Cultura

Rancho de mis recuerdos

In Memoriam Meche Barba (1922-200)

Este cartel de cine, da fe de que Meche no comenzó como rumbera en el cine mexicano, sino como dama joven.

 Sus primeras 6 cintas con crédito fueron:

 Sota, caballo y rey. Bajo la dirección de Roberto O´Quigley (1943).

 Rosalinda. Dirección de Rolando Aguilar (1944). Rancho de mis recuerdos. Dirección de Miguel Contreras Torres (1944).

 El hijo de nadie. Dirección de Miguel Contreras Torres. (1945). Loco y vagabundo. Dirección de Miguel Contreras Torres. (1945)

 Fue hasta la séptima película que bailo como rumbera.

 De Rancho de mis recuerdos, Meche recordaba lo siguiente:

-Don Miguel era duro con uno, o seas, él presionaba.

 Cuando llegué al estudio, él estaba filmando con Medel, quien acababa de hacer Pito Pérez, con mucho éxito.

 Cuando llegué al foro me dijo:

-¿Quieres trabajar conmigo?

-Sí, señor (en realidad yo quería trabajar con fuera).

-Es un papel de rancherita, ¿lo podrás hacer?

-Trataré.

-Entonces llévese este script.

 Era así de gordo el script. ¡Así, eh!

-Léalo y en la tarde viene para que me diga si le gustó el papel.

-Sí, señor!

Eran las doce de la mañana; me fui a  i casa, ni comí por leerlo completo, tenía que regresar a las cuatro de la tarde. Así que llegué al estudio con el script leído.

-¿Le gustó?

-Sí, señor, si me gustó!

-Esta película va a hacerse con Jorge Negrete.

 ¡Entonces Jorge era un figurón! Yo lo recordaba de la época de Soto, cuando él y Armengod estaban de cantantes, y de  tiples Lucha María Bautista. Morena de ojos verdes que se casó con uno de los Martínez Gil, Consuelito Gómez y Marina Tamayo. Como se imaginará, yo estaba fascinada ante la idea de filmar con él, no tanto por él, sino por  el nombre que tenía.

-¿Leyó el script?

-Sí, señor, ya lo leí.

 Se me quedó  mirando muy serio y me dijo:

-¡Y qué tal cuando usted se cae de la barranca?

-¡De eso no me enteré!

-Veo que sí, lo leyó,

 De ese tipo era don Miguel.

-Es suyo el papel. Pero me va a filmar dos más, porque yo no la voy a lanzar para que luego usted se vaya con otro productor.

 Así fue como hice un papel de rancherita, que me encantó.

 Yo como se imaginará, estaba fascinada; 3,500 por una, creo que 4,000 por la otra y cinco por la tercera, no, ni a cinco llegué porque en Humo en los ojos cobré cinco.

 Yo subí pian pianito. En esas peliculitas casi casi barría el foro para granjearme el papel. 1

  El 14 de enero de 2000, me avisaron que había fallecido de un paro cardíaco a las 3 de la madrugada.

 Aunque sé que el cine y la televisión  han perpetuado su imagen. Las reuniones para comer, tomar café o ir al cine, y conversar de todo y siempre de algo más, me hacen falta todavía.

NOTAS

1.- Fernando Muñoz Castillo. Las Reinas del Trópico, Editorial Azabache, México, 1993, p. 67.

Fernando Muñoz Castillo

Escritor, hacedor de libros objeto, dramaturgo y director de teatro. investigador e historiador de teatro y cine. curador y museógrafo. periodista cultural. ha publicado varios libros.

Deja un comentario

Botón volver arriba
error: Este contenido está protegido. Gracias.