Cultura

Ponle una pizca de sal: Entre montones y dzapales

Ponle una pizca de sal Entre montones y dzapales

            Siempre hemos escuchado los yucatecos en el ámbito culinario o en la cocina cuando nuestra madre cocina este estribillo “ponle una pizca de sal”, normal y común como silvestre y no parábamos en explicación alguna. Una piza nosotros suponíamos que era un poco de sal u otro elemento culinario, pero con el paso de los años, escuchamos de nuevo esta palabra y se nos viene a la mente una situación que es necesario analizar. ¿Cuánto es realmente lo que equivale una pizca? Platicando con el buen amigo Carlos Guardián, a partir de esta palabra comenzaron a brotar otras que no tienen un peso o medida exacta y más bien se basa en la experiencia.

            Pero, regresemos mis caros y caras lectoras al análisis de la palabra pizca, si nos vamos al amansaburros, diccionario o como se le llame, podemos leer, pizca:  “cantidad mínima o muy pequeña de algo material o inmaterial”. Pero por lo general, la pizca de nosotros los yucatecos y es posible que de muchas personas más, es lo que lleve la punta del dedo pulgar e índice. Aquí surge la discusión, ya que en este caso la pica variaría según el tamaño de los dedos de la persona, si nos referimos al famoso Blue Demon o como era conocido también “El manotas”, la pizca de esta persona salaría nuestra comida ya que por su epónimo, podemos pensar que tenía unos dedos muy grandes y por lo  tanto sui cantidad mínima sería para la gente normal, una cantidad máxima. Entonces la pizca de sal o de cualquier otro polvito culinario variaría y no hay una medida para saber exactamente a cuanto equivale. Así que cuando alguien le dice a otra, “ponle una pizca de sal”, de inmediato observa sus dedos para ver a cuanto equivale lo que le echará a la comida o postre. Imagínense que se le diga a una persona de dedo0s gordos que le ponga una pizca de canela a nuestra cremita, como quedaría?

            El mercado es una gran escaparate para observar lo que significan algunas palabras que los yucatecos usamos de manera común y corriente. Otra de las palabras que escuchamos en este sitio o en cualquiera en donde se vendieran frutas u verduras es el montón. ¿Cuánto es un montón o cuánto equivale? En el mercado vemos, montoncitos de frutas o verduras. Por lo general son número impar, pero no hay una cantidad exacta para este concepto. Conjunto de cosas puestas, generalmente sin orden. Cantidad muy grande de la cosa que se expresa. “Dame un montoncito de mandarinas”, “Esa  persona recibió un montón de críticas”. “Cuando se cayó, un montón de personas lo vieron”. “Recibió un montón de aguinaldo”. Los yucatecos somos muy ingeniosos y usamos otras palabras para darle una mayor dimensión, si de por si un montón es algo incalculable, cuánto sería entonces cuando una persona dice; “esa persona ganó en la lotería un chingo y dos montones”. Incalculable.

            De niños era costumbre coleccionar figuritas para llenar nuestro álbum y con las repetidas, jugábamos o cambiábamos con otras que no teníamos, por lo general se reunían varios amigos y jugaban apostando cual figurita sería mayor que la que apostaba el que controlaba el juego. Cuando la partida llegaba a extremos tales que los participantes tenían en su poder muchas figuritas, escuchábamos decir “va mi dzapal de figuras por las tuyas”. De la misma manera que el montón, un dzapal solo podía calcularse al poner la pila de figuritas junto a la del otro contrincante para observar el tanto, pero no podíamos saber cuántas figuritas contenía un dzapal.

            Los chefs de hoy son personas por lo general con educación básica quienes han visto en la cocina y en sus habilidades una veta muy grande y buena para poder hacerse de un nombre y ganar buen dinero,  es común que ellos hablen con diminutivos, para ellos no hay salsas, son salsitas, no se pican cebollas, sino cebollitas, los frijoles se convierten en frijolitos, y otros como tostaditas, el aguacatito, la chicharrita, etc. En este ámbito es también común escuchar decir “ponle una nadita de pimienta”. Es algo muy difícil el poder determinar cuánto es o el equivalente de una nadita. Con una nadita se endulza un postre o se le da el sazón exacto a una comida. Palabra similar es en este caso un tantito, aunque por su nombre, es notorio que es un poco más que una nadita.

            Es común observar en los mercados o tianguis donde expenden verduras y escuchar la palabra atado, recurriendo al diccionario encontramos el significado de la misma : conjunto de cosas atadas, como podrán observar mis caros y caras lectoras, esta definición no nos da mayor información. Por lo general y en la práctica, un atado es un conjunto pequeño de cosas que por lo general son alargados y tienen espacio para poder ser amarrados o atados. No hay un número específico de  lo que lleva un atado. Hemos visto diferentes atados, de rábano, de cebollina, de huayas (también se puede llamar racimos). En este caso un atado puede ser igual a un ramo o racimo. De esta manera un racimo de uvas o de flores puede ser también un atado. Es posible que en otras partes de nuestro país, reciba nuestro atado de rábano otro nombre.

            El manojo es una palabra similar a la anterior, en este caso se relaciona con la mano y con un conjunto de cosas, tal y como lo dice su definición: conjunto de cosas largas y estrechas agrupadas en forma de haz que pueden tomarse con la mano…, de tal manera que en este caso se puede referir de un manojo de llaves. El manojo puede estar ceñido por un llavero y no necesariamente amarrado como es el caso del atado. El manojo no tiene un número determinado de cosas reunidas. En este caso también el yucateco puede usar la palabra chumazo, que tiene el mismo significado.

            También, de manera coloquial hablamos o nos referimos a un puño de determinada cosa. Por lo general, un puño es todo aquello que cabe en una mano cerrada. Aquí surge la misma interrogante que cuando nos referimos a la pizca. Dependiendo del tamaño de la mano de una persona, la cantidad de materia que contenga un puño variará. De esta manera, el puño o puñado de maíz, por ejemplo, variará de manera notoria, si se trata de una mujer o un hombre quien lo despache.

            Para concluir esta pequeña nota referente a aquellas voces de las cuales no podemos darle un significado exacto, el de la letra hará referencia a otra palabra cuyo contenido y peso es algo que nadie sabe, un poquito, es una medida que se utiliza también en la cocina y en otras situaciones de la vida, a este concepto no se le puede dar un peso específico, ya que no se puede saber a que equivale un poquito. No es un tantito ni una nadita, es solo un poquito. Cuando se hace algún postre o pan para hornear, se dice que hay que ponerle un poquito de royal para que tenga un buen aspecto el pan. Pero surge esta cuestión mis caros y caras lectoras. Ustedes que le pondrían, un poquito, un tantito o una nadita?

            Carpe diem!!

Deja un comentario

Botón volver arriba
error: Este contenido está protegido. Gracias.