Bienestar Espiritual

Colores, del día a día (6)

El azul es la voluntad de la energía divina.

Osuna.

La Voluntad es la actitud relativa al color azul.

Colores, del día a día

                   En el ser humano tener voluntad equivale a tener decisión, es la base de todo el proceso energético en relación a las opciones que habremos de tomar. En algunas religiones el modelo a seguir es la deidad, en otros ámbitos lo que prevalece es lo que las personas han tomado como una fuerza vital, varía según la filosofía de vida. A veces se crean distorsiones naturalmente, para evitarlas es conveniente que vaya de la mano  la voluntad con la intención, esta  dupla dará el mejor asiento a la fuerza que nos conduce.

Los colores que complementan y dan más vigor al azul son los tonos de naranja.

                                       Cuando somos capaces de comprender que la vibración de cualquier color se da dentro de una longitud de onda en un espectro de luz, entendemos mucho mejor el concepto de divinidad asociado a lo que está iluminado. Estos asuntos ligados a la vibración lumínica, pueden estar cercanos a temas sutiles y muy humanos, producen un efecto específico en las personas llegando a afectar hasta las actitudes. Los colores pueden ser parte de la espiritualidad. La sensibilidad es un don y tiene todo que ver con ser capaces de percibir de diferentes maneras o una en especial. No siempre nos gusta cambiar la forma de percibir, mas  esto puede llegar a ser necesario hasta en los asuntos de supervivencia.

Al asociar el color azul a la voluntad como un todo, nos queda claro que es la fuerza  que conduce al buen sentido. Fuerza protectora.

Los diferentes tonos de azul nos apoyan en las elecciones que hacemos para que éstas no se dispersen en el camino,  implementen para nuestra tranquilidad y así tener más seguridad en el aplomo dentro de lo que hacemos.

Aunque algunas culturas asocian al color azul con la tristeza, dista mucho de ser un color triste. Si nos ponemos más perceptivos nos damos cuenta qué tanto por sus características puede ayudarnos a una tranquilidad especial.

El azul ocupa el quinto lugar dentro del espectro luminoso.

Su fuerza bien llevada, procura dar más sentido al pensamiento, lo estabiliza y es por ello que permite optar con más certidumbre.

El azul se asocia asimismo a Principio,  eso que comienza y que lleva un orden. Si la acción que comienza el ser humano lleva buena actitud, es seguro que conducirá a buen puerto. Se piensa que lo ordenado es el estado natural de todas las cosas, somos nosotros los pensantes quienes desordenamosy por lo tanto también  podemos reordenar, a voluntad. Algunas veces no se regresa al orden original, sino con una nueva estructura. El sentido de cambio lo veremos con el color correspondiente: El violeta. 

El azul es el color que permite que en armonía se retroalimente nuestro exterior con lo que tenemos en el interior y el interior tenga las mejores versiones obtenidas del exterior, es decir el flujo interno/externo que se equilibra mediante el color azul. Imaginemos un círculo dinámico en movimiento que recrea lo interno y lo externo, en armonía.

 El orden es el modo como acomodamos, es una conjunción de lo personal y lo general, el equilibrio de estos dos aspectos se hace más armónico.

Existe una ley universal de correspondencia que dice: Lo que es arriba es abajo y lo que es abajo es arriba. Es como una comprensión dinámica del equilibrio.

La humanidad entera y cada uno de nosotros deseamos que en nuestra vida todo este en su sitio. A  la vez se nos dice que todo es movimiento. ¿Entonces, como estar quietos en movimiento? Este es el aspecto más dinámico del ser.  La acción de lograr el orden personal dentro del movimiento, es algo a lo que se entrena a la mente, se trabaja en el día a día. No es gratis ni se maneja solo, tiene que ver con prever,  es tener conciencia de que todo lo que se trabaja con ahínco puede ser determinante. Es uno mismo quien apuesta para que lo que sentimos en desorden se ordene, sin olvidar que se puede tomar un sentido nuevo.

Para ordenarnos una primera actitud es el entusiasmo. Sin este valor tan fundamental del carácter, podremos estar faltos de la fuerza anímica necesaria. Otro  aspecto a  tener en cuenta es nunca permitir el agobio, en esos momentos en los que sentimos que todo se nos junta en la acción, que todo se nos enreda en la mente y que nos convertimos en algo así como un entresijo de cuerdas atoradas, habremos de poner el color azul en la mente.

Hay gran variedad de textos hoy día para mejorar como seres humanos, muchos son ya demasiado evidentes y simples,  en la actualidad, en este tiempo de vida tan comunicada ya la inteligencia emocional está siendo mejor entendida para el bienestar interior del ser, las dudas se disipan con más rapidez. Siempre es bueno elegir buenas lecturas para ampliar la conciencia.

Del cobalto se derivan pigmentos azules, estos se obtienen hoy día para le creación de pinturas tanto oleosas como de otras tipos.

Existe un ferrocianuro de color azul subido del que deriva el tono conocido como azul de Prusia.

De las piedras de lapislázuli pulverizadas también se obtiene un pigmento azul, muy utilizado en el antiguo Egipto.

Existe una tribu de la República Mexicana en el estado de Sonora, que en año nuevo se ponen líneas en la cara, entre otros colores utilizan el azul, simbolizando la presencia del mar. Están seguros que del mar nació la vida.

El azul de las aguas marinas se forma de las longitudes de onda del color rojo y del color naranja que provienen del sol. Cuando se mezclan, dan pie a todos esos tonos de azul y verde del mar. El color conocido como aguamarina, es una combinación de ambos.

El color azul está asociado al día domingo, considerado el primer día de la semana.

Sus cualidades positivas van unidas a: Sentir este tono como una fuerza de protección, que nos permite optar mejor, tener más fuerte la voluntad y estar unidos a la divinidad, si estamos activos en alguna practica espiritual.

Dentro de nuestro poder mental se ejercita el entusiasmo y la voluntad, esto es cuando a la mente se le da el mensaje real de lo que se desea, sin dejar de tener en cuenta que en el mundo real los deseos son a veces de doble filo, por lo que habremos de pulir mucho más el sentido de elegir y tener claro lo que nada tiene que ver con nosotros para no perder el rumbo creativo.

Fomentar la fuerza de voluntad en los niños es necesario y se logra haciéndoles un gozo especial al tomar decisiones. Nunca decidir por ellos.

Cuando se trata de estar cerca de nuestros congéneres aprenderemos a respetar los espacios personales, los trabajos individuales, habremos de interactuar  con estricto cuidado de no interferir en los espacios del otro. Muchos seres humanos hoy día han optado por la soltería, lo que produce incertidumbre en quienes necesitan de una pareja. Se asocia este asunto en parte con egoísmo y soledad y nada que ver, es una manera de optar en la vida y nada más. Son seres que tienen la fuerza y la valentía de tenerse a sí mismos. Su color azul es fuerte y decidido, lleno de voluntad clara.

El siguiente color del que haremos mención es el amarillo.

El amarillo se asocia a La Sabiduría.

                                        A veces pienso que si Dios se apareciera en el mundo con su gran voz, podría preguntar al homo sapiens -¿De qué te ha servido tener todos los bienes encomendados si no has logrado que de ellos se obtenga todo lo necesario para abatir los males? es más (se preguntaría la misma deidad) ¿para que se  ha dado a los homo sapiens la posición en el globo terráqueo si en mucho se han hecho destrucciones irreversibles?  Ha estado ausente la sabiduría.   

Una vez que podemos tener a salvo el gran valor de ser buenos con nuestro sentido de la voluntad y estamos logrando un  orden, el siguiente tono de lo sabio  nos ayuda a poder poner en la mente más que conocimientos y apostar por una buena dosis de sabiduría: con el amarillo. La sabiduría se asocia a grandes pensadores, en parte es así, aunque no es del todo cierto, la sabia vida se obtiene de la observación del día a día. Los puntos que para nosotros resulten sabios habremos de procurarlos y tenerlos claros, es un deber mucho más que un gusto o una preferencia.

Bertrand Russell el filósofo gales nieto del primer ministro de Inglaterra John Russell, además de ser un gran matemático se dio tiempo para hablar de los valores humanos de su tiempo, y nos dice: -Uno de los valores más preponderantes para el hombre sabio es saber abatir sus estados de fatiga-. Nos fatigamos a veces por las cosas más absurdas inmersos en la vorágine de la vida moderna y no nos damos tiempo para saber que nos compete más, por nuestra realidad y personalidad. El industrialismo no ha sido muy favorecedor para mantener al ser humano en contacto cercano con su medio y se ha propiciado sin apenas darnos cuenta lo que este autor considera y menciona como la fatiga nerviosa, esa que nada apuesta para el hombre sabio. Mucho se está desarrollando hoy día  la disciplina mental, el hombre que maneja su sabiduría más flexiblemente solo piensa en sus problemas cuando estos tienen claro el sentido y sabe los tiempos y momentos para transformarlos. Russell nos habla del concepto de higiene de los nervios, que tiene que ver con saber solucionar sin agobios. Y continua: – La preocupación es una modalidad del miedo- hay que tener cuidado con esto, porque nos puede llevar a estados mentales nada creativos. Por ejemplo, no siempre hay que dar explicaciones. En lo personal, no rindo igual en la vida si me trasnocho. Las personas que son nocturnas no lo pueden comprender, y no hay que explicarlo porque es un asunto personal. Ser diurnos o nocturnos es algo que uno mismo descubre.  Es el modo de ser un aspecto de nuestra sabiduría que no incumbe a nadie más que a nosotros mismos. Observar los destellos amarillos del sol por la mañana infunde poder a nuestro sistema de aprendizaje personal. Lo amarillo es luz, y esa luz es sabia.

¿A qué hora salía de la cueva el cazador/recolector? A la hora que le indicaba su intuición. Ya la intuición hoy día, a pesar de no tener  nada que ver con las acciones concretas, es apoyo en las áreas sutiles de las decisiones. El amarillo se complementa con el azul/violáceo. Corresponde al día lunes. (Continuará)

Deja un comentario

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba
error: Este contenido está protegido. Gracias.