Bienestar Espiritual

“El pueblo que camina en oscuridad verá una gran luz. Para aquellos que viven en una tierra de densa oscuridad, brillará una luz.” (Isaías 9:2).

¡OREMOS AL SEÑOR! ¡SEÑOR, TEN PIEDAD!

Antes de dormirnos, ¡Te saludamos, oh Padre maravilloso!

Ya rayan las 0 horas y antes de cerrar nuestros ojos, alegres nos presentamos a Ti, sonrientes clamamos y a Tu Nombre imploramos que ante TANTA OSCURIDAD que propicia tanto desorden y tanta crueldad que hacen que nuestros pueblos mexicanos vivan en medio de peligros de muerte a cada instante y solo tengan que ver cómo las gentes que aman las tinieblas sean enemigas de la Luz, del amor, de la esperanza, del bienestar y del progreso. A estos agentes del mal solo les interesa la rapiña, la destrucción, la ruina, la miseria y provocar el dolor, la desesperación y la miseria.

¡Cómo se sienten tan desamparadas y tan desesperadas nuestras gentes que solo esperan que la suerte las libre de caer en las garras de los malvados! Pero la suerte es muy escasa. ¡Solamente Tú, oh Padre Bendito, eres capaz de brindarles protección en medio de tanto fuego cruzado! ¡Únicamente Tu mano providente es la que puede hacer el milagro de librarnos de caer presas de los malvados y sanguinarios agentes de Satanás, salidos del ardiente vientre del infierno!

Padre bendito: ¡En el bendito y poderoso Nombre de Tu Hijo Amado, Te imploramos bendigas a todos Tus hijos y los libres de tanta crueldad y de tan despiadada maldad! ¡Haz que siendo iluminados por Tu Divina Luz que desvanece las tinieblas infernales, arrojemos todo temor y llenos de Tu Luz Divina nos enfrentemos a todos estos seres de maldad, sabiendo que Tus ángeles nos cubrirán de todo peligro, de toda ira y de toda necesidad!

Solamente así podremos rendirte gracias, honor y adoración, porque sabemos de sobra que solo Tú eres un Dios Clemente, Bondadoso y Amante de nuestra humanidad. Señor Bendito: ¡Gracias porque unidos en oración ferviente nuestra vida recobra el ánimo, la esperanza, el honor y la adoración, oh Padre, Hijo y Espíritu Santo, ahora y siempre. Amén.

Deja un comentario

Botón volver arriba
error: Este contenido está protegido. Gracias.