Opiniones

El lema de la oposición, por México hablara mi cartera

En el pasado, para que los partidos oposición concordaran con el partido gobernante, tenía que haber un arreglo monetario, concretado en la entrega de sumas millonarias a los representantes de aquellos. En esa misma vertiente iba la mafia de un sector de los intelectuales mexicanos, y evidentemente, parte de los medios de comunicación impresos y televisivos.

El gobernante en turno vivía en un jardín de árboles de billetes, al cual acudían todos los representantes de la oposición política e intelectual, para adquirir las hojas de papel moneda acordes a su ambición.

Con ese procedimiento, en las cámaras de diputados y senadores se aprobaba cualquier reforma, ley o propuesta presidencial.
Andrés Manuel López Obrador, ya como presidente, al cambiar toda esa relación con los peculiares visitantes al jardín de los billetes y ponerle cadenas y candados a las puertas de acceso a ese lugar, provocó que se le viniera encima el paraíso celestial de los intelectuales y los políticos de la oposición. Ante los candados cerrados y los árboles sin hojas de billetes, los voces camerales se convirtieron en aullidos cuya finalidad era destrozar la figura presidencial, utilizando los peores epítetos o desaprobando propuestas presidenciales de trascendencia para los mexicanos.

Los partidos de oposición y sus representantes, un grupo de empresarios mexicanos y otro de periodistas, han vivido en un infierno desde entonces, queriendo que sus candentes lenguas incineren al mandatario mexicano, quien, como respuesta ha mantenido la actitud de todo por la paz, todo con amor, y con respeto al derecho a disentir y expresar lo que cada uno quisiera.

Hasta esa postura tan respetuosa y amorosa fue destrozada y hecha añicos.

En estos días, por distintos lugares del anillo periférico y rumbos de la ciudad aparecieron unos carteles espectaculares con la siguiente leyenda: por el derecho a la paz, por el derecho a la justicia. Esas palabras parecerían promocionales de Obrador, porque las dice constantemente, y actúa en el marco de sus significados. El tamaño de las letras de esos anuncios, es desmesurado, y aparentemente, sin remitente y sin destinatario específico. Resulta ser que son de MOVIMIENTO, así, así nada más.

Parecería muy original y eficaz esa publicidad, si no parecieran ser sus palabras iguales a las de Andrés Manuel López Obrador.

En ese sentido, Obrador ha hecho tendencia en todo, con sus mañaneras, su ideología de paz y de justicia económica para los pobres del país.

Por eso Chismel Torres, Felina Téllez, de Aguilita Camín, la Amparo Casar, Dennis Kaisser y todos los que se oponen con odio al presidente, fracasan en sus intentos de aniquilarlo, porque finalmente, acaban copiándolo hasta en las palabras y los argumentos.

Nada más que en ellos se ve al lobo detrás de la oveja.

Después de más de 1,460 días, en los que segundo a segundo se han dicho oprobios del presidente, éste permanece inmutable, gracias a las benditas redes sociales, donde toda una buena cantidad de jóvenes, desde sus canales You Tube, destruyen los negativos argumentos de los opositores a la política presidencial y a la 4T.

Deja un comentario

Botón volver arriba
error: Este contenido está protegido. Gracias.