Bienestar Espiritual

Microhomilía

La palabra hoy nos muestra que nuestra historia de salvación, es una salvación en la historia, es decir, acontece en la realidad de nuestras vidas y no escapa de pasar por el conflicto, la duda y la crisis, como la tuvo el mismísimo San José.

La actuación de Dios se entreteje en el cotidiano de nuestras vidas, la historia de cada una y cada uno, van siendo parte de esta gran historia de salvación, vamos acogiendo como lo hizo María y José la invitación a recibir el Milagro, la Novedad, la Misión; recibimos la llamada a comprometernos con Dios en su proyecto de salvación.

En este último domingo de adviento es bueno reconocer y recordar la historia de este año, ¿Cuáles han sido los momentos más importantes, las crisis, las dudas, las novedades, las sorpresas y los deseos? ¿Cómo se ha hecho presente Dios en tu vida? ¿Estás dispuesto a recibir y acoger a Cristo de nuevo? ¿Tienes corazón de adviento? Removamos las piedras y los cardos del corazón, despejémonos de dudas, miedos y lamentos para que seamos buen pesebre que recibe a Cristo y vive nuevo.

Rv. P. Hernán Quezada sJ

Deja un comentario

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba
error: Este contenido está protegido. Gracias.