Bienestar Espiritual

Microhomilía

Microhomilía

En las últimas semanas hemos transitado por el Adviento (revitalizar la esperanza) y la Navidad (celebrar su presencia). Este Domingo de tiempo ordinario, podríamos decir, ya en tiempo tranquilo y cotidiano, la Palabra nos presenta unos desafíos para la cotidianidad de nuestras vidas: Reconocerlo, escucharlo y seguirlo.

¿En dónde, en qué momentos, entre quienes, lo reconocemos? Y cuando lo reconocemos qué nos dice, a qué nos llama.
Nuestro Dios es de encuentros y llamadas, de acogida y de envío. Dios quiere restablecer, glorificar su creación; quiere unir y ajustar y para ello nos llama, no envía.

Respondamos: ¡Aquí estoy, Señor, para hacer tu voluntad, lo quiero, lo llevo en las entrañas! y participemos con Él hasta que le digamos al final de nuestros días: He proclamado tu justicia, no he cerrado los labios, tu lo sabes.

Rv. P. Hernán Quezada sJ

Deja un comentario

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba
error: Este contenido está protegido. Gracias.