Dinero

Prohíben a Tesla usar nombre de ‘conducción autónoma total’

Prohíben a Tesla usar nombre de 'conducción autónoma total'

Desde 2023, Tesla tendrá que encontrar un modo diferente de llamar a su software de conducción autónoma total (Full Self-Driving, o FSD, en inglés). Al menos en California. Es que el estado de la costa oeste de Estados Unidos aprobó una ley que impide que las automotrices y concesionarias vendan coches con sistemas de conducción semiautomáticos, pero que se promocionen como completamente autónomos.

Si bien la tecnología de conducción autónoma total de Tesla ha sido desarrollada para que sus vehículos sean completamente autónomos, todavía está lejos de lograrlo. Es cierto que ha evolucionado mucho en los últimos años, pero todavía se encuentra en fase beta. Y quienes la han probado en profundidad aseguran que aún no es lo suficientemente confiable como para no requerir algún tipo de intervención humana.

En cuanto a la nueva regulación californiana, la Ley Estatal 1398 fue firmada la semana pasada por el gobernador Gavin Newsom. La misma ha contado con el apoyo de la senadora Lena González, quien preside el Comité de Transporte del Senado, del Departamento de Vehículos Motorizados de California (DMV).

La legislación le apunta especialmente a Tesla y su tecnología de conducción autónoma total, que en repetidas oportunidades ha sido motivo de controversia. De hecho, la empresa de Elon Musk ha sido de las principales opositoras a la legislación, argumentando que ya advierten a los usuarios sobre las limitaciones del FSD.

La Ley Estatal 1398 advierte que ningún fabricante o concesionario debe vender coches con sistemas que automatizan parcialmente la conducción, sin explícitamente indicar en su nombre cómo funcionan y cuáles son sus limitaciones. También menciona que no se debe describir dichas tecnologías en materiales de marketing de un modo tal que haga creer a los compradores que los vehículos funcionan de un modo completamente autónomo. Incumplir con estas directrices se considerará como «publicidad engañosa», indica el texto.

A fines de noviembre, Tesla anunció que la beta de la conducción autónoma total estaría disponible para todos en Norteamérica quienes hubieran comprado el paquete. Anteriormente, su uso estaba limitado a los conductores que puntuación de seguridad alta.

Sin embargo, las primeras impresiones de la disponibilidad más amplia de la tecnología no han sido demasiado espectaculares. Si bien los conductores reconocen que el sistema presenta grandes avances, también ha quedado en evidencia que aún tiene varios problemas que resolver.

La semana pasada, Marques Brownlee compartió un vídeo trasladándose en su Tesla Model S Plaid utilizando tanto Autopilot como la conducción autónoma total. Durante el recorrido, se puede ver en varias oportunidades cómo debe asumir el control de la situación ante los «titubeos» del coche. En una oportunidad, incluso, debe evadir una cabina de peaje bloqueada con un cono plástico.

Varios meses antes, Quinn Nelson, de Snazzy Labs, había mostrado el funcionamiento de la tecnología FSD, con resultados bastante más crudos. En marzo, la beta del sistema de conducción autónoma total presentaba varios puntos por pulir. Algo que se veía especialmente al atravesar zonas residenciales con recorridos más intrincados, con rotondas, muchos coches estacionados y transeúntes.

Los usuarios de la conducción autónoma total de Tesla coinciden en que funciona mejor tras cada actualización. Ciertamente, no se han cumplido las promesas de Elon Musk en cuanto a los tiempos para su lanzamiento definitivo. Mientras que el más reciente incremento en su precio —que lo llevó a 15.000 dólares en Estados Unidos— también ha generado malestar entre los poseedores de coches de la marca.

Quedará por verse cómo llamará Tesla al Full Self-Driving en California a partir de 2023. Máxime si consideramos que la compañía de Elon Musk está afrontando problemas legales debido a esta situación. En septiembre, dueños de vehículos de Tesla iniciaron una demanda colectiva contra la compañía, alegando que se utilizó publicidad engañosa para promocionar la tecnología de conducción autónoma total que se presentó en 2016.

Con información de Hipertextual

Deja un comentario

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba
error: Este contenido está protegido. Gracias.