CulturaEspeciales

¿Y aquella vieja X’tabay que no comía niños, sino que cargaba con los borrachitos?

¿Y aquella vieja X'tabay que no comía niños, sino que cargaba con los borrachitos
Foto: Facebook/Mérida en la Historia.

Claro que no nos referimos al temible espanto de la época de los mayas y aun en la Colonia (a lo que hemos aludido en pasadas entregas…) sino a una camioneta atabacada (en realidad más parecía un autobús pequeño, pintada de atabacado). Era una pequeña cárcel con sus rejas y toda la cosa, que giraba por toda la ciudad de aquella Mérida timorata muy diferente a la que estamos viviendo.

Dentro del temido vehículo iba el chofer y dos o tres policías con sus respectivos toletes y no sé si llevaban pistolas también. Por lo general, sólo podía vérsele por las noches a la caza de borrachines dormidos en las aceras. Mas no sólo beodos, sino la caza mayor eran los ladrones y otro tipo de maleantes y no faltaba uno que otro asesino. En cuanto los visualizaban, detenían esta cárcel portátil y bajando de ella los policías (cuicos les llamaban los criminales, y el pueblo también, o la chota o nombres por el estilo). Decíamos que bajaban los cuicos y cargaban con las víctimas, a veces un borrachales, a veces un tipo de cuidado y la zampaban en el camioncito tabaco. Había ocasiones en las que estos últimos se ponían bravos y sacaban una navaja o cuando menos se defendían a puñetazo limpio, pero los policías no traían lo que traían de balde y sacándolo, a toletazo limpio (como los puñetazos de los criminales) los jaloneaban y los introducían en la X’tabay a empujones.

Esta X’tabay mecánica, muy diferente de la original de los antiguos mayas que sólo se conformaba con comerse a los tiernos o a enamorar a los donceles para estrangularlos más tarde después -dicen- de hacer el amor con ellos, carecía de sirena y rodaban en silencio buscando sorprender in fraganti a los ladrones. Hoy, pasados tantos años de su desaparición, han tomado su lugar las patrullas, que se anuncian con sirenas para espantar a cualquiera.

Deja un comentario

Botón volver arriba
error: Este contenido está protegido. Gracias.