Opiniones

Segey vulnera derechos humanos

Segey vulnera derechos humanos

            La Comisión de Derechos Humanos del Estado de Yucatán (Codhey) es un organismo público autónomo, que tiene por objeto “proteger, defender, estudiar, investigar, promover y divulgar los derechos humanos en el estado de Yucatán”. Cuando la Codhey comprueba violaciones a los derechos humanos de los quejosos, emite una recomendación a la autoridad o servidor público que corresponda.

            Durante los primeros cinco meses del año 2022, la Codhey ha dictado trece recomendaciones, dos de ellas dirigidas al Secretario de Educación de Yucatán. La primera, el 31 de enero y la segunda, el 4 de marzo. En la de enero, los derechos humanos vulnerados, fueron: Derecho a la Legalidad y a la Seguridad Jurídica; y en la de marzo: Derechos de los Niñas, Niños y Adolescentes a que se proteja su identidad, y Derecho a la Educación.

            No asombran las actitudes irrespetuosas de los derechos humanos de servidores públicos de la Segey. En la recomendación 16/2020, emitida por la Codhey con fecha de 18 de noviembre de 2020, se acreditó que la Segey violó los derechos humanos de Petición, de las Niñas, Niños y Adolescentes y a la Educación Inclusiva, atribuibles a servidores públicos pertenecientes a la Segey.

            En ambos casos, la Segey ya debió haber aceptado las recomendaciones de 2022 y enviado las pruebas correspondientes a su cumplimiento. Pero, al igual que en la rendición de cuentas en el ejercicio presupuestal, la Segey aún no informa públicamente de su acatamiento a las disposiciones de la Codhey.

            Esta columna se referirá a un punto especifico de la recomendación número 02/2022 de 31 de enero último. La Codhey le recomienda al Secretario de Educación de Yucatán:

            – “Colocar, de manera amplia y visible, en todas las Escuelas Públicas de Nivel Básico, carteles informativos en los que se haga del conocimiento de los padres y madres de familia, que cualquier cooperación o aportación económica o en especie, independientemente de la denominación que a éstas se les otorgue, son de carácter voluntario, incluyendo que nadie puede ejercer medidas coercitivas para convertirlas en obligatorias, dejando muy claro en esos comunicados, que es responsabilidad del Estado los pagos de energía eléctrica, agua potable, teléfono e internet entre otros, así como el mantenimiento, la conservación y ampliación de la infraestructura educativa”.

            La explicación es que en el curso del estudio y análisis de las evidencia que integraron el expediente de la queja correspondiente, la Codhey encontró elementos que acreditaron la vulneración de los derechos humanos a la legalidad y seguridad jurídica. Uno de estos constituye un reconocimiento a que la Segey no apoya permanentemente a las escuelas para que estén en condiciones de que los educandos ejerzan su derecho a la educación.

            En la escuela publica donde sucedieron los hechos, la Dirección escolar aceptó expresamente y sin lugar a dudas o interpretaciones, lo siguiente:

            – “La Segey no provee ni sostiene los gastos de material de limpieza, hojas, tinta, tóner, internet, servicio de colecta de basura, mantenimiento de áreas verdes, reparación de baños, llaves de agua, reparaciones de puertas, copias fotostáticas de avisos, de exámenes, impresión de boletas, y demás”.

            Y que por eso, “eventualmente los maestros solicitan colaboración para las copias de exámenes o materiales que se requieren para trabajar con los alumnos”. Y que los padres de familia “toman el acuerdo de una cuota voluntaria para solventar parte de esos gastos u otras necesidades que surjan por atender” (sic).

            La Codhey advirtió que el documento exhibido por la Dirección escolar “no se apega” a lo dispuesto en la Ley General de Educación, “debido a que impone diversas responsabilidades a los padres y madres de familia, consistentes en la realización de mejoras, rehabilitación de espacios y trabajos de mantenimiento de la infraestructura de dicho plantel, así como la contribución para el pago de material de limpieza, didáctico, servicio de internet, de colecta de basura, entre otros, a pesar que las referidas obligaciones son a cargo de las autoridades educativas”.

            La Segey, en un informe a la Codhey, le reportó que la Dirección Jurídica de la dependencia “ha girado las recomendaciones pertinentes para modificar la redacción de los acuerdos firmados por los padres de familia”. Es decir, no le exigió a la Dirección escolar que se retracte de lo escrito, y que ya no exija cosas indebidas y que se ajuste a las disposiciones legales de la materia, sino únicamente que “modifiquen la redacción”, sin mayor efecto legal alguno.

            Este punto de la recomendación no ha sido negado por la Segey. Los problemas de las escuelas públicas no son atendidos de manera oportuna y eficiente por las autoridades educativas estatales. Es  responsabilidad de éstas que las escuelas estén en condiciones óptimas para la atención del alumnado. 

            No hay perder de vista que, conforme a la ley, “los planteles educativos constituyen un espacio fundamental para el proceso de enseñanza-aprendizaje, donde se presta el servicio público de educación por parte del estado o por los particulares con autorización o reconocimiento de validez oficial de estudios”; las escuelas “deben cumplir con las normas de protección civil y de seguridad que emitan las autoridades competentes”. Esto también debe vigilar la autoridad educativa estatal.

            Para el mantenimiento de los muebles e inmuebles, así como los servicios e instalaciones necesarios para proporcionar los servicios educativos, la ley impone una obligación y un acto voluntario: el primero a cargo de las autoridades educativas de los tres órdenes de gobierno, en los términos que establece la ley general; y el otro, atención, es de manera voluntaria,  por los padres de familia o tutores y demás integrantes de la comunidad.

            Y para que las escuelas estén en las mejores condiciones para los alumnos, la Segey debe “elaborar el programa anual de construcción de obra pública destinada a la educación y la recreación, así como el de mantenimiento y conservación de estos inmuebles e instalaciones”, documento que la Segey no ha hecho del conocimiento de la sociedad.

            Una opacidad más.

            Universidades de la 4T

            Anuncio presidencial: “Los egresados de medicina de las Universidades Benito Juárez tendrán garantizada una plaza laboral”. ¿Y los egresados de otras especialidades también tendrán trabajo? No se dijo nada al respecto.

            Recuérdese que en Yucatán funcionan, se asegura, seis universidades de la 4T: 1. Izamal, Licenciatura en Enfermería y Obstetricia. 2. Tekax, Licenciatura en Formación Docente en Educación Básica: Patrimonio Histórico y Cultural de México. 3. Ticul, Licenciatura en Medicina Integral y Salud Comunitaria. 4. Tinum, Pisté, Licenciatura en Patrimonio Histórico, Cultural y Natural. 5. Valladolid, Licenciatura en Formación Docente en Educación Básica: Patrimonio Histórico y Cultural de México. 6. Yaxcabá, Ingeniería en Desarrollo Regional Sustentable.

            Casi nada se sabe de ellas.

            Programa “Impulso Escolar” (antes “Bienestar Escolar”)

            El presidente de la delegación Yucatán de la Cámara Nacional de la Industria del Vestido, Jorge Alberto Moreno González, declaró que para esta temporada decembrina, se elaboró un total de 203 mil 599 chamarlas para estudiantes de escuelas públicas yucatecas, con un monto de 25 millones 908 mil 379 pesos.

            Por su parte, el Ejecutivo afirmó que son 205 mil 503 chamarras. No apoyó los costos correspondientes.

            Antes, dijo el empresario, se había confeccionado 392 mil 644 camisas escolares, con un costo de 20 millones 004 mil 112 pesos; y, 203 mil mochilas, costando 16 millones 121 mil 883 pesos.

            En estos tres rubros del programa “Impulso Escolar” (antes “Bienestar Escolar”) se ejerció un gasto de 62 millones 034 mil 374 pesos, de acuerdo con las cuentas del dirigente empresarial.

            La propaganda gubernamental ejecutiva, asegura que se han entregado “más de 833 mil” paquetes de camisas, zapatos, chamarras y mochilas; y “más de 1 millón de útiles escolares”.

            Faltan las cuentas económicas que deberían presentar las autoridades estatales financieras y educativas. Ya tardaron.

            Los egresos para 2023

            En un boletín palaciego, la Secretaría de Administración y Finanzas informó que el Ejecutivo proyecta un presupuesto de egresos 2023, por un monto “estimado” en 49 mil 368 millones de pesos.

            Que 3 mil 920 millones de pesos serían para “inversión pública productiva”, la mayor parte, 2 mil 820 millones de pesos, se destinarían a “Ie-Tram”; y de esta última cifra, con 450 millones de pesos se adquirirían camiones, “y el resto para obra pública”.

            Y que además, 1 mil millones de pesos “adicionales” servirían para “obras diversas como vivienda social, infraestructura educativa y del campo, entre otras”.

            El presupuesto de egresos 2022 es de 46 mil 038 millones 050 mil 321 pesos.

            Breves

            La Segey informó que del 21 de noviembre al 14 de diciembre, les realizará el proceso de preinscripción en línea de sus hijas e hijos a segundo y tercero de preescolar, primer grado de primaria y primer grado de secundaria en escuelas públicas, para el ciclo escolar 2023-2024. *** Se publicó el número 13, correspondiente a octubre de 2022, de la revista digital “Miradas al Magisterio”, bajo la coordinación editorial del escritor Cristóbal León Campos, y con el tema central “Nuestras raíces”. Incluye una nota de Jorge Victoria Ojeda, “La raíz africana en la Mérida de Yucatán. Siglos XVI al XXI”, un poema de Rubén Reyes Ramírez, “En las oscuras raíces (Autorretrato de un minero insomne)”, y otro de José Juan Cervera, “El imperio de la luz”. *** LA SEP informó que “permitirá, a partir del segundo bimestre del ciclo escolar 2022-2023, que el personal docente evalúe al estudiantado con calificaciones numéricas, incluso reprobatorias”. *** Las escuelas Secundaria Estatal 22 de febrero “CROC”, Escuela Normal de Educación Preescolar «Nelly Rosa Montes de Oca y Sabido» y el Colegio de Bachilleres de Yucatán Plantel Santa Rosa, fueron los ganadores del Concurso de Marcialidad y Gallardía del Desfile del CXII aniversario de la Revolución Mexicana.

            “Idiotas”

            El académicos y escritor español, Arturo Pérez-Reverte, en el periódico “La Razón”, de 22 septiembre 2021:

            – “Solo los idiotas creen que los de su bando son los buenos”.

Deja un comentario

Botón volver arriba
error: Este contenido está protegido. Gracias.