Mundo

El “Matador”, poderoso narco que se unió a capos rusos e italianos

El “Matador”, poderoso narco que se unió a capos rusos e italianos

Carlos García Morales se movía por todos los hoteles de lujo de Madrid, España, al ofrecer cocaína pura que importaba desde Colombia para ofrecerla principalmente a otros distribuidores especialmente rusos e italianos. Por tal motivo, el “Matador” como el capo gallego era identificado en las esferas del narcotráfico europeo, tuvo que ser capturado a base de engaños, ya que su poder crecía a medida de sus alianzas.

El “Matador” tuvo que ser monitoreado bajo un operación especial de la policía llamado “Espeto”, el cual incorporó a uniformados de países como Colombia y Estados Unidos, además de España. La red de narcotráfico donde operaba el criminal gallego, era liderada por el narco colombiano identificado como Sergio Esteban Ardila, alias “El Joven”.

Apenas en febrero de este año, la agencia estadounidense HSI (la Oficina de Investigaciones de Seguridad Nacional, por sus siglas en inglés) detectó en Colombia la presencia del venezolano Luis Vieira Méndez, de 56 años, identificado inicialmente «como el jefe de una organización de narcotráfico radicada en Bogotá» -pero que después fue descartado al ser señalado como la mano derecha de “El Joven”, el verdadero jefe criminal- hecho que dio inicio a la operación para capturar al “Matador”.

Entre el 21 y 22 de mayo pasados, la policía descubrió que tanto Esteban Ardila, Luis Vieria y Carlos García Morales se encontraban en Madrid pasando las noches entre lujosos hoteles de cinco estrellas. Los tres cabecillas criminales preparaban una fuerte entrega de cocaína proveniente de Colombia a España. Esperaban trasladar mil 340 kilos de cocaína pura colombiana.

El engaño que atrapó al “Matador”

El 27 de septiembre, fue el día pactado para transportar la droga, los encargados de recibir el embarque serían unos gallegos que se habían reunido con Vieira. El “Matador” sería el líder para recibir la tonelada de cocaína. La droga saldría de la isla de Barbados con destino a la costa gallega, pero fue cambiado el rumbo de la embarcación, ¿el motivo?, había personas infiltradas en el equipo  de narcos.

Así fue como policías infiltrados -principalmente de Estados Unidos- estaban dentro de la extensa red criminal por lo que durante ese envío desviaron a propósito el rumbo sin que levantaran sospechas. Entonces colocaron la tonelada de droga en un contenedor para llevarlo por avión desde el Aeropuerto Internacional de San Juan de Puerto Rico al Aeropuerto Adolfo Suárez en Madrid.

La cocaína fue incluso llevada a la sede de la Brigada Central de Estupefacientes y luego la llevaron hasta Asturias, donde estaba el “Matador”. La droga llegó a una nave en el polígono industrial de Naón, en Siero, localidad asturiana en la que el narcotraficante vivía.

La idea de los infiltrados era entregar personalmente la mercancía al “Matador” Morales sin que éste se diera cuenta que toda la operación había sido monitoreada por las policías de España, Colombia y Estados Unidos, su objetivo era llegar hasta ese lugar donde ellos consideraban que era seguro y no corrían peligro si eran descubiertos.

Justo cuando el “Matador” metía los paquetes con cocaína en una autocaravana mientras su pareja estaba presente cuando hacía la tarea, los policías lo arrestaron infraganti. Carlos García Morales, alias el “Matador” fue finalmente capturado y actualmente se encuentra encerrado en la cárcel de Asturias, en espera de conocer si va o no a juicio donde se definirá su situación judicial al ser señalado de cometer el delito de narcotráfico y lavado de dinero.

Con información de El Heraldo

Deja un comentario

Botón volver arriba
error: Este contenido está protegido. Gracias.