Opiniones

Cuando se apuesta al olvido

Homenaje de MORENA en la Rotonda de los Socialistas Ilustres.

En la historia de Yucatán, las figuras más destacadas sin ninguna duda, son Salvador Alvarado y Felipe Carrillo Puerto, ambos, fundadores del Partido Socialista del Sureste. La memoria de ambos personajes está enaltecida en el muro del Poder Legislativo, donde sus nombres están escritos con letras de oro. Ambos personajes también, son quienes han dado una batalla frontal a los intereses de la poderosa oligarquía yucateca; nadie, cómo Carrillo y Alvarado, había tocado y restringido esos poderes, en toda la historia de Yucatán. Estos hechos de Carrillo y Alvarado, crearon un rencor profundo en esta clase social, que lo tiene muy vivo hasta la actualidad. A la más leve exaltación a la memoria de Alvarado o Carrillo, la poderosa oligarquía responde con violentas andanadas de calumnias y descalificaciones de una profunda mezquindad.

El paso de Alvarado, y su gobierno en Yucatán, dejaron huella profunda que la oligarquía no olvida; además, el calificativo de “Casta Divina”, le arde a flor de piel y hasta fingen sentir orgullo por el mismo. Pero la acción y el gobierno de Alvarado, son mirados como algo qué pasó y se fue. Así el gobernante hubiera liberado a los acasillados de las fincas henequeneras, así hubiera llevado a cabo una profunda campaña alfabetizadora, así hubiera convocado a las mujeres para defender sus derechos, fue algo pasajero para ellos y sus intereses. El caso de Carrillo Puerto es muy diferente, sus acciones fueron más trascendentes y persisten en el tiempo y el espacio. Les guste o no, en el gobierno de Carrillo las mujeres fueron votadas y electas diputadas y una regidora del Ayuntamiento de Mérida. La Universidad Nacional del Sureste ha trascendido en la historia y vive hasta la actualidad, con el nombre de Universidad Autónoma de Yucatán, pero viva, aunque hoy esté tan alejada de los principios filosóficos de su fundador.

Felipe Carrillo Puerto es el héroe yucateco con mayor trascendencia en el panorama de la historia patria. Su reconocimiento es general y trasciende el ámbito nacional. Su memoria y, sobre todo su obra, es una herida abierta en la piel de la oligarquía yucateca de nuestros días; y lo es porque han sido revelados los nombres de quienes pagaron por el crimen, y esto involucra a la oligarquía de hoy, pues fueron sus abuelos y bisabuelos los que mancharon sus manos con la sangre del mártir, y ellos, por herencia, llevan en las suyas las manchas de esa sangre preciosa, y no se pueden librar de ella. Han hecho inútiles esfuerzos por borrar esa sangre de sus memorias. Han pagado publicaciones desvergonzadas que tenían por objeto exculparlos crimen, pero hay figuras verticales, cómo Antonio Betancourt, que les ha vuelto a embarrar de pies a cabeza. Y eso no lo perdonan y no lo soportan. Día a día, libran una fiera batalla por manchar de alguna manera, si la hay, la figura limpia y vertical del “Mártir del Proletariado Nacional”.

Indigno y esmirriado evento del Gobierno del Estado y la UADY.

Y ahora, al inicio de este año que empieza, la sucia campaña contra Carrillo Puerto ha dado un giro novedoso, y lo da a través de la autoridad constituida, tanto la civil como la académica. Inmemorialmente, cada 3 de enero, en el Cementerio General de Mérida, se ha llevado a cabo una brillante ceremonia luctuosa. Para tal fin, se requería de una logística amplia y complicada: Más de un centenar de sillas, gradas en la parte trasera de la explanada, la Banda de Música del Estado, el Coro de la Dirección de Educación Artística, un orador por parte del Gobierno del Estado, otro por la Universidad Autónoma de Yucatán, un grupo de voces masculinas para corear el tradicional pase lista de los fusilados; toda una amplia parafernalia para honrar la memoria del héroe.

¿Y qué creen? Este año, el ejecutivo del estado estuvo ausente, lo cual no nos extraña, pues así fue en las ceremonias de entrega de las medallas Eligio Ancona y Yucatán, las preseas más importantes que otorga el propio gobierno; fue enviada la secretaria general de gobierno con un esmirriado grupo de gente, una ofrenda floral, la Banda de Guerra de la S. S. P., y el nuevo rector de la UADY, y pare usted de contar. No hubo discursos, no se cantó el Himno a Felipe Carrillo; la ceremonia, si se le puede llamar así, se limitó a una guardia junto al sepulcro del héroe, una ofrenda floral, el toque de silencio de la Banda de Guerra, y nada más; todo duró cuatro minutos, y lo afirmo pues lo cronometré. Y cada quien a su casa. Cuando llegaron los nietos de Felipe y Benjamín Carrillo Puerto preguntando por el homenaje a sus ancestros, éste ya había concluido.

Esto parece tan sólo un hecho vergonzoso por parte de las autoridades, pero va más allá. En el fondo, esto es el inicio de una nueva forma de agraviar la memoria del mártir; se está ahora, apostando al olvido para borrar su memoria de la conciencia social colectiva. La oligarquía ahora quiere, qué no se recuerde al héroe, qué su nombre se nuble en la bruma de los tiempos, qué se deje de mencionar sus logros y sus hechos trascendentes, qué la máxima casa de estudios no se sienta identificada con su fundador, qué los niños en las escuelas no sepan de esta historia. La oligarquía actual y heredera de las mismas infamias, está apostando por el olvido como una forma de triunfo sobre la memoria de Felipe Carrillo Puerto. Pero esto no lo vamos a permitir quienes tenemos conciencia clara de la trascendencia de la figura inmortal de quien dio su sangre por amor a su pueblo, de quien antes de que las balas segaran su vida, exclamó: “¡No abandonéis a mis indios!” De quien representó los más caros ideales de la clase trabajadora.

Ofrendas florales del grupo sindical UNTRA en el Monumento a Felipe Carrillo Puerto en Paseo Montejo.

A contra parte del indigno acto oficial, se llevaron a cabo otros de manera independiente. Ahí mismo, en la Rotonda de los Socialistas Ilustres, un nutrido grupo del Partido Político MORENA, hizo otro acto, con ofrenda floral, discursos, guardias y minuto de silencio, y fueron acompañados por los familiares de los hermanos Carrillo Puerto. Este acto concluyó con la frase coreada por la multitud: ¡Felipe Carrillo Puerto, asesinado por a reacción! En Paseo de Montejo, en el Monumento al mártir, el grupo sindical UNTRA, llevó a cabo cuatro ofrendas florales, acompañadas de discursos y, además, exigieron la inmediata restauración del monumento por parte de las autoridades, agraviado desde el 8 de marzo pasado.

Una vez más, el empeño de la oligarquía yucateca está condenado al fracaso. Su apuesta por el olvido se va a topar siempre con la conciencia social y colectiva que mantiene y mantendrá viva la memoria del Mártir del Proletariado Nacional. Cada año, sin falta y sin ausencias, habrá una voz fuerte y clara que grite:

¡FELIPE CARRILLO PUERTO, ASESINADO POR LA REACCIÓN!

Deja un comentario

Botón volver arriba
error: Este contenido está protegido. Gracias.