CulturaEspeciales

Las conversaciones en yucateco

Las conversaciones en yucateco

Sólo es necesario escucharlas para reconocer cuando dos yucatecos de clase media o baja (¡Y hasta de los potentados con todo y sus cuantiosas cuentas bancarias!) se traban en una conversación, sea bien callejera, hogareña, en el trabajo o donde Ud. Quiera.

Sí, porque el habla yucateca no ha variado tanto que desconozcamos cuando empleamos la terminología regional, seguramente ya usual en tiempos, no de la Conquista, pero sí coloniales y más adelante.

Para ello, hemos querido ejemplificar con una charla informal entre dos paisanos de cualquier status:

La plática

Se encuentran en un parque de la ciudad dos viejos amigos:

– Que pasa, Homobono… ¿Dónde has estao?
– Pues chambeando como manda Dios. Tú saes que soy billetero…
– ¿Billetero? ¿De billetes de cambio o billetes de lotería?
– Pues de lotería, Toribio. ¿A propósito? ¿No me chan compras uno? A lo mejor te sacas el gordo…
– No, no le hago a eso. Yo no me saco ni al flaco…
– Tienes que arriesgarte, Toribio. A lo mejor le pegas.
– ¡Ni hablar! Te compraré un cachito, pero sólo pa’ ayudarte en tu chamba.
– ¿Cuál quieres box? -Y le muestra un tzapal de billetes del próximo sorteo de la Lotería Nacional.
– Déjame ver, Homobono… (manosea los billetes). Ando buscando uno especial.
– Mira, aquistá el 424 que no ha caído hace ratón. ¿No lo quieres? Son treinta pesitos.

Y contentos y sonrientes se despidieron los dos cuates.

Deja un comentario

Botón volver arriba
error: Este contenido está protegido. Gracias.