Cultura

La cena de Navidad 2022

La cena de Navidad del 2022

            En plena epidemia y ya nuestro querido Yucatán, pasando la 5ª ola de contagios, (con más de 1000 al día), los yucatecos de todas las edades se preparan para recibir la Navidad y con ello los regalos que de manera tradicional se dan en esta ocasión. Se había pensado que en esta ocasión, la epidemia ya habría cedido pero la realidad es otra. Pero esto no es algo que le preocupe a las autoridades gubernamentales, municipales y de salubridad. La Noche Buena llega y hay que disfrutarla. Lo de los contagios, se verá después, ya que es imposible hacer algo que vaya en detrimento a la economía local.

            Es un día muy esperado por los niños que aún tienen la esperanza que Santa Claus llegue a sus casas trayendo consigo los regalos que previamente les han pedido vía carta, ya sea escrita de la manera tradicional como electrónico, que es lo de ahora. Los juguetes seguramente estarán en sus listas de regalos, pero los aparatos electrónicos serán los que dominen en sus misivas navideñas.

            Antaño, en la época en que el de la letra era un fiel seguidor de Santa Claus, los programas de televisión daban a los niños una serie de opciones de regalos y de los juguetes que estaban de moda. Las cosas han cambiado, ahora ya la televisión solamente da una idea de lo que puede agradarle a los niños, o bien los papás y mamás, tendrán que recurrir a aquellos regalos que se relacionen con las series que los niños ven en la televisión o en algún canal de paga, sin lugar a dudas, el tiempo hace que todo cambie.

            Sin lugar a dudas, esta será una Navidad distinta, ya que en las anteriores, las restricciones impuestas por el gobierno a causa de la epidemia, limitaban las reuniones familiares numerosas y se trataba de evitar el contacto directo con las personas. Eso hoy día ya cambió. Ya todo es fiesta y los contagios, para la mayoría de las personas no es importante. Ya que se asume que ya está vacunada el 90 o más por ciento de toda la población yucateca de yodas las edades. Esto no hace que el de la tinta se preocupe, ya que está comprobado que la laxitud de las medidas sanitarias pueden y han pasado factura a los pocos días. Esperemos que este año, el destino sea más benigno.

            Los festejos de la cena de Noche Buena se han caracterizado por unir familias y tratar de estar juntos en esta fecha, es un momento en que las familias tratan de estar reunidos con la finalidad de manifestar la unión entre ellos y también para recordar y tener un momento íntimo en nuestros pensamientos con las personas que ya no están con nosotros. La cena de Noche Buena, hay que verla desde una óptica distinta y no solo como una reunión familiar. Hay que verla desde varios puntos de vista, ya sea, tomando en consideración lo económico, pasando por lo emocional, religioso, social y familiar. Haremos una reflexión a cada uno de estos aspectos.

            Desde el aspecto económico, nos hemos enterado que muchas personas han perdido el empleo y el sustento diario y muchos padres de familia han tenido que allegarse a otros medios para lograr su subsistencia y la del entorno familiar. Hasta hace algunos días se comenzó la reactivación de actividades en algunos espacios, favoreciendo esto al incremento en el patrimonio, pudiendo hacer frente a los gastos diarios y a los que generan las festividades de este mes. Muchos negocios, fábricas, tiendas y oficinas se han cerrado y esto de manera directa e indirecta ha impactado en los bolsillos de los yucatecos y yucatecas. Esto se verá reflejado en la adquisición de bienes suntuarios así como para la compra de alimentos y más que se relacionan con las fiestas de la Noche Buena y Navidad.

            En lo que se refiere al aspecto emocional, el impacto de esta epidemia ha tenido entre nosotros se reflejará en la ausencia de algunos satisfactores así como la de familiares que se han contagiado con esta enfermedad y han tenido un desenlace fatal. En muchas familias, no habrá ganas ni entusiasmo de festejos por la ausencia de alguno de sus miembros. Sin lugar a dudas esta ha sido una epidemia que ha impactado todos los aspectos de la vida, laboral, social y familiar. Sin importar edad, sexo, estado civil o situación económica, la epidemia cobró muchas vidas. Terrible!!!

            Desde el punto de vista religioso, hemos aprendido muchas cosas, la vida la vemos desde otra perspectiva, ya sentimos más las cosas y estamos más cerca de nuestras creencias como no lo habíamos estado antes. Muchas cosas cambiaron y vivimos una realidad diferente, desde nuestra Semana Santa distinta, hasta ahora con la llegada de la Noche Buena y la Navidad, es muy posible que pasemos estas fiestas en casa, con nuestra familia, pero que hay de aquellas que han perdido a alguno de los miembros de su entorno, que hay de los sueños e ilusiones de los niños de ir a ver a Santa Claus para llevarles sus cartitas pidiéndoles sus regalos. Nuestra cena de Noche Buena será muy distinta a la de los años anteriores. Todo será una nueva experiencia, pero lo que no debe de estar ausente es la fe y la creencia que hay un Ser Supremo que nos cuida y nos protege. Hay que estar unidos familiarmente, poner al Niño Dios en su pesebre a las 12 de la noche y pedir que regrese pronto la normalidad, aunque ésta será diferente a la que antes conocíamos. Las misas de Noche Buena o de Gallo regresan con algunos cambios, siempre habrá gel en la entrada a las Iglesias, aunque el uso de los cubrebocas y la sana distancia se han vuelto un poco laxo su uso y práctica.

            En el ámbito social, la sociedad ya está en mejores condiciones y ya se puede acudir a las diversas reuniones que para efectos navideños se han estado celebrando, desde las posadas hasta llegar a esta fecha, la cena de Navidad. Ya es posible las visitas sociales y las reuniones sin límite de asistencia. Lo importante es que la responsabilidad esté en nosotros y acudamos a estas reuniones sanos, sin la menor duda de algún síntoma de enfermedad, ya que hay que tener la responsabilidad de pensar en los demás. Los abrazos que antes estaban prohibidos, éstos ya se pueden realizar, siempre pensando en la salud de las personas que acuden a las reuniones. No hay que dejar a un lado la responsabilidad.

            En el ámbito familiar, la Noche Buena y la Navidad será en esta ocasión participativa y con mayor asistencia. Aquello que ocurrió hace algunos años que solo podían estar en la mesa de 4 a 6 personas, esto ha quedado en el olvido. Ya es historia. Hoy las condiciones que según las autoridades están mejor (aunque en realidad son las mismas que las del año 2020, añadiendo la influenza y otra infección respiratorias (IRS) ). El pavo, el bacalao, el jamón, los postres, y demás viandas volverán a hacer su aparición este año. Y para el 25, el recalentado y la piñata regresarán con los mismos ímpetus que antaño.

            Desde esta tribuna, deseo a mis caros y caras lectoras y al público en general una FELIZ NAVIDAD!!!!

            Carpe diem!!

Deja un comentario

Botón volver arriba
error: Este contenido está protegido. Gracias.