Especiales

Rogers: Conservaremos siempre por lema, la verdad.- Laura Rosado Rosado

Rogers Conservaremos siempre por lema, la verdad.- Laura Rosado Rosado
Laura Elena Rosado Rosado.

“Era una mañana de septiembre del año de 1962 cuando a mis escasos seis años vestí por primera vez una falda de cuadros azules y blancos que me acompañó, con tirantes o sin ellos, durante muchos años de mi vida. Tomada firmemente de las cálidas y protectoras manos de mi madre llegamos a la nueva y la que me pareció enorme escuela Rogers Hall”, relató Laura Elena Rosado Rosado, en amena charla con EstamosAqui.MX.

“Tanto los alumnos como los padres de familia se sentían gratamente asombrados y eufóricos por el estreno en el ciclo escolar 62-63 de un nuevo edificio, un colegio moderno y bello, obra del Ingeniero Fernando Roche Martínez, el cual era una novedad en el medio por sus amplios salones y pasillos, canchas techadas y extensos jardines, todo diseñado con el fin de facilitar la enseñanza”, refirió.

Rogers Conservaremos siempre por lema, la verdad.- Laura Rosado Rosado
Fotografía de Laura Rosado Rosado con mis hijos, también exalumnos del Rogers, durante la presentación de su libro “Llévanos en tu zabucán”. De Izq. a Der.: Rogerio Ortega Rosado, Ana Paulina Ortega Rosado, Laura Elena Rosado Rosado, Rogerio Ortega Cantón y Laura Elena Ortega Rosado.

“Mis naturales nervios y timidez se calmaron un poco al escuchar los cálidos saludos y el recibimiento que le prodigaban a mi mamá, la maestra fundadora del colegio, María Rosado Marrufo, quién al inaugurarse el colegio diez años antes en el año de 1950 se hizo cargo del segundo grado. Ella les tenía un cariño muy especial a las hermanas del Maryknoll; Elvira Selgas, James Scollan, Regina Johnson y Carmen Fernández, las primeras religiosas en llegar a la ciudad de Mérida para encargarse de la escuela, todo gracias a un grupo de padres de familia encabezados por don Álvaro Domínguez Peón y su esposa Eufemia Juanes de Domínguez quienes, interesados en abrir un colegio bilingüe en Mérida, se trasladaron a Nueva York para proponerles el proyecto”, contó.

“Estrenar el colegio representó para los primeros alumnos un cúmulo de experiencias, como el cohabitar frecuentemente con visitantes en las aulas, como arañas, culebras, y toda la fauna que habitaba en los terrenos aledaños al colegio, los cuales eran expulsados con toda delicadeza por las sisters. Convivir con las hermanas religiosas a quienes llamábamos sisters, por su procedencia en su mayoría norteamericana, nos dio la oportunidad de conocer y disfrutar costumbres y tradiciones diferentes a los estudiantes de otros prestigiosos colegios de la entidad, como el Día del Pavo o Thanks giving day, el baile del Square dance, el comer los novedosos Hot Dogs preparados por las sisters en los recreos, el escucharlas hablar en inglés y verlas llorar amargamente cuando en 1963 asesinaron al presidente norteamericano John F. Kennedy, hechos que nos marcaron profundamente, probablemente sin percibir su alcance en su momento. Sin embargo, lo que indudablemente nos selló desde el principio, fue una filosofía de vida un tanto diferente a lo común en esos años; el sentido de libertad y respeto a los ideales de sus alumnos”, narró.

Rogers Conservaremos siempre por lema, la verdad.- Laura Rosado Rosado
Directiva de exalumnas del Rogers que organizó el desayuno para el 50 aniversario de fundación del colegio. De Izq. a Der.: Carmencita Barrera Zoreda, Rosa Elena Rodríguez Borges, Laura Elena Rosado Rosado (presidenta), Guadalupe Loría Gamboa, Guillermina Ferráez Martínez. Atrás, Ingrid Rubio Cuevas, Pilar Rodríguez Jorge, Ivonne Aguiar Sierra, Gladys Achurra Fernández y Paulina Bulnes Iturralde.

“Años después, y a través de mis hijos pude comprobar que, a pesar de haber tenido cambios en su dirección y administración, han permanecido a través de los años los más altos valores enarbolados por el Colegio Peninsular Rogers Hall. Hoy es reconocido como pionero y vanguardista en muchas de las técnicas de enseñanza y por la calidad y solidez de su prestigio como una de las mejores instituciones en la ciudad, sus numerosos y exitosos exalumnos rinden fructifico testimonio de esta afirmación”, señaló.

Rogers Conservaremos siempre por lema, la verdad.- Laura Rosado Rosado

“En el año 2000 tuve la dicha de organizar uno de los eventos preparados para celebrar los 50 años de mi querido colegio, como presidenta de los exalumnos, logrando reunir a todas las generaciones en un gran desayuno y de contar con la ayuda de la dirección del colegio encabezada por Lorena Laviada de Regil y algunas exalumnas, para costear la visita de algunas sisters, como las recordadas Paul y Francis, entre otras, quienes nos acompañaron en tan emotivo evento, junto con los hijos del matrimonio Domínguez Juanes, y donde se entregaron reconocimientos a un nutrido grupo de exalumnos destacados”, detalló.

“Si pudiera resumir lo recibido por mí y mi familia durante los años de formación en el Colegio Peninsular Rogers Hall, diría que todo se sintetiza en una sola palabra “Veritas”, la verdad que me impulsó a especializarme en auditoria, una de las ramas de mi carrera profesional de Contadora Pública, revisando y buscándola en los papeles auditados. Hoy en mi amada ocupación de escritora de la historia, sigo inspeccionando documentos con el afán de perseguir siempre el lema de mi amado Rogers: ‘la verdad nos hará libres’”, finalizó la apreciada y distinguida colaboradora de EstamosAqui.MX.

Deja un comentario

Botón volver arriba
error: Este contenido está protegido. Gracias.