Municipios

Nacimiento del Niño Dios, arraigada tradición en Valladolid

En Yucatán y Valladolid, existe una cultura muy arraigada de tradiciones y costumbres, en donde la religiosidad hace presencia con la representación de los momentos que marcan los acontecimientos más importantes de su historia bíblica.

Realizar los nacimientos o pesebres en la mayoría de los hogares, combinado con el arbolito de Navidad, el 24 de Diciembre al colocar al niño Dios en el pesebre, se le arrulla con cánticos y rezos pues es el día de su nacimiento y es el día de la Virgen de la Candelaria, el 2 de febrero, cuando se vuelven a reunir la familia y los amigos, se reparten tamales y chocolate, para levantar al niño Jesús y se guardan todos los elementos para el próximo año.

Familias como la de Isela Gil Alamilla cuentan que el arbolito y el nacimiento lo ponen desde hace más de 20 años, como símbolo del nacimiento del Niño Dios, quien une esa noche a la familia, para agradecer por sus bendiciones recibidas durante un año y que también arman el arbolito por tradición para los niños que esperan con ilusión la llegada de Santa Claus. En este acto lleno de respeto, participa la mayoría de la familia, en especial los niños.

La maestra Silvia Rojas Sánchez y su familia comentan que en la casa acostumbran decorar cada año un árbol diferente. Por lo general, escogen uno natural y los adornos del árbol son diferentes cada año y siempre lo acompañan con un nacimiento grande que conservan desde hace 20 años.

Platica que cuando ponen el árbol, están toda la familia. Son los nietos quienes deciden la colocación y sus hijos se encargan de darle la luz y el acabado final. Dice que durante la pandemia pusieron un árbol con libros. En el nacimiento pusieron un libro para cada personaje, siendo un árbol hermoso que visitaron amigos y vecinos.

Concluye manifestando que la Navidad es nuestra oportunidad para estrechar los lazos familiares, cenar juntos y que nos abracemos con calidez.

La Lic. Heidy Che Dzib y su esposo dicen que cada año ponen su pesebre como una tradición familiar, desde hace muchos años inculcado por sus señores padres y que desde el año pasado optaron por poner un árbol natural como es uno de limonaria que les tardó bastante y este año también fomentando el amor por la naturaleza sin cortarlo y dañarlo, pues lo arman con su maceta; siendo sus tres hijas quienes le ayudan a decorarlo y aprender mucho más sobre esta tradición y el amor a estos momentos.

Los nacimientos tienen el objetivo de ejemplificar el nacimiento de Jesús. Aunque se desconoce la fecha exacta, se cree que fue en 1223 cuando San Francisco de Asís reprodujo el nacimiento del niño Jesús. En algunos países, como México, entre otros de Latinoamérica, el nacimiento se coloca el 8 de diciembre, pero solo con las figuras de María y José, los pastores, la estrella de belén, ovejas, una mula y un buey.

Entre las familias, pero sobre todo en las iglesias, se preserva la tradición de “acostar al niño” el día de su nacimiento, así que ya para el 24 de diciembre se pone la figura del Niño Dios, luego de arrullarlo y que todos los presentes lo besen, la imagen se coloca entre María y José.

La familia de Rosa Isela Hernández Gómez, su esposo Fredy y su hija Fernanda, comentan que cada año arman el Nacimiento con mucha fe y devoción al niño Dios en su nacimiento y siguen cada uno de los momentos del armado del pesebre, el arrullo del niño y el levantamiento del mismo, y lo realizan con respeto ya que como buenos feligreses y católicos creen en estas tradiciones símbolo del amor a quien nos ha dado tanto en la vida.

Deja un comentario

Botón volver arriba
error: Este contenido está protegido. Gracias.