CulturaEspeciales

Mérida se moderniza (26)

Además de plantearse la necesidad de establecer un cuerpo de bomberos en la ciudad (1), las autoridades buscaban adoquinar las calles y establecer un eficaz sistema de desagüe para librar a la capital yucateca del molesto polvo y de los antihigiénicos fangos ocasionados por las lluvias. (2)

Con sentido del humor se apuntaba que la moda del empolvado no hacía distinción entre las clases sociales meridanas:

            […] Sin que obedezcamos a la imperiosa voz de la moda de París, los pacientes habitantes de esta muy noble ciudad de Mérida, desde el más encumbrado hasta el más humilde, estamos obligados a la moda del empolvado. Van por esas calles de Dios y del H. Ayuntamiento, elegantes y hermosas damas, con sus correctas cabelleras cubiertas de fino, aunque no muy aromático polvo; de igual manera lucen su tocado las graciosas mestizas. Luengas barbas de caballeros y no caballeros, mostachos y perillas de los mismos, todo, todo lleva el distinguido sello del polvo, polvo que, graciosa y gratuitamente nos obsequian nuestras generosas calles; y aun cuando este hecho establece cierto principio de igualdad social, que aplaudimos, la higiene, sin embargo, se muestra disgustada, y pide por piedad al cielo unos cuantos buenos aguaceros y al Muy Ilustre, que haga efectiva la obligación que tienen estos vecinos de regar el frente de sus casas […] (3)

Si bien las lluvias solucionaban el problema del polvo transitoriamente, en realidad provocaban otro aun más peliagudo: encharcamientos y lodazales por doquier. Para librarlos, meridanas y meridanos tenían que intentar poner en práctica habilidades circenses:

            […] Del mal el menos. Ya que nos amenazan las torrenciales lluvias de nuestro trópico, las que por arte de encantamiento (o por falta de nivelación y desagüe) convierten nuestra hermosa capital en magnífico archipiélago, bueno es que de isla en isla (entiéndase manzanas) se tiendan puentecillos, pasillos o pequeñas jorobas del terreno, que dejen libre el paso a los transeúntes, aun cuando para ello tengan que hacer algunas pequeñas piruetas de equilibrista.

            Sabemos que el Sr. D. Audomaro Molina construirá dos de esos pasillos en los cruzamientos de las calles 58 y 63 y que otro propietario ha comenzado los trabajos de un puentecillo semejante entre las esquinas que forman la propia calle 63 y 65.

            Ya que el M. H. poco se preocupa del pésimo estado que guardan nuestras calles, bueno sería que los demás propietarios siguieran el ejemplo de los de la 63.

            Esto sería del mal el menos […] (4)

En 1903, como veremos más adelante, las primeras calles pavimentadas constituyeron un motivo más de recreación, al menos para los encumbrados.

Las autoridades también se dieron a la tarea de instalar una nueva planta eléctrica a fin de extender la red de alumbrado a distintos puntos de la urbe para librarlos de la penumbra.

            […] Hemos tenido oportunidad de ver los elegantes postes para la luz eléctrica, que han llegado a consignación de la Compañía Anónima de Luz y Fuerza Eléctrica que se serán colocados en los parques públicos de esta ciudad.

            Miden siete metros de altura y ostentan bonitas molduras al relieve.

            Hasta hoy sólo han llegado 25 postes, de los cuales ocho serán colocados en la plaza principal: cuatro en los ángulos de la segunda avenida y cuatro en las entradas que dan acceso al centro donde está el kiosko. Los trabajos de instalación se comenzarán en la presente semana.

            Además, sabemos que la Empresa hará instalar en la plaza “Independencia” un juego de luces que podrá ser utilizado cuando el H. Ayuntamiento o cualquier gremio lo desee […] (5)

Para dejar constancia de la transición que implicaba pasar de los tradicionales faroles al moderno sistema eléctrico, el siempre agudo y oportuno Lorenzo López Evia escribió estos versos:

[…] Poesía dedicada al Honorable y escrita ante los despojos de uno de los faroles de la plaza principal.

¡Oh, tú noble farol que hasta hace poco

irradiabas con luz esplendorosa,

sin que te hiciera sombra ningún foco

de la eléctrica luz, tan caprichosa!

¡Oh, tú que de la sombra a los rigores

mantuviste tu llama, consecuente,

y a más de cinco o seis rematadores

les diste tu tributo en gas corriente!

Hoy que te miro sucio y deslustrado,

sobre un poste indecente y carcomido,

sin corona, sin puertas, agachado

y casi en las tinieblas del olvido.

¡Se me ocurre pensar que en esta vida

nada es estable, todo es pasajero!

La lámpara que ayer brilló encendida,

debe ir hoy a alumbrar el basurero!

CASCABEL […] (6)

Ante el inminente salto de este avance tecnológico de los sitios públicos a los hogares, se publicaron materiales para que los yucatecos tuvieran una idea aproximada de cómo era la casa eléctrica, en la que operaban hornillas, lavadoras de ropa y vajillas, aspiradoras para limpiar alfombras y cepillos para fregar pisos, máquinas de coser, tenacillas para rizar el pelo, etc., todo movido por la electricidad, lo cual representaba un ahorro de esfuerzo y dinero para la ama de casa, pues sustituía a la servidumbre, además de que nos libraba del humo que se desprendía del carbón y la leña.

[…] ¿Llegará el día en que puedan realizarse en Mérida estas maravillas que ya empiezan a apuntar y a ser hechos prácticos en otras ciudades adelantadas, sobre todo en Norte América? […] (7)

El sábado 31 de agosto de 1901 la compañía inauguró el servicio de energía eléctrica para uso público y privado.

[…] Ayer en la noche se estrenó el alumbrado eléctrico de la nueva “Compañía Yucateca de Luz y Fuerza Eléctricas”, el que consta de 162 focos de gran potencia, 150 de 10 amperes y 12 de a 6. Mañana se pondrá al servicio el alumbrado de luz incandescente a domicilio. Con ese motivo, tuvo lugar una alegre y simpática reunión en el edificio que ocupan las instalaciones de la compañía.

La concurrencia, numerosa y selecta, fue finamente obsequiada por la Gerencia de la Empresa […] (8) (Continuará)

Referencias

(1).- La formación de un cuerpo de bomberos / Plausible acuerdo del Ayuntamiento. (1900, 17 de octubre). La Revista de Mérida, p. 2.

(2).- Una decisión de trascendencia. (1900, 24 de julio). El Eco del Comercio, p. 2.

(3).- Una moda obligatoria / Cuestión local. (1901, 17 de marzo). El Eco del Comercio, p. 2.

(4).- Pasillos en las calles. (1901, 11 de junio). El Eco del Comercio, p. 3.

(5).- Elegantes postes. (1900, 22 de noviembre). La Revista de Mérida, p. 2; véase también: ¡Luz, mucha luz! (1900, 22 de noviembre). El Eco del Comercio, p. 2.

(6).- A un farol agachado. (1900, 1 de abril). El Eco del Comercio, p. 1.

(7).- A propósito de una instalación / Lo que es la casa eléctrica. (1900, 17 de noviembre). La Revista de Mérida, p. 1.

(8).- Estreno de la luz eléctrica. (1901, 1 de septiembre). El Eco del Comercio, p. 2. Véase también: Inauguración de la nueva instalación eléctrica. (1901, 12 de mayo). El Eco del Comercio, p. 2. El nuevo alumbrado eléctrico / Próxima inauguración. (1901, 15 de agosto). El Eco del Comercio, p. 2.

Deja un comentario

Botón volver arriba
error: Este contenido está protegido. Gracias.