Bienestar Espiritual

La Iglesia celebra el día de los Santos Inocentes

La Iglesia celebra el día de los Santos Inocentes

Su origen está lejos de ser divertido como en la actualidad

Se remonta después del nacimiento de Jesús en Belén de Judea. De acuerdo con el evangelio de Mateo, uno de los libros de la Biblia que relata la vida de Jesús, unos sabios o magos de Oriente llegaron anunciando el namiento del rey de los judíos.

Entonces, Herodes I El Grande, quien entonces reinaba Judea por orden del imperio romano, les pidió a los magos que fueran hasta donde estaba Jesús y le informaran en dónde se encontraba para ir a adorarlo él también, aunque realmente quería asesinarlo.

Luego de encontrar a Jesús y entregarle oro, incienso y mirra como regalos, los sabios recibieron en sueños la advertencia de que no volvieran con Herodes, por lo que regresaron a sus hogares por otro camino.

José también recibió en sueños la advertencia de un ángel, quien le ordenó que huyera junto con María y al recién nacido a Egipto.

Al verse engañado por los magos, Herodes enfureció y mandó matar a todos los niños menores de dos años en Belén y sus alrededores para evitar que se cumpliera la profecía del Niño Jesús, quien sería el Mesías y nuevo Rey de Israel.

La iglesia católica estableció el 28 de diciembre, cerca de la Navidad, para venerar a estos niños asesinados, a los cuales considera como mártires de los primeros siglos. Sin embargo, la fecha exacta no se conoce con exactitud, aunque se sabe que tuvo lugar entre finales del siglo IV y finales del siglo V. Por lo que la celebración de los Santos Inocentes tiene más de mil 500 años de historia.

En la edad media esta fecha coincidió con la Fiesta de los locos, en donde se nombraba un Rey de los inocentes, quien realizaba bromas a las personas.

Por lo que en la actualidad en este día se realizan bromas y se celebra el 28 de diciembre en Latinoamérica y España, y a los que caen en las burlas se les llama ‘inocentes’ o se les dice ‘inocente palomita que te dejaste engañar’.

En el mensaje del Secretariado para la Vida dependiente de la Comisión Episcopal para la Vida, Laicos y Familia (CEVILAF) se afirma que en cada celebración de la Navidad renuevan “el anhelo profundo de cuidar la vida, de ayudarla a nacer y crecer”.

Por los niños perseguidos

En esta fiesta de los Santos Inocentes, una vez más el Secretariado implora por “los niños y niñas que son perseguidos y a los cuales se les quita de tantas formas el don de la vida”.

“Pedimos a Jesús que acaba de nacer en Belén que custodie la vida por nacer, de aquellos que sufren la injusticia de la guerra y como dice el Papa Francisco, pierden la capacidad de sonreír. No apartemos nunca la mirada sobre los niños y niñas que viven en la pobreza, que son explotados laboral y sexualmente”.

Por último, pide que los Santos Mártires Inocentes protejan el alma los niños aún por nacer, quienes viven en el santuario materno, se lee, e intercedan por nosotros, para que con coraje y valentía cuidemos y velemos por toda vida de que exista en nuestra Patria.

Con información de El Financiero / Vatican News

Deja un comentario

Botón volver arriba
error: Este contenido está protegido. Gracias.