Cultura

El Salvador

El Salvador
Natividad (1732), Giovanni Battista Tiepolo.

Después de andar por pueblos, entre el polvo del desierto y de caminar durante días, José y María llegaron a aquel mísero lugar. Ahí pidieron posada en un establo. Después de amarrar al burro sobre cuyo lomo venía su esposa, José entró al miserable y maloliente establo y se dispuso a ayudar a su esposa embarazada, que estaba a punto de parir. Ya empezaban los estertores del parto, las contracciones, el drama de los gritos y de los pujidos, del dolor. Pasaba el tiempo y el parto se complicaba. Con su inexperiencia no sabía qué hacer. De pronto su mujer se relajó y una pequeña cabeza emergió de entre sus muslos. Fue resbalando poco a poco hasta salir completamente del cuerpo fatigado de su esposa. Lo tomó entre sus manos y lo sacudió. Le dio varias nalgadas para ver si reaccionaba, pero la criatura había nacido muerta. A las dos semanas del suceso, María ya restablecida, escuchó que afuera del establo su esposo conversaba con tres hombres (entre ellos había un negro), que le comentaban que venían de muy lejos. José les decía: “Mi hijo que iba a llamarse Jesús nació muerto. No trajo una torta bajo el brazo, hubiera sido nuestro salvador.

Deja un comentario

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba
error: Este contenido está protegido. Gracias.