Quintana Roo

Detectan la USF y la Nasa aumento de volúmenes de sargazo en el Atlántico


03 de enero/ Cancún, Q. Roo.- La cantidad de sargazo existente en el Océano Atlántico se duplicó de noviembre a diciembre, de acuerdo con el Laboratorio de Oceanografía Óptica de la Universidad del Sur de Florida (USF) y la NASA, que consideró la situación como un mal augurio para el 2023, pues implica que los volúmenes de la macroalga aumenten durante la primavera de este año, lo cual favorece a un mayor recale en el Caribe Mexicano.

“Tales aumentos durante esta temporada han precedido históricamente a grandes floraciones en los años siguientes.

“La abundancia de sargazo en el Mar Caribe probablemente aumentará hasta principios de 2023, comenzando con las Antillas Menores en enero. Para la primavera de 2023 se puede desarrollar una gran floración en el Atlántico central occidental y el Caribe”, se indica en el reporte más reciente del Laboratorio.

De acuerdo con la Secretaría de Ecología y Medio Ambiente (SEMA) de Quintana Roo, el 2022 se recolectaron en el mar y en las playas 52 mil toneladas de sargazo, siendo Solidaridad el municipio con mayores volúmenes de la macroalga.

En Cancún, el gobierno municipal informó este martes que el año pasado se retiraron siete mil 535.64 toneladas de sargazo de 12 playas de la ciudad, a través de brigadas de limpieza integradas por la Dirección de Zona Federal Marítimo Terrestre (Zofemat) y la Dirección de Servicios Públicos.

Mensualmente se recogieron mil 100 toneladas. El pico más alto del arribo de sargazo en este centro turístico se registró en agosto, cuando se recolectaron dos mil 108.40 toneladas y, en diciembre, el volumen disminuyó drásticamente, apenas con 10.5 toneladas recolectadas.

A partir del 2011 el rango de afluencia masiva de sargazo se extendió sobre el Océano Atlántico y todo el Mar Caribe, reportando más de 20 millones de toneladas métricas de la macroalga en el océano abierto, volumen que tuvo su cúspide en junio de 2018, cuando el Gran Cinturón de Sargazo del Atlántico se extendió por 8.850 kilómetros de longitud total, conforme a lo documentado por investigadores como Brigitta Van Tussenbroek, Rosa Rodríguez y Martha García, entre otros.

A Quintana Roo comenzó a llegar masivamente desde el 2011, con mayores cantidades en 2015 y 2018, causando “estragos” en los ecosistemas costeros del Caribe, pues además del impacto visual, los líquidos tóxicos que genera su descomposición y la materia orgánica de las masas de algas descompuestas, agotan el oxígeno de las aguas cercanas a las costas y reducen la visibilidad de la columna de agua, causando mortalidad de las praderas de pastos marinos y la fauna cercana al litoral.

Deja un comentario

Botón volver arriba
error: Este contenido está protegido. Gracias.