Deporte

Posibilidades para Tom Brady como agente libre

Con el futuro del legendario quarterback en el aire, preguntamos a los expertos de la NFLsobre las alternativas que podría tener, en Tampa Bay, y con otros equipos en la liga

Tom Brady y los Tampa Bay Buccaneers han sido eliminados de los playoffs de la NFL para la temporada del 2022 –gracias a una derrota por paliza de 31-14 ante los Dallas Cowboys en la Ronda de Comodines–, lo que significa que el más grande quarterback en la historia de la liga será, de nueva cuenta, agente libre. Brady, de 45 años de edad, ha sido reservado con respecto a su futuro, pero sigue jugando a un alto nivel; recientemente quebró su propia marca por mayor número de pases completos para una temporada.

La última vez que Brady fue un agente libre, al término de la campaña del 2019, dejó a los New England Patriots para firmar con los Bucs y rápidamente ganó un Super Bowl en su primer año. Brevemente se retiró luego de que Tampa Bay fuera eliminado en la Ronda Divisional del año pasado, pero dio marcha atrás a su decisión menos de dos meses más tarde, y condujo a los Buccaneers a un título de la NFC Sur.

Ahora, Brady nuevamente tiene opciones. Podría regresar a los Bucs para buscar la consecución de su octavo campeonato de Super Bowl, firmar con otro equipo, o retirarse y comenzar su carrera como analista para televisión.

¿Dónde debería jugar Brady en el 2023? ¿Qué deben hacer los Bucs si Brady se marcha? Preguntamos a nuestro panel de expertos de la NFL en ESPN brindar sus opiniones en torno a lo que viene para el mejor de todos los tiempos y los Bucs:

¿Cuál equipo de la NFL debe hacer todo posible por firmar a Brady en el 2023?

Jeremy Fowler: Las Vegas Raiders. Las Vegas parece querer tres cosas: un cambio de cultura, un jugador emocionante que eleve el interés, y un quarterback que pueda ejecutar la ofensiva del head coach Josh McDaniels mejor que nadie. Brady cumple con los tres requisitos. Los Raiders también tienen urgencia por ganar ahora. Brady puede ayudar con eso, también.

Dan Graziano: Miami Dolphins. Sé que suena a que desean mantenerse con Tua Tagovailoa, asumiendo que se ha recuperado de la conmoción. Pero, con los jugadores que tienen a la ofensiva, unos cuantos cambios en la línea ofensiva y línea defensiva podría convertir a esta plantilla en contendiente de Super Bowl con un quarterback más confiable.

Jenna Laine: Buccaneers. A pesar de la derrota del lunes por la noche, los problemas que han enfrentado en la campaña se originan en lesiones a la línea ofensiva. Recuperar al centro Ryan Jensen, contar con los tackles Tristan Wirfs y Donovan Smith nuevamente sanos, buscar la incorporación de otro guardia vía draft y obtener algo de velocidad en la posición de receptor abierto para complementar a Mike Evans y Chris Godwin ayudaría mucho para que este ataque regrese a los lugares donde se encontraba durante el 2021. Tampa Bay sí tiene interrogantes, incluyendo: ¿cuántos dinero pueden seguir empujando a futuro al tiempo que intentan renovar los contratos del linebacker Lavonte David, esquineros Jamel Dean y Sean Murphy-Bunting y safety Mike Edwards?

Sal Paolantonio: New York Jets. Si Miami realmente está comprometido al regreso de Tagovailoa, eso saca a los Dolphins de la carrera por Brady y debe convertir a Jets en interesados. Si Brady está en busca de una situación similar a la de los Bucs del 2020, se trata de los Jets, quienes cuentan con una defensiva ya armada. Puede reconstruir a la ofensiva a su modo. Además, todavía podría enfrentar a Bill Belichick y los Patriots dos veces al año. Preparen las palomitas.

Jason Reid: Raiders. Con el experimentado titular Derek Carr de salida, requieren una mejoría. Como mencionó arriba JeremyBrady ya tiene una relación con McDaniel por sus días juntos en New England. Ese debe ser el punto de inicio para que los Raiders lo empiecen a cortejar.

Mike Tannenbaum: Raiders. Tienen suficientes jugadores explosivos a la ofensiva —Davante Adams, Darren Waller y Hunter Renfrow, y podrían renovar a Josh Jacobs— y hay continuidad con el head coach y la gerencia. Los Raiders deben firmar a Brady y reclutar a otro quarterback; poseen la séptima selección global para el draft en abril.

Field Yates: Buccaneers. Tampa Bay ha ajustado su estrategia de tope salarial desde la adquisición de Brady, realizando una serie de movimientos para ganar ahora, y empujando dinero a futuro para maximizar la ventana de oportunidad. ¿Se puede culpar a la franquicia? Por supuesto que no. Y, con Brady todavía jugando a un nivel suficientemente bueno para meterse a playoffs anualmente, los Bucs deben buscar retenerlo desesperadamente.

Como Brady puede elegir a su próximo equipo, no obstante, ¿dónde debería fijar la mira?

Fowler: Buccaneers. Tampa Bay, cuando está sano, tiene una plantilla cargada, incluyendo a varios estelares en la ofensiva a disposición de Brady. Desde la familia al fútbol americano, el escenario en Tampa Bay es familiar. Y los Bucs probablemente estarán dispuestos a hacer los cambios necesarios de coaches o personal para convencerlo.

Graziano: Dolphins. Es Miami y es una plantilla talentosa, por todos los motivos que enuncié antes.

Laine: Buccaneers. Recuerden que Tampa Bay le dio 11 días libres a mediados del campamento de entrenamiento para atender a su familia, con cero renuencia por parte del head coach Todd Bowles o del gerente general Jason Licht. Eso no tiene precedentes para un quarterback titular de la NFL. Los Bucs tienen un vestidor bien construido con jugadores poco egoístas con quienes Brady verdaderamente disfruta jugar a diario –una «familia», como me lo describió el coach de quarterbacks, Clyde Christensen–, y han mostrado un compromiso firme hacia él, no solamente como quarterback, sino también como persona en algunos de los años más complicados de su vida.

Paolantonio: Jets Dolphins tienen mayor sentido por sus plantillas. Debe alejarse de los Raiders, que juegan en la AFC Oeste contra estelares como Patrick Mahomes y Justin Herbert.

Reid: Raiders. Una reunión en Las Vegas hace más sentido por McDaniels. Aunque Brady consiguió excelentes estadísticas en la campaña –finalizó tercero en la liga con 4,694 yardas por pase– su desempeño no siempre estuvo a la altura al tiempo que los Buccaneers sufrieron en camino a una marca de 8-9. En esta etapa tardía de su carrera, otra sociedad con McDaniels sería lo mejor para tratar de ganar otro título.

Tannenbaum: Buccaneers. Su línea ofensiva será mucho mejor el año que viene. Estarían en gran posición para regresar, ganar otro título divisional, y obtener uno o dos partidos de playoffs en casa.

Yates: San Francisco 49ers. Desde un punto de vista puramente deportivo, es sencillo ver el atractivo de los 49ers, quienes podrían tener la mejor plantilla de la liga y están cargados de talento en las posiciones de habilidad. Más que nada, se trata del equipo de casa para Brady. Hay interrogantes con respecto a su Brady querría jugar en la costa oeste (lejos de sus hijos, que viven en la costa este) y si los 49ers estarían en busca, en todo caso, de un quarterback, pero si solamente estamos hablando de sus mejores posibilidades para ganar, se destaca San Francisco.

Si fueras el gerente general de los Buccaneers, Jason Licht, ¿cómo convencerías a Brady para que regrese?

Fowler: Se trata de una plantilla fuerte, veterana, en un lugar conocido. Además, la NFC sigue siendo débil. Vamos a aprovecharlo. Ganar múltiples Super Bowls en un segundo jersey. Tampa Bay le pagará bastante bien, también.

Graziano: Debes ser capaz de convencerlo de que vas a lograr mejorías en la línea ofensiva. Ya sea que se trata de recuperar a algunos elementos lesionados o buscar elevar el nivel vía el mercado libre, Brady necesita una mejor protección de la que tuvo en la campaña, o se marchará.

Laine: No todas las organizaciones se contorsionarán de todos los modos posibles para acomodar a un siete veces ganador del Super Bowl. Pero, cuando Brady ha expresado un deseo de que el equipo firme a un jugador o cambie algunas cosas a la ofensiva, los Bucs han estado más que dispuestos para complacerlo. En esta fase de su vida, no se trata solamente de ganar. Se trata de genuinamente estar contento todos los días. Tampa Bay ofrece eso.

Paolantonio: El mensaje de los Bucs es simple: Bowles es un gran coach. La plantilla sigue cargada y mejorará. Son dueños de la división, así que la postemporada está prácticamente garantizada. No hay impuesto estatal por ingresos en Florida, y estaría cerca de sus hijos.

Reid: Licht debe comenzar recordando a Brady de lo que ha conseguido el futuro miembro del Salón de la Fama en Tampa Bay. En tres campañas, Brady ha guiado al club a un título de Super Bowl y dos coronas divisionales. Existe un historial de triunfos. Como Brady sabe bien, no hay garantías de poder disfrutar un éxito similar con otra franquicia.

Tannenbaum: Se trata del legado de Brady; no necesita ir a ningún otro lado. Licht puede convencerlo con la idea de una carrera de dos equipos y ganar múltiples títulos para ambos clubes.

Yates: Licht y los Bucs han realizado los movimientos para ganar ahora que Brady ha exigido, con detrimento a su tope salarial. ¿Qué más da un año de lo mismo? Tampoco tienen grandes alternativas si se marcha.

Los Bucs cuentan con una plantilla sólida. ¿Dónde hay que mejorar durante el receso de temporada?

Fowler: ¿Podrán convencer a Rob Gronkowski de regresar? Brady está en su mejor nivel con el ala cerrada futuro miembro del Salón de la Fama a su lado. Necesitan sumar refuerzos a la línea ofensiva y en el backfield defensivo, después de una campaña plagada de lesiones. Y, es probablemente tiempo de seguir adelante sin el corredor Leonard Fournette; pueden reemplazar a Fournette con un jugador más joven al lado de Rachaad White.

Graziano: En algún punto, van a tener que hallar el modo de rejuvenecer a la defensiva. Eso, y la línea ofensiva serían mis prioridades de receso de temporada para Tampa Bay.

Laine: Necesitan recuperar la salud de la línea ofensiva y potencialmente realizar cambios en la posición de guardia, dependiendo de si Luke Goedeke puede mejorar o si Nick Leverett puede demostrar que es la solución a largo plazo. El juego terrestre también neceista progresar. Brady no quiere retroceder para lanzar 50 veces por partido en esta etapa de su carrera. La velocidad entre los receptores abiertos debe ayudar, también. Y recuperar tanto como puedan de su defensiva secundaria en la agencia libre.

Paolantonio: Línea ofensiva. Corredor. Ala cerrada. Obtengan más ayuda para Brady a la ofensiva. Bowles querrá uno o dos esquineros, también.

Reid: Para comenzar, una mejoría en la salud ayudaría. A lo largo de la campaña, los Buccaneers se vieron debilitados por lesiones a los receptores abiertos, linieros y backs defensivos. La mayoría de equipos hubieran sufrido un enorme golpe si un elemento tan talentoso como Shaquil Barrett hubiera quedado fuera por la campaña. Los Bucs también terminaron últimos en la liga en yardas terrestres totales (1,308) y yardas por acarreo (3.4). Independientemente de quién alinee detrás de centro para Tampa Bay en la campaña siguiente, esos números necesitan mejorar.

Tannenbaum: Deben mejorar –y recuperar la salud– a lo largo de la línea ofensiva. ¿Pueden hallar a un tackle izquierdo nuevo? Y, como han mencionado muchos aquí, también buscaría mejorar la posición de corredor y firmar a otro especialista en presionar a los quarterbacks.

Yates: Se trata de la línea ofensiva, como otros han señalado. El grupo pasó de ser una fortaleza, en campañas previas con Brady, a una debilidad. La liga entera está sedienta de nivel a lo largo de la línea ofensiva, pero los Bucs no pueden quitar el dedo del renglón respecto a este grupo en todo el receso de temporada.

Si Brady se marcha, ¿qué deben hacer los Bucs para la posición de quarterback?

Fowler: Los suplentes Blaine Gabbert y Kyle Trask son opciones a cambio de contratos de bajo costo, así que lo primero será determinar si son quarterbacks con calibre para la titularidad. Trask fue un recluta de segunda ronda en el 2021. Si desean buscar fuera de la organización, Derek Carr –quien probablemente sea cortado o canjeado por los Raiders— podría acomodarse bien. Es un pasador de bolsillo puro con afinidad para el pase largo –la especialidad de Mike Evans— pero costará más que Gabbert Trask.

Graziano: Lo he dicho antes con respecto a otros equipos, pero exploraría un canje por Trey Lance. Los 49ers podrían estar a punto de ganar un Super Bowl con Brock Purdy como quarterback. Lance, tercer recluta global en el draft del 2021, tiene apenas 22 años de edad. Lo podrían obtener sano y emparejarlo con el coordinador ofensivo adecuado para cosechar los réditos que del desarrollo que ya comenzaron los Niners con él.

Laine: Cuando miras el mercado de la agencia libre, la siguiente mejor opción de los Bucs podría ser Gabbert. Ha estado en el sistema por cinco años, conforme ha evolucionado desde la filosofía de Bruce Arians de «Sin riesgo no hay recompensa», a una versión más híbrida que incluye algo de lo que ejecutaron en su momento los Patriots con Brady. La sensación dentro de la organización es que Gabbert pudo haber tenido una carrera muy distinta con algún grado de estabilidad después de ser elegido por los Jacksonville Jaguars N° 10 global en el 2011. Por supuesto, Tampa Bay también podría querer seguir de cerca lo que San Francisco haga con Lance. ¿Cuánto estarían dispuestos los Bucs a ceder, considerando sus lesiones?

Paolantonio: Canjear por Carr antes de que llegue al mercado abierto vía una corte de Las Vegas. Es un jugador duro que puede realizar todos los lanzamientos. Su personalidad es perfecta para el equipo y los coaches. Tampa Bay se enamorará de él.

Reid: Si los Seattle Seahawks no consiguen renovar con Geno Smith después de su temporada de destape, los Buccaneers deben correr hacia él a toda velocidad. Carr puede ser una opción viable, también. Obviamente, ninguno de los dos es del calibre de Brady. Pero, ¿quién lo es? La realidad es que probablemente haya una caída de nivel en la posición.

Tannenbaum: Canjear por Carr y seleccionar a otro pasador alto en el draft. Yo lanzaría muchos recursos para hallar al reemplazo de Brady.

Yates: El truco aquí está en que no sabemos exactamente cuáles veteranos estarán disponibles en el receso de temporada, así que mi respuesta será echar un vistazo al mercado para estudiar a cada pasador posible. Hay nueve jugadores en la plantilla, aparte de Brady, que acarrean un impacto contra el tope salarial de al menos 10 millones de dólares para la próxima campaña, lo que significa que estamos ante una franquicia que desea prolongar su ventana de oportunidad como contendiente y no desea entregar las riendas a un pasador joven sin experiencia.

Por ESPN

Deja un comentario

Botón volver arriba
error: Este contenido está protegido. Gracias.