CulturaEspeciales

De nuestro caló: Ovar no es sólo poner la gallina el huevo. También es pagar

De nuestro caló Ovar no es sólo poner la gallina el huevo. También es pagar

En nuestra península el verbo ovar no sólo concierne a la gallina el poner el huevo. También quiere decir pagar.

El ingenio yucateco no tiene desperdicio. ¿Pagar es también ovar? ¿U ovar es lo mismo que pagar? Alguien que no tenía nada mejor que hacer creó este yucatequismo que se emplea por todos lados: comerciantes, banqueros (o mejor “empleados bancarios”), estudiantes, ¡hasta profesores! Lo dicen. Y ni hablar de los cantineros o sus parroquianos, o los mismos cafetófilos que gustan para pasar la mañana, meter en su plática todos los yucatequismos posibles.

Pero nada mejor que una muestra de lo que estamos comentando:

En un lugar cualquiera donde se reúne la gente a perder el tiempo:

¿Sigues vendiendo tu carro, Maikel?
-Ni sabes que trabajo me ha dado el venderlo, Salo…
-Es que hay mucha competencia.
-Sí, nomás sal a la calle y te das cuenta del enorme número de automóviles que hay hoy en día…
-En nuestra juventud eran contados los carros en Mérida.
-Sí, pero ve hoy…
-Oye, ¿Y en cuánto lo vendiste?
-Pues yo pedía treinta mil pues no está muy nuevo que se diga.
-¿Y en cuánto y a quién se lo vendiste?
-En veinte se lo di a Perendengue…
-¿Y ya “ovó”?
-Ya “ovó”.

Deja un comentario

Botón volver arriba
error: Este contenido está protegido. Gracias.