CulturaEspeciales

Aquel Humberto Cauich… ¡Que puso en ridículo a los yucatecos!

Aquel Humberto Cauich… ¡Que puso en ridículo a los yucatecos!

No sé que fue de él, ni lo quiero saber. Aquel tal Humberto Cauich, un actorcillo de poca monta que fue incluido en los noticieros nacionales que hace más de medio siglo proyectaban en las pantallas cinematográficas de toda la república.

Dicen que era chofer de Manuel Barbachano o de Carlos Loret de Mola ¡Vaya Ud. a averiguar! Pero nos dejó en vergüenza a los yucatecos con sus chistes baratos y estupidizantes. Gustaba de imitar el habla del yucateco iletrado y recitaba monólogos en los que no nos bajaba de estúpidos, de ignorantes, de brutos, todo lo que Cauich era en verdad.

Para acabar pronto, los productores del noticiero lo vestían de mestizo para hacerlo parecer a uno y -seguramente- le fabricaban las babosadas que decía, y claro, causaba la sorna y la risa a los espectadores de los demás estados del país, principalmente de la capital del país donde no faltan los que siguen llamando a Yucatán, “la hermana república” y burlarse del “mare” y “pasumare” y otros dichos del habla populachera de nuestro estado.

Simplemente nos dejó en el más espantoso ridículo y con ello se agenciaba sus buenos pesos. Ignoro quien tuvo la malévola idea de crear a este “espantapájaros” sólo para ridiculizar a todo un pueblo, pero tengo mis sospechas.

Hoy, afortunadamente, ya no se le ve ni se oye más de él, e ignoramos que caminó tomó: si regresó a Yucatán o se quedó a residir en la ciudad de México.

En lo que toca a nosotros no quisiéramos verlo ni oírlo de nuevo y que con su pan se lo coma…

Deja un comentario

Botón volver arriba
error: Este contenido está protegido. Gracias.