la zona de Pok Ta Pok, que presentaron valores altos de enterococos debido a “la descarga de agua residual”.

Vázquez Cavedón subrayó que justo es Pok Ta Pok, uno de los “polígonos de actuación” que el ayuntamiento “se sacó de la manga” y fue insertado en el PDU, sin ser sometido a observaciones de la ciudadanía durante la consulta pública.

El Sistema Lagunar Chacmochuc arrojó una calidad del agua de regular a mala, principalmente en la zona de la Laguna Manatí y en Lombardo, por la alta concentración de enterococos.

Los cambios de uso del suelo

La abogada y Carmen Báez, indicaron que, en cuanto a la zona hotelera, el estudio refiere que el sistema de alcantarillado se construyó hace 40 años y su capacidad “está rebasada”, pues “se diseñó con base en usos de suelo, densidades y dotaciones distintas y menores a las actuales”.

Sabiéndolo, el ayuntamiento decidió aumentar densidades, alturas y otros parámetros urbanos en el PDU 2022.

Se aumentó la densificación de la zona de playas en la Zona Hotelera y en la zona de Playa Mujeres y Puerto Juárez, en el Distrito 8.

En el Distrito 3, que abarca la zona de playas de Puerto Juárez y la Laguna Chacmochuc, se modificó el uso de suelo de TH/3/8, que permite 3 pisos a un TH/10/ H, que permite 10 pisos.

Un lote a principios de la zona hotelera, que en la consulta apareció con uso de suelo para Servicios Turísticos de Playa (SP), cambió y se aprobó con un Th/8/N, es decir, se puede construir ahí un hotel.

En Punta Cancún se pasó de un uso de suelo que permitía 13 pisos, a uno que permite 20 (Th/20)

Vázquez Cavedón explicó que Cancún ha perdido miles de metros cuadrados de playas, con cambios de uso de suelo que pasaron, primero, de Playa Pública a Servicios Turísticos y ahora de éste, a Turístico Hotelero.

La ciudad no se salvó

Carmen Baez manifestó que en el Distrito 1 se agregaron Polígonos de Actuación, haciendo cambios de uso de suelo y densificando la Supermanzana 2-A, y la Supermanzana 3, que ya tiene problemas de densidad.

En sitios como Donceles, pasó de unifamiliar –es decir de un uso habitacional– a uso mixto de barrio, pensando en más densidad cuando se sabe que es una zona inundable.

Vázquez recordó que las y los vecinos llevan años oponiéndose intensamente a ese tipo de cambios, que se aprobaron a sus espaldas. “De noche, se aprobó”.

En toda la ciudad, indicó Báez, se sustituyeron los espacios deportivos por espacios recreativos, sin definir el concepto de lo que se entiende por “espacio recreativo”; en el Distrito 10 se desarticularon los corredores urbanos, dejando sin ejes de movilidad a varias zonas del centro de población.

Varias zonas de equipamiento en la ciudad desaparecieron, pues les asignaron un uso de suelo distinto; en el Distrito 11 se deshicieron también de las áreas verdes y áreas de equipamiento y en el Distrito 14 se asigna uso de suelo a la reserva urbana, colocándole uso de suelo condominal, sin estudios, autorizaciones, ni sustento, recriminó la ciudadana.

Ambas citaron la postura del entonces director del Fondo Nacional del Fondo de Fomento al Turismo (Fonatur), Rogelio Jiménez Pons, quien amenazó al ayuntamiento encabezado por Lezama Espinosa, con retirarse de Cancún si no se revertía la sobredensificación, pues no había capacidad para los servicios.

Aquello fue en 2020 y no solo no se revirtieron los proyectos hoteleros y condominales que abonan a la sobredensificación, sino que el gobierno sigue yendo a más.

Deja un comentario

Botón volver arriba
error: Este contenido está protegido. Gracias.