México

La causa contra García Luna podría destapar una alcantarilla en México y EU

– Genaro García Luna, llamado en su momento el “Súper Policía”, el brazo derecho de la seguridad del expresidente Felipe Calderón Hinojosa, por encargarse de instrumentar la mal llamada guerra contra el crimen organizado de mano con las agencias de inteligencia estadounidense, cumple mil 133 días en una prisión de Estados Unidos por sus ligas con el crimen organizado y está a unas horas de que inicien las audiencias que definirán su futuro; a menos que, de último momento, decida finalmente negociar con la Fiscalía de Brooklyn.

El juicio más esperado de este año en México y Estados Unidos está por arrancar en la práctica el próximo martes. Aunque el 9 de enero inició el proceso de selección del jurado, con la distribución de cuestionarios a unos 400 candidatos —lista que será depurada a 60 aspirantes—, el 17 de enero es la fecha fijada por la Corte federal de Brooklyn, Estados Unidos, para la selección final.

En punto de las 09:00 horas, las personas que aparecen en la lista con los nombres propuestos para ser jurados deberán comparecer en la Corte para ser interrogados personalmente, acción conocida como voir dire en las leyes estadounidenses. Ese día, en el Tribunal Federal del Distrito Este de Nueva York, los fiscales, la defensa y el juez deberán seleccionar a las 12 personas que definirán el destino judicial de García Luna y una vez que el jurado quede conformado iniciarán las audiencias del juicio.

El hombre poderoso en materia de seguridad durante el sexenio panista de Calderón es acusado de mantener nexos con el narcotráfico. Los fiscales estadounidenses lo señalan de haber colaborado con el Cártel de Sinaloa durante casi 20 años, incluso después de que fue detenido en Estados Unidos en 2019.

Su juicio es trascendental porque podría ser el único personaje que reciba un castigo a pesar de las oscuras redes que envuelven a otras figuras políticas en México. Además, se trata de un juicio que ha levantado altas expectativas, pues se esperan las declaraciones de al menos 19 testigos claves, entre ellos Édgar Valdez Villarreal, “La Barbie”, y Reynaldo, “El Rey Zambada”.

Lo que ellos puedan decir daría luz al nivel de corrupción que existió durante la administración del expresidente Felipe Calderón. Además, analistas en seguridad esperan que los testimonios alcancen a funcionarios de las agencias estadounidenses así como omisiones de aquel país ante la falta de alertas.

Sin embargo, nada está totalmente escrito hasta ahora.

El hombre de todas las confianzas de Calderón tiene la posibilidad de aceptar la negociación que le ofrecen los fiscales y, a más de tres años de estar encarcelado, aceptar la culpabilidad para tener una pena menor, que se estima pueda ser de siete años de prisión, y con ello, evitar que en el juicio se revele todo lo que la Fiscalía de Brooklyn ha recopilado en su contra, al menos un millón de pruebas y evidencias.

“El juicio empezó el 9 porque formalmente se empieza a seleccionar el jurado, o sea, es un proceso largo y dependiendo cómo lo quieras ver, si estás considerando todo el proceso, pues empezó el 9 de este de este mes, pero si quieres ver cuando ya realmente él (García Luna) ya no tenga para donde hacerse, en ese en ese caso empieza el 17. Entonces, hasta esa fecha, él todavía tiene capacidad, la posibilidad de declararse culpable”, explicó en entrevista con SinEmbargo, Guadalupe Correa Cabrera, especialista en temas de seguridad, estudios fronterizos y relaciones México-Estados Unidos.

“Si García Luna acepta negociar, ya no tendríamos mucho conocimiento de lo que esperamos, no tendríamos ningún conocimiento de lo que negociaron. No sabríamos la información que está proporcionando y evidentemente que ellos (Estados Unidos) la utilizarían exclusivamente en su beneficio”, señaló a su vez el abogado José Antonio Ortega Sánchez, quien en su momento denunció y fue de los pocos en enfrentar a García Luna.

EL SUPER POLICÍA QUE ODIABA SER LLAMADO POLICÍA

“Yo no me identifico como policía; soy técnico. Soy gente de inteligencia”, respondió tajante Genaro García Luna a Guadalupe Correa Cabrera y Tony Payán, cuando ambos académicos y expertos en seguridad lo entrevistaron para el libro “Las Cinco Vidas de Genaro García Luna”.

Desde que Genaro García Luna inició su carrera en las corporaciones de seguridad mexicanas dentro del Centro de Investigación y Seguridad Nacional (CISEN) y como analista, en el año 1993, su trayectoria sólo conoció el ascenso; hasta que concluyó su cargo y, años después, fue detenido en Estados Unidos el 9 de diciembre de 2019.

Los resultados que brindó desde el Gobierno de Vicente Fox le permitieron ir escalando hasta llegar a ser el Secretario de Seguridad Pública de Calderón por recomendación.

“Calderón no conocía a García Luna, antes de la SSP, lo recomendaron”, contó Guadalupe Correa.

Y en su libro también lo destaca: “García Luna salió airoso y mantuvo una buena reputación en su medio que lo haría llegar al estrellato en la administración de Felipe Calderón”.

El sexenio calderonista marcó un parteaguas en materia de inseguridad en México, al dispararse la violencia luego de la guerra contra las drogas. García Luna fue llamado en ese periodo como ‘Súper policía’ debido al gran poder que tuvo, sin embargo, él nunca se identificó como policía y, una vez que concluyó su cargo, su aspiración era ser un “académico en materia de seguridad”, platicó Guadalupe Correa Cabrera.

Con información de SinEmbargo

Deja un comentario

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba
error: Este contenido está protegido. Gracias.