México

Habla la única sobreviviente de Medellín 113

El despojo de la casa ubicada en el número 113 de la calle Medellín, en la colonia Roma, habría llevado a la enfermera, a su hija y el yerno a cometer el triple homicidio. El inmueble de Medellín pertenecía al hermano de Margarita, la única sobreviviente.

Ciudad de México, 27 de diciembre (SinEmbargo).– Alejandro Santos Cid, reportero de El País, cuenta que el viernes a las 2 de la tarde, Azuher Lara, el novio de Sally Mechaell, subió a la segunda planta de la casona de Medellín 113, en la colonia Roma, para pedirle José Luis González que moviera su auto porque estorbaba. Así empezaron los tres días en el infierno. El diario español consiguió en exclusiva la declaración de la única sobreviviente en este caso que ha conmovido a la capital mexicana.

“A los cinco minutos, Lara volvió [adonde estaba Margarita María Ochoa, la sobreviviente] para decir que González se había caído y tenía una herida en la rodilla. Al bajar, Ochoa descubrió a su esposo ‘tirado en el piso, maniatado y con la cara cubierta de cinta tipo canela pero de color plateado’. Vio a ’un grupo de entre ocho a 10 personas, todas las cuales estaban cubiertas de cara’. Se abalanzaron sobre ella, la amordazaron y la vendaron”.

Alejandro Santos Cid dice que el testimonio es “atropellado, desordenado, algo confuso, propio de una mujer que acaba de pasar más de 48 horas de espanto: amordazada, vendada y torturada con ‘tocamientos de tipo sexual’, una navaja al cuello, descargas eléctricas por ‘diversas partes del cuerpo’, cortes en el pie izquierdo, golpes y amenazas. Todo ello, mientras escucha cómo son torturados también sus dos sobrinos y su marido, hasta que llega un momento en que deja de oír sus quejidos y de sentir cómo se revuelven contra sus captores”.

La tragedia es conocida: los hermanos Andrés y Jorge Tirado, de 27 y 35 años, fueron asesinados. También su tío, José Luis González, de 73. Y Margarita María quedó con vida quizás porque la necesitaban para que les firmara la entrega de la vieja mansión; ahora es ella quien narra la novela de terror que se escribió entre el viernes 16 de diciembre y el domingo 18.

Santos Cid y el diario español tuvieron acceso en exclusiva a la entrevista que hicieron a la sobreviviente los agentes del Ministerio Público la noche de su liberación. Ella habla de entre ocho y 10 personas implicadas en el crimen; la Fiscalía calcula menos: unos siete.

Se sabe que por meses, tanto los victimarios como las víctimas convivieron en la misma propiedad. Habrá sido un infierno porque se peleaban la casa mientras la habitaban. “Arriba –en esa mansión sin brillo de dos pisos–, vivían Ochoa, González y sus sobrinos. Abajo, tres de los detenidos, Blanca Hilda Abrego (madre), Sally Mechaell Arenas (hija) y Randy Arenas (nieto), junto a un segundo nieto de tres años, del que no se conoce el nombre. Además, el novio de Sally Mechaell, Azuher Lara, también pasaba mucho tiempo en la residencia”, detalla el periodista de El País. El diario español ha llevado ventaja en la cobertura del caso.

“Los cuatro adultos han sido procesados y se encuentran en prisión preventiva. Hay otra presunta cómplice detenida, identificada como Rebeca. Los otros sospechosos todavía no han sido arrestados, aunque los agentes esperan dar con ellos en los próximos días”, agrega Alejandro Santos Cid un nuevo texto publicado hoy.

Hay momentos de terror en la narración. “Cuando movieron a mi esposo puedo asegurar que él estaba vivo porque escuché un quejido. Después ya no escuché nada más”. O cuando dice, según El País, que la ataron y le taparon la cabeza con una tela “con la cual comenzaba a distorsionarse mi vista, veía luces de colores y proyecciones de figuras como la Catrina”.

El domingo, después de estar buscando a los desaparecidos, la policía entró a la casona. La sobreviviente estaba amarrada a una silla de ruedas y en la misma propiedad estaban los otros tres, muertos desde el viernes.

Apenas el 21 de diciembre, los cuerpos de los hermanos Andrés y Jorge fueron entregados a uno de sus familiares. Fue el día en que detuvieron a Randy “N”, otro de los posibles responsables de su muerte. Estaba en la Ciudad de México. La Fiscalía anunció que agentes de la Policía de Investigación (PDI) lo vinculaban directamente al múltiple asesinato de Medellín 113. “En seguimiento a investigación sobre el homicidio de tres personas ocurrido en la colonia Roma, agentes de detuvieron a Randy ‘N’. Dicha persona, quien fue asegurada junto con dosis de posible droga, podría estar relacionada con los hechos”, explicó.

Hasta ahora se sabe que los asesinatos estaban vinculados con el pleito por la propiedad. Ulises Lara López, vocero de la FGJ-CdMx, informó ese primer lunes posterior al hallazgo que “el delito de despojo” era la principal línea de investigación en el asesinato de los hermanos y el tío, quienes fueran reportados como desaparecidos el viernes 16 de diciembre.

El despojo de la casa ubicada en el número 113 de la calle Medellín, en la colonia Roma, habría llevado a la enfermera, a su hija y el yerno a cometer el triple homicidio. El inmueble de Medellín pertenecía al hermano de Margarita, y la única sobreviviente. Él falleció en mayo pasado y a raíz de su muerte se vino una disputa por la casa. La empleada de la salud, que está detenida, se había ocupado de cuidar al hermano de Ochoa, que era un hombre de la tercera edad que vivía en el lugar y murió en mayo de 2022. Después de que el hombre falleciera, ella había intentado apoderarse de esta propiedad argumentando que era concubina del muerto, pero al final no pudo concretar esta acción.

Ese 21 de diciembre, la Fiscalía informó que las tres personas implicadas en el asesinato de los hermanos y su tío José fueron vinculados a proceso por el delito de secuestro agravado. Un Juez de control determinó que las personas identificadas como Blanca “N”, Azufre “N” y Sally “N” fueron distribuidas entre el Centro Femenil de Reinserción Social Santa Martha Acatitla y el Reclusorio Preventivo Varonil Oriente.

El motivo del homicidio múltiple parece claro. Pero aún así, los detalles del infierno vivido dentro de la casona siguen causando sorpresa.

Con información de SinEmbargo

Deja un comentario

Botón volver arriba
error: Este contenido está protegido. Gracias.