Cultura

Ha muerto Jeff Beck, el más grande guitarrista

Ha muerto Jeff Beck, el más grande guitarrista

While my guitar gently weeps

The Beatles

Mi día se convirtió en obscura y amarga noche, mi noche en horizonte negro. Obscuros como la tumba en que yace mi amigo. Jamás pasó, ni por un instante, que él se fuera. Lo imaginaban físicamente inmortal, como su música. Siempre joven. Un estilo especialísimo. Sin estridencias para la galería, ya que un artista que hace concesiones a la galería, está jodido. El pasado 10 de enero de este 2023, una desgraciada enfermedad, la meningitis, se hizo cargo de inmortalizar aún más a un inmortal. El más grande guitarrista de la historia, desde que en los años 30 del siglo XX Leo Fender inventara la guitarra eléctrica, ha muerto.

El inigualable y sutilmente salvaje Jeff Beck se nos ha ido. Nunca fue de aquellos músicos exageradamente populares. Los sonidos que le sacaba a las cuerdas de su guitarra, ya acariciándola, ya aterciopelándola, ya haciéndola rugir con el más alucinante rock and roll. Fue todo un regalo para la historia de la música. Usualmente no utilizaba efectos, si no todo lo hacía con los dedos. En pocas palabras, Jeff Beck era como el músico perfecto, obviamente no apto para paladares corrientones. ¡No! Su música fue para gozo de los diletantes, aquellas verdaderas almas que poseemos el feeling necesario. No para la masa amorfa, porque no era posible que agradara a aquellos “fans”, esos que dicen la gran falacia, más bien sacrilegio, de rechazarlo, ya que, según ellos, no se “prendía” como loco. De aquellos que proclaman que el rock es una forma de vida. SIEMPRE JOVEN, musical y físicamente, a los 78 años, un “highlander”.

Hoy, todos los buenos guitarristas del mundo y los músicos en general expresan su dolor, de la misma manera que como los buenos escuchas estamos de luto.

Imagino, ahora deleitando a los ángeles, arcángeles y al mismísimo Dios (aunque él era dios en la tierra). Con los ojos humedecidos, con la sal de las lágrimas y escuchando a Jeff todo el día, sin parar un instante, desde que me enteré, escuchando su música. Existe el consuelo de que su guapa esposa fue quien dio a conocer esa horripilante verdad para quienes lo idolatramos, ya que, aunque es un pequeñísimo consuelo el saber que antes de pasar al otro plano lo hizo en su cama, tranquilo y en paz, rodeado de su familia.

Un breve resumen de la carrera musical de Jeff Beck. Fue el verdadero comienzo cuando se integró al grupo más representativo del Swinging London, los “Yard Beard”, supliendo nada menos que a Erick Clapton. Agrupación mitológica al grado de que en la película que recrea toda aquella época, ellos aparecen tocando. Se trata del film ícono (Blow Up) de Antonionni. Fueron inspiración para el surgimiento, por ejemplo, de “The Animals”, “Traffic”, “Hollys”, “Stones”.

Se separa y forma el primer Jeff Beck Group, con el que graba dos de los mejores discos de rock y blues, formaban parte del mismo del hoy famoso cantante Rod Stewart, el hoy bajista de los “Rolling Stones”, Rod Wood, y el grandioso pianista Nicky Hopkins. Posteriormente forma el segundo Jeff Beck Group, con el pianista más renombrado, Middleton. Graba también dos discos con ellos. Tiene un breve receso, si le podemos llamar así al grandioso y único disco que grabó con el mejor bajista del mundo, Tim Bogert, y el mejor baterista y líder, Carmine Appice. Posteriormente prescinde de los cantantes y graba numerosos discos como solista, como: “Beck Shop”, “Blow bye blow”. Revive la quizá más clásica melodía del rock y la graba cantando Rod Steward el rock de la cárcel. El espectacular disco Beck Show, y muchísimos más. Como dato complementario y curioso, en un concierto en el “Ronnie Scott Club” nos sorprende con una chica de veinte años tocando el bajo, y lo hace perfectamente. Ella es Tal Weekend Head.

¡Salve, oh Jeff Beck!

Deja un comentario

Botón volver arriba
error: Este contenido está protegido. Gracias.