México

SFP de Chihuahua absuelve a Duarte en desfalco de 6 mdp

La resolución de la SFP estatal fue en el Procedimiento Administrativo P.A.D. 002/2019, en la cual no encontró responsabilidad de Duarte y sus excolaboradores Mireya García Medina y José Lázaro Joaquín López Ramírez, este último fallecido por COVID-19 en agosto de 2020.

Ciudad de México, 3 de diciembre (SinEmbargo).– El exgobernador César Duarte Jáquez, vinculado a proceso por asociación delictuosa y desvío de recursos públicos, fue absuelto por la Secretaría de la Función Pública de Chihuahua en un expediente abierto en su contra por presunto peculado de 6 millones de pesos.

En su justificación, la Secretaria de la Función Pública del estado de Chihuahua, María de los Ángeles Álvarez Hurtado, detalló que los procedimientos administrativos que quedaron sin efecto el pasado 14 de noviembre no fueron del conocimiento del estado porque se encontraban prescritos y la dependencia a su cargo no logró entrar al fondo del caso al haberse terminado su tiempo para la investigación.

La funcionaria agregó en declaraciones a medios locales que el expediente sancionatorio no se pudo resolver debido a que las conductas atribuidas al exmandatario y dos de sus excolaboradores prescribieron por la impericia con que se hizo la investigación en la administración del exgobernador Javier Corral.

Detalló que los procesos administrativos que inició la administración de Javier Corral Jurado iniciaron en 2019, pero tras el lapso de tres años los mismos quedaron prescritos, es decir que prácticamente quedan sin efecto alguna investigación, porque por años no lograron avanzar y se mantuvieron en “resguardo”.

Por lo tanto, insistió en que la actual administración estatal, encabezada por la Gobernadora María Eugenia Campos Galván y ella como titular de la Función Pública en el Estado, no cuentan con responsabilidad sobre la prescripción que tuvieron esos expedientes, ya que aseguró que durante la administración de Javier Corral estos quedaron estancados, por motivos desconocidos hasta que finalmente “caducaron”.

La funcionaria informó que se dio vista al Órgano Interno de Control sobre este actuar irregular para que realice las investigaciones correspondientes y finque las responsabilidades administrativas a los servidores públicos que tuvieron a su cargo la tramitación de los expedientes.

La resolución de la SFP estatal fue en el Procedimiento Administrativo P.A.D. 002/2019, en la cual no encontró responsabilidad de Duarte y sus excolaboradores Mireya García Medina y José Lázaro Joaquín López Ramírez, este último fallecido por COVID-19 en agosto de 2020.

Este sábado el diario español El País publica una entrevista con el abogado Iker Ibarreche, quien se ha sumado a la defensa legal de Francisco González Arredondo, el Fiscal que encabezó las investigaciones por corrupción contra el exgobernador priista y que recientemente fue apresado por la Fiscalía de Campos.

El abogado explicó al diario que el expediente que la actual Fiscalía de Chihuahua fincó en contra de Francisco González tiene diversas irregularidades y detrás de esto abría un intento desde el gobierno estatal para abrir camino a la liberación de César Duarte.

Como la acusación en contra de César Duarte, que encabezó el exfiscal González Arredondo, se basa en el testimonio de varios cómplices del exgobernador que habían testificado en contra a cambio de beneficios en sus propios juicios por delitos de corrupción. Ahora, esos mismos testigos acusan al exfiscal de “tortura psicológica” para obligarlos a culpar a su jefe, el exgobernador.

“Los denunciantes señalan –como ejemplos de la tortura– que los investigadores no les permitían ir al baño, que no les daban agua, que les gritaban, que los amenazaban con meterlos a la cárcel si no cooperaban o que las entrevistas duraban hasta ocho horas seguidas. Algunos denunciantes han incurrido en contradicciones de fechas en sus testimonios”, afirmó Ibarreche en entrevista con el periodista Zedryk Raziel para el El País.

SEÑALAMIENTOS CONTRA MARU PARA LIBERAR A DUARTE

El pasado 23 de noviembre, el exgobernador Javier Corral Jurado acusó a la actual mandataria de ChihuahuaMaría Eugenia Campos, de ordenar el arresto de un exfuncionario que tenía a su cargo una investigación de corrupción que la involucraba. Se trata de una vendetta entre panistas, pero también uno de los casos de sobornos más ruidosos de los últimos años.

“Fue detenido por la Fiscalía de Chihuahua el excoordinador de la Operación Justicia para Chihuahua, Francisco González Arredondo, acusado del delito de tortura psicológica, cometido supuestamente en contra de varios de los cómplices de César Duarte”, dijo Corral Jurado en un mensaje en sus redes sociales.

Corral asegura que Campos –ambos del Partido Acción Nacional, PAN– fue beneficiaria de sobornos cuando fue legisladora y en tiempos en los que César Duarte Jáquez, hoy detenido en Chihuahua, era el Gobernador. Este año, un Juez vinculó a proceso a Duarte y le dictó prisión preventiva de seis meses por los delitos de peculado agravado y asociación delictuosa. Duarte se fugó de México y fue capturado en Estados Unidos. Uno de los que lo inculparon fue su propio exsecretario de Hacienda y socio, Jaime Ramón Herrera Corral.

Campos afirma que el exgobernador intentó inculparla de corrupción para imponer como candidato del PAN al Gobierno chihuahuense a Gustavo Madero, cercano a él. Corral dice que Campos utiliza su posición para defender a Duarte Jáquez, del Partido Revolucionario Institucional (PRI).

“Es una burda maniobra para tratar de desacreditar y desarmar las investigaciones que lograron documentar la corrupción del exgobernador y allanarle el camino de la impunidad. Y es también una venganza política impulsada por la propia Gobernadora”, acusó Javier Corral.

El exmandatario estatal destacó que desde que María Eugenia Campos llegó al Gobierno varios de los cómplices de César Duarte han logrado salir de prisión, mientras que otros testigos con identidad reservada que tienen calidad de imputados se han venido desdiciendo de las declaraciones que brindaron ante diversos jueces y en distintos procesos. En ese sentido, Javier Corral aseguró que con el fin de justificar su retractación, ahora se dicen “torturados”.

“Es una perversidad política y una brutal ruptura del Estado de Derecho que con base en ello se le detenga. Qué caro le está saliendo a Chihuahua el empeño de María Eugenia Campos por tratar de lavarse la cara”, agregó.

Asimismo, el exgobernador de Chihuahua defendió a González Arredondo, a quien describió como un profesional del derecho con pleno reconocimiento entre organizaciones sociales, quienes lo propusieron para fungir como primer Fiscal Especializado en Materia de Derechos Humanos. “Nos consta su honorabilidad y rectitud”, expresó.

Por ello, lamentó enérgicamente este hecho, el cual lo calificó como una injusticia y convocó a “todos los están comprometidos en la lucha frontal y sin excepciones contra la corrupción, a denunciar este acto de vileza política y no permitir que mediante este tipo de maniobras, queden impunes”.

“Pido a todos informarse de este caso y denunciar la maniobra”, concluyó.

CASO DUARTE

El pasado 2 de junio, Estados Unidos extraditó a México a César Duarte, quien es acusado de diversos cargos de corrupción y de haber malversado millones de dólares de fondos públicos.

Duarte gobernó Chihuahua, estado vecino de Texas, de 2010 a 2016, por el PRI. Al acabar su mandato, se trasladó a vivir a Estados Unidos y fue detenido en Miami en 2020 gracias a una orden de captura con fines de extradición emitida un año antes. Se le acusa de los delitos de peculado y asociación delictuosa, ambos con penalidad agravada.

Según la acusación, Duarte, en colaboración con otros funcionarios y con personas ajenas a la función pública, “logró efectuar acciones que resultaron en el desvió de recursos públicos por la cantidad de más de 96 millones de pesos mexicanos extraídos entre los años 2011 y 2014”. Se estima que hay más de 40 exfuncionarios involucrados.

La Fiscalía estadounidense que estudió el caso en Miami, donde Duarte permaneció detenido casi dos años, focalizó su atención en una serie de testigos reservados que trabajaban en el Gobierno de Chihuahua y han asegurado que Duarte les ordenaba desviar fondos públicos para fines personales, como pagar impuestos y tarjetas de crédito.

Su exsucesor al frente del Gobierno estatal, Javier Corral, del Partido de Acción Nacional, aseguró que Duarte dejó tras de sí una “amplia red de corrupción” y una deuda estatal de más de dos mil millones de dólares.

En paralelo a esos delitos, que son del ámbito estatal, existen investigaciones que apuntan a que desvió dinero público para la campaña electoral de 2016 del PRI, el partido del expresidente Enrique Peña Nieto, un delito que debe perseguirse en el fuero federal.

Con información de SinEmbargo

Deja un comentario

Botón volver arriba
error: Este contenido está protegido. Gracias.