Quintana Roo

Rechaza Canirac Cancún nuevas disposiciones que hacen inviables las áreas de fumar

Prevén lluvia de amparos contra las reformas al Reglamento de la Ley General para el Control del Tabaco

13 de enero/ Cancún, Q. Roo.- El Consejo Coordinador Empresarial del Caribe (CCEC), el Observatorio Legislativo de Quintana Roo y la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados (Canirac) en Cancún, rechazaron las reformas al Reglamento para el Control del Tabaco que, a partir del próximo 15 de enero, harán inviable el funcionamiento de áreas para personas que fuman en los establecimientos del sector.

Los restaurantes podrán destinar una zona para fumar al aire libre, pero no podrán comercializar nada en ella.

Además, el Reglamento prohíbe ahora fumar en centros de trabajo, centros de espectáculos y entretenimiento, transporte público, estadios, mercados, plazas comerciales, escuelas, hoteles, lugares de culto religioso, playas, parques o espacios donde haya menores de edad, ni en espacios catalogados como libres de humo.

En conferencia de prensa, representantes del sector restaurantero y empresarial coincidieron en que el Reglamento “excede sus facultades y va más allá de lo que señala la Ley General de Control de Tabaco”, además de “carecer de evidencia científica” que sustente que las nuevas disposiciones evitarán el consumo de éste.

En consecuencia ofrecieron asesoría jurídica para los negocios que busquen ampararse contra la medida y señalaron que ya el 50 por ciento de los afiliados a la Canirac actuarán en ese sentido, ante la afectación económica y la violación a sus derechos.

Eduardo Martínez, presidente del CCEC; Julio Villarreal, presidente de Canirac-Cancún; Eduardo Galaviz, representante del Observatorio Legislativo; Marco Gutiérrez y Alfredo Gallegos, asesores fiscal y general, indicaron que la medida impactará a más de 3 mil restaurantes, tan solo en Cancún, y a unidades económicas que se dedican a vender tabaco, pero también a las y los clientes que gustan de fumar.

A partir del 16 de enero se colocarán letreros o carteles en los establecimientos para notificar a las y los clientes que las áreas para fumadores quedan cerradas y que no podrán fumar en los inmuebles.

Las sanciones para los restaurantes que no respeten las nuevas disposiciones, que entran en vigor el próximo domingo, van desde multas por 800 mil pesos, hasta la clausura del lugar.

Expusieron que se desconoce el porcentaje de comensales que fuman y esto desalentará su presencia en los restaurantes y bares, pero dijeron que un 60 por ciento de los establecimientos de ese tipo cuentan con terrazas adecuadas para ello y la industria ha invertido económicamente en filtros que permitan la recirculación del aire o en programas de rotación para que la planta laboral y la clientela no se vean afectados como “fumadores pasivos”.

El presidente del CCEC consideró que las nuevas disposiciones afectarán la imagen del destino y presumió que será un motivo para desalentar a las y los turistas a elegirlo para vacacionar, pues es “común fumar en la playa o en un bar que ya cumple con la estructura legal planteada” y añadió que el 85 por ciento de los comensales son turistas.

Para el presidente del Observatorio Legislativo, la medida sobre regula e invalida los principios de parlamento abierto, pues desconoce las observaciones hechas por los sectores afectados e incluso agravia a un sector de la población con libertad de fumar en zonas adecuadas para ello.

Las reformas

El año pasado la Secretaría de Salud propuso modificaciones al Reglamento de la Ley, por lo cual la Comisión Nacional de Mejora Regulatoria (CONAMER), realizó una consulta pública sobre el anteproyecto.

La Canirac y restaurantes alertaron sobre las inconsistencias y el impacto que tendrían las medidas propuestas, pero no fueron escuchados.

El pasado 16 de diciembre se publicó en el Diario Oficial de la Federación (DOF) el Decreto por el que se reforman, adicionan y derogan diversas disposiciones del “Reglamento de la Ley General para el Control del Tabaco”, cuyo nuevo contenido entrará en vigor este domingo en México.

Entre otros puntos, el Reglamento indica que queda prohibida la prestación de cualquier servicio de alimentos, bebidas y entretenimiento, así como su consumo, dentro de las zonas actuales destinadas para fumar.

Estas zonas deberán estar físicamente separadas e incomunicadas de los espacios

100 por ciento libres de humo de tabaco y emisiones y no ser paso obligado para las personas o encontrarse en los accesos o salidas de los inmuebles.

La industria afirma que lo anterior “hace inviable tener un área de fumar” y se opone a las nuevas disposiciones, al señalar que lo estipulado por el Reglamento rebasa lo previsto en la Ley, ya que una norma reglamentaria no puede modificar o alterar el contenido de ésta y la Secretaría de Salud ha excedido sus facultades, al pretender asumir funciones de las y los legisladores.

La nueva restricción se impuso sin analizar las afectaciones a la industria, que ya había invertido en cumplir en lo que mandata la ley respecto a proveer de zonas zonas para fumar.

Tampoco existe alguna justificación sanitaria para prohibir la prestación de servicio o consumo de alimentos o bebidas en zonas exclusivas para fumadores y lo establecido entra en contradicción con otras normativas locales, lo cual generará incertidumbre.

Deja un comentario

Botón volver arriba
error: Este contenido está protegido. Gracias.