Mundo

La población de China se redujo en 2022 por primera vez en más de 60 años

Hong Kong (CNN) — La población de China se redujo en 2022 por primera vez en más de 60 años, un nuevo hito en la profundización de la crisis demográfica del país con implicaciones significativas para su desaceleración económica.

La población cayó en 2022 a 1.411 millones, unas 850.000 personas menos que el año anterior, anunció la Oficina Nacional de Estadísticas (NBS) de China durante una sesión informativa el martes sobre datos anuales.

Los analistas dijeron que la caída fue la primera desde 1961, en medio de la gran hambruna provocada por el Gran Salto Adelante de Mao Zedong.

“Es probable que la población tenga una tendencia descendente a partir de aquí en los próximos años. Esto es muy importante, con implicaciones para el crecimiento potencial y la demanda interna”, dijo Zhiwei Zhang, presidente y economista jefe de Pinpoint Asset Management.

La tasa de natalidad también cayó a un mínimo histórico de 6,77 nacimientos por cada 1.000, frente a los 7.,2 del año anterior y el nivel más bajo desde la fundación de la China comunista en 1949. Nacieron unos 9,56 millones de bebés, en comparación con los 10,62 millones de 2021, a pesar de un impulso del gobierno para alentar a más parejas casadas a tener hijos.

Los nuevos datos llegaron junto con el anuncio de uno de los peores resultados económicos anuales de China en casi medio siglo, con una expansión de la economía de solo un 3% en el año, muy por debajo del objetivo del gobierno, lo que subraya los grandes desafíos económicos que enfrenta el país a medida que su fuerza laboral se reduce y su demografía jubilada crece.

También sigue a una predicción de la ONU el año pasado de que India superará a China para convertirse en el país más poblado del mundo en 2023.

¿Solución política?

La crisis demográfica de China, que se espera que tenga un impacto cada vez mayor en el crecimiento en los próximos años, ha sido una preocupación clave para los formuladores de políticas.

Beijing eliminó su política de décadas de duración y muy controvertida de “un solo hijo” en 2015, después de darse cuenta de que la restricción había contribuido al rápido envejecimiento de la población y a la reducción de la fuerza laboral que podría perjudicar gravemente la estabilidad económica y social del país.

Para detener la caída de la tasa de natalidad, el gobierno chino anunció en 2015 que permitiría que las parejas casadas tuvieran dos hijos. Pero después de un breve repunte en 2016, la tasa nacional de natalidad ha seguido cayendo.

Los legisladores relajaron aún más los límites de nacimientos en 2021, permitiendo tres hijos, y aumentaron los esfuerzos para alentar a las familias más grandes, incluso a través de un plan de múltiples agencias lanzado el año pasado para fortalecer la licencia de maternidad y ofrecer deducciones de impuestos y otros beneficios a las familias. Pero esos esfuerzos aún no han visto resultados en medio de las cambiantes normas de género, el alto costo de la vida y la educación, y la incertidumbre económica que se avecina.

Muchos jóvenes eligen casarse más tarde o deciden no tener hijos, mientras que décadas de nacimientos únicos han llevado al fenómeno social ampliamente discutido de familias con un hijo adulto como el único cuidador de dos padres: exprimiendo a la generación post década de 1980, de la que se espera que cuiden de sus padres ancianos y críen a sus hijos pequeños.

Los años de la pandemia se sumaron a ese estrés, ya que el covid-19 y la estricta respuesta del Partido Comunista al brote afectaron la economía y generaron una profunda frustración política, con algunos jóvenes reuniéndose en torno al eslogan «Somos la última generación», siguiendo el confinamiento punitivo de dos meses de Shanghái.

Abordar los desafíos demográficos sigue siendo una prioridad política principal, y el líder chino Xi Jinping se comprometió a “mejorar la estrategia de desarrollo de la población” y aliviar la presión económica sobre las familias durante un discurso clave al comienzo del Congreso quinquenal del Partido Comunista de China en octubre.

“[Estableceremos] un sistema de políticas para aumentar las tasas de natalidad y reducir los costos del embarazo y el parto, la crianza de los hijos y la escolarización”, dijo Xi.

“Perseguiremos una estrategia nacional proactiva en respuesta al envejecimiento de la población, desarrollaremos programas y servicios de atención a las personas mayores y brindaremos mejores servicios a las personas mayores que viven solas”.

Desaceleración económica

Los ancianos de China constituyen una quinta parte de sus 1.400 millones de habitantes, y el número de personas mayores de 60 años se expandió a 280 millones, o el 19,8% de la población, el año pasado, dijeron funcionarios el martes. Eso es un aumento de aproximadamente 13 millones de personas de 60 años o más desde 2021.

El envejecimiento de la población de China sigue una trayectoria similar en las economías desarrolladas de Asia.

Japón y Corea del Sur también han visto cómo sus tasas de natalidad se desplomaban y sus poblaciones envejecían y comenzaban a reducirse junto con su desarrollo económico, lo que plantea desafíos para sus gobiernos a la hora de apoyar a un gran grupo demográfico de personas mayores, mientras se enfrentan a una mano de obra cada vez más reducida.

La población en edad de trabajar de China alcanzó su punto máximo en 2014 y se prevé que se reduzca a menos de un tercio de ese pico para 2100, mientras que se prevé que la cantidad de personas de 65 años o más siga aumentando en gran medida, superando a la población en edad de trabajar de China cerca de 2080, según un análisis publicado por el Foro Económico Mundial el año pasado.

Los datos nacionales más recientes muestran que la cantidad de adultos en edad de trabajar siguió disminuyendo: para fines de 2022 representaban el 62% de la población, un 0,5% menos que el año anterior, y los analistas apuntan a grandes desafíos por delante.

“La economía china está entrando en una fase crítica de transición, ya no puede depender de una mano de obra abundante y competitiva en costos para impulsar la industrialización y el crecimiento”, dijo Frederic Neumann, economista jefe para Asia de HSBC.

“A medida que la oferta de trabajadores comience a reducirse, el crecimiento de la productividad deberá aumentar para sostener el vertiginoso ritmo de expansión de la economía”.

Neumann agregó que, si bien el crecimiento económico de China probablemente superaría el de los mercados desarrollados en los próximos años, posiblemente se desaceleraría “ya que los aumentos en la productividad no pueden compensar por completo el lastre de una fuerza laboral cada vez más reducida”.

Con información de CNN

Deja un comentario

Botón volver arriba
error: Este contenido está protegido. Gracias.