Cultura

Brillante presentación del ballet Don Quijote por el Ballet de Cámara Pro Arte

Escena de Don Quijote.
Escena de Don Quijote.

Pocas veces tenemos la oportunidad en nuestra ciudad de disfrutar de una puesta de ballet de profunda calidad, caso de excepción fue la presentación en septiembre de 2016, cuando el Ballet Nacional de Cuba, dirigido por Alicia Alonso, se presentó en el Teatro Peón Contreras, como acto inaugural del Otoño Cultural. Ahí sí, disfrutamos de un ballet de primera calidad a nivel mundial. Aquí en nuestra ciudad, tenemos la fortuna de contar con una bailarina profesional que fue discípula en Cuba, de Alicia y Fernando Alonso y también de Las Cuatro Joyas; ella es Aniuska Torres, directora del Ballet de Cámara Pro Arte, y quien es una gente inquieta y creativa. En años pasados, el Ballet de Cámara Pro Arte ha llevado a escena con gran calidad, dos obras de la más gustadas del ballet universal. Primero, una de las obras más antiguas que se conserva, La Fille Mal Garde; y posteriormente, Coppelia de Leo Delibes. Ahora, este excelente grupo de danza clásica, nos lleva a escena, para los amantes del arte de Terpsícore, una de las piezas más gustadas del ballet tradicional: Don Quijote.

La gustada pieza de ballet Don Quijote, está fundada en el capítulo XIX de la Segunda Parte de El Ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha, conocido como La Boda de Camacho, capítulo en el cual, las aventuras de Don Quijote y Sancho giran alrededor del romance entre la bella joven Kitri, hija del tabernero del pueblo; y el barbero Basilio. La acción de la obra ocurre en un pueblo de Castilla la Mancha. La música de la pieza de ballet es de la autoría de Ludwig Minkus, y la coreografía original es de Marius Petipa, la cual fue reformada en 1900 por el coreógrafo ruso Aleksander Gorski, que es la que prevalece hasta nuestros días. Ahora, el Ballet de Cámara Pro Arte ha presentado esta gustada pieza de ballet en el Teatro Armando Manzanero, con excelentes bailarines solistas en los papeles principales, un excelente cuerpo de bailarinas y bailarines, y una maravillosa escenografía de Manuel Encalada. El vestuario es de la autoría de la propia Aniuska Torres y Maricela Lugo. Fue una puesta en escena, de esas que, pocas veces podemos disfrutar.

La obra está dividida en un prólogo y tres actos. El prólogo nos remite al momento en que Don Alonso Quijano decide salir al mundo a buscar aventuras como Don Quijote de la Mancha, y nombra a Sancho Panza su escudero. El primer acto nos presenta el romance entre Kitri y Basilio, al cual se opone el padre de la joven, que quiere casarla con Gamache, rico heredero, al cual la joven rechaza por estar enamorada de Basilio. Llega al pueblo una cuadrilla de toreros encabezada por Espada, y se arma una gran fiesta; en ese momento llegan Don Quijote y Sancho. Don Quijote cree al tabernero el señor de la villa y lo trata con cortesía y deferencia y éste lo invita a su taberna. Kitri y Basilio deciden huir para lograr su amor y Don Quijote los encubre.

El segundo acto, en la obscuridad de la noche, en el bosque, un grupo de gitanos se encuentra con Kitri y Basilio y los acoge en su campamento. En esos momentos, Don Quijote se enfrenta a los molinos de viento y resulta muy lastimado. Por los efectos del golpe, Don Quijote ve a Dulcinea, seguida de Cupido y las diádras, seres fantásticos que viven en el bosque. El tercer acto, nos presenta la fiesta por las bodas de Kitri y Basilio, todo mundo está invitado, hasta Gamache y Espada el torero. La fiesta es espléndida y en ella se ejecuta el brillante Pass de Deux de Kitri y Basilio, que es el número estelar de la puesta de ballet. La obra termina con la alegre despedida de Don Quijote y Sancho por toda la comunidad.

Aniuska Camacho y Marco Antonio Cantú.
Aniuska Camacho y Marco Antonio Cantú.

Kitri fue interpretada por Aniuska Camacho, Basilio fue Mario Cantú, Mercedes fue Leslie Ramírez, Espada fue Vladimir Piedra, Don Quijote fue Rodrigo Miranda, Sancho Panza fue Jordan Martínez, Miguel Gorocica fue Gamache, el tabernero fue interpretado por Edwel Cetina, Dulcinea fue Nicole Sansores, Sofía Aguilar fue Cupido y la Reina Diadra fue Karla Leal. Los números estelares de la puesta lo fueron, el Pass de Deux del acto primero, entre Mrecedes y Espada, que fue interpretado por Leslie Ramírez y Vladimir Piedra, y el Pass de Deux del acto tercero, entre Kitri y Basilio, que fueron caracterizados por Aniuska Camacho y Mario Cantú. La puesta de Pro Arte incluyó a bailarines locales e invitados, como Mario Cantú, que es el primer bailarín del Ballet de Monterrey; y Vladimir Piedra del Ballet Nacional de Cuba.

Un gran aplauso de pie para Aniuska Torres como directora general de esta puesta y coreógrafa de la misma; y al Ing. Mario Camacho Flores, por la excelente producción de esta obra de ballet clásico. Esperamos que, el Ballet de Cámara de Pro Arte siga presentando puestas de ballet de esta calidad.

Deja un comentario

Botón volver arriba
error: Este contenido está protegido. Gracias.