Opiniones

Los atentados en el Metro de Ciudad de México

Los atentados en el Metro de Ciudad de México

De los dos atentados sucedidos en el Metro de Ciudad de México, ninguno es comparable con el efectuado en la estación Atocha del Metro madrileño, hace unos años, en el que perecieron decenas de personas. Allí, igual que aquí, el objetivo era hacer saber o informar al mundo entero de la existencia de una célula de ideología criminal en la capital española. He mencionado “hacer saber o informar…” y esas palabras deben permanecer como una explicación de lo ocurrido con el periodista Ciro Gómez Leyva y con las dos estaciones del sistema de transporte colectivo de la capital del país.

Y, también, he escrito en las palabras de entrada que han sido “atentados”, porque un integrante de VAMOS X MÉXICO, en su alocución, durante una rueda de prensa para informar de la reintegración de la coalición PAN, PRI y PRD, dijo que “…a como va el país, podrían venir hechos de sangre”. Pues, ahí está, no es casual que después de reagrupada la coalición opositora y vertida esa advertencia, los hechos sangrientos se hayan iniciado. Como bien sabemos, en el primero murió prensada una muchacha, y en el del día domingo 15 de enero se zafó un vagón, provocando una humareda y, desde luego, un gran susto entre los usuarios.

Estos hechos, producidos por mentes desquiciadas, tienen la finalidad de dar la impresión, entre las sociedades de mundo, informadas políticamente, de un México incontrolable, desgobernado, sangriento e inseguro. Al final de esta estrategia inhumana, lo que quieren los autores intelectuales de estos hechos es la condena mundial al gobierno mexicano y, junto con ello, acomodar en la opinión politizada del mundo la idea de que en México es necesario un cambio de gobierno. En síntesis, destronar a la 4-T.

Aunque Marko Cortés, “Alito” Moreno y el grupo ultra-radical de mujeres de extrema derecha se reúnen en salones elegantes, comen o desayunan en restaurantes caros y muy bien surtidos y ordenados; aunque hacen ruedas de prensa en las que los insultos, ofensas y vituperios van directamente a las autoridades elegidas por el Pueblo; aunque todos ellos transitan por el elegante Paseo de la Reforma, viven en muy bien cuidadas zonas urbanas sin ningún solo problema o fealdad, sus palabras describen un país destrozado, dividido, enfrentado y problematizado. O sea, nada de sus argumentos corresponden a la realidad.

Sin embargo, al inicio de este importante año electoral (Coahuila y EDOMEX), su guion ha cambiado, de lo catastrófico ha devenido en el triunfalismo: “vamos a ganar”, “le vamos a ganar a MORENA esos dos importantes bastiones electorales”.

¡Cuidado! Se han suavizado retóricamente con el objetivo de no hacer coincidir su mitomanía con la estrategia de atentar contra todo y todas partes, para dar la imagen de que ellos son perita en dulce, y nos quieren salvar de un gobierno fracasado.

Las caras endurecidas del 2022, parecidas a las del Tercer Reich, se han matizado y hoy lucen lozanas, sonrientes y optimista. Son felices porque ya se repartieron el pastel electoral. En otras palabras, siguen actuando igual que antes y tienen la desfachatez de decir que son diferentes, “que la hacen mejor”.

Trataré de llevar un registro de anormalidades en el país, a partir de la reunificación de la coalición PAN, PRI, PRD.

Como punto de partida, anotar que Claudio X González ya no es empresario, ahora es, según sus propias palabras, “activista social”.

Claudio Xicotencatl González será la corcholata de la coalición para el 2024. Así, la pugna electoral será del Pueblo contra el empresariado, este último, dispuesto, con seguridad, ha derrochar millones de pesos a favor de su cuatacho.

Deja un comentario

Botón volver arriba
error: Este contenido está protegido. Gracias.