Bienestar Espiritual

Microhomilía

Microhomilía

El Adviento revitaliza la memoria de que Dios es con nosotros, sacude de polvo y telarañas la esperanza.

La esperanza que ánima en nuestro corazón hoy la Palabra, llama a la conversión: «Preparen el camino del Señor, enderecen sus senderos». Es llamado a vivir en armonía unos con otros, a tener un «solo corazón»; llamado a la acogida y a la fidelidad, a mantener la promesa y al servicio, a ser un brote nuevo, vástago floreciente, hombres y mujeres que se parecen a Jesús: No juzgan por apariencias, no sentencian de oídas, defienden al desamparado, ayudan al pobre, se visten de justicia y fidelidad, son constructores y amantes de la paz, son esperanza.

Pidamos a Dios que su Espíritu nos renueve en este tiempo, que su luz nos permita ver los «senderos chuecos» que hay que enderezar, para exclamar con entusiasmo, esperanza y compromiso: ¡Ven Señor, rey de justicia y de paz!.

Rv. P. Hernán Quezada sJ

Deja un comentario

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba
error: Este contenido está protegido. Gracias.