Cultura

Canción para los sonidos de la alegría

Canción para los sonidos de la alegría

Thiago de Mello

Pido licencia para algunas cosas.
Primero para desplegar
este canto de amor públicamente.

Ocurre que sólo se dice amor
cuando reparto el ramillete azul de estrellas
que en mi pecho florece desde niño.

Pido licencia para deletrear,
no el alfabeto del sol pernambucano*,
la palabra la-dri-llo*, por ejemplo,

y poder ver que dentro de ella viven
paredes, comodidades y favelas
Y descubrir que todos los sonidos

son mágicas señales que van abriendo
constelaciones de girasoles danzando
en círculos de amor que de pronto
estallan como flor en el piso de la casa.

Hay veces que no hay casa: es sólo el piso
pero sobre el piso quien reina ahora es un hombre

diferente, que acaba de nacer:
porque uniendo pedazos de palabras,
poco a poco va uniendo arcilla y rocío,
tristeza y vara, yunta y colibrí,

y acaba por unir la propia vida
no su pecho partido y repartido
cuando al final descubre en un claro

que el mundo es suyo también, que su trabajo
no es el castigo que pagó por ser hombre,
sino un modo de amor y de ayudar

al mundo a ser mejor, pido licencia
para avisar que, con agrado de Jesús,
este hombre vuelto a nacer es un hombre nuevo:

él atraviesa los campos derramando
la buena nueva, y llama a los amigos
a pelear limpio, frente a frente,

contra el insecto de cuatrocientos años,
pero cuya hiel espesa no resiste
cuarenta horas de total ternura.

Pido licencia para finalizar
deletreando la canción de rebeldía
que existe en los sonidos de la alegría:

Canción de amor común que yo vi crecer
en los ojos del hombre que aprende a leer.

Santiago de Chile, verano de 1964.

Traducción del portugués por Roger Campos Munguía.

*de Pernambuco, ciudad de Brasil.
*ladrillo- En portugués se escribe ti-jo-lo-, Son también tres sílabas.

Thiago de Mello. Haz más oscuro el canto – porque la mañana va a llegar. Civilizacao Brasileira, Río de Janeiro, 1965.

Deja un comentario

Botón volver arriba
error: Este contenido está protegido. Gracias.