Cultura

Lajas, henequenales y balones

“Camaradas, la mejor defensa es el ataque”

Juan N. Cuevas
Lajas, henequenales y balones
Presentación del libro “Sobre lajas y henequenales rodó el balón” , de Gabriel Zapata.

Estamos reunidos aquí, para recibir un nuevo libro. Recibir un nuevo libro, es siempre un hecho placentero, y si este es sobre fútbol, el deporte que ha sido motor y pasión de nuestras vidas, este hecho placentero crece exponencialmente. Además, se trata de un libro que ya, previamente, hemos ido paladeando a breves sorbos, pues nuestro amigo, Gabriel Zapata, nos fue preguntando, consultando, tomando datos de nuestra memoria, y ahora, finalmente, lo vemos ya en letras impresas, profusamente ilustrado con ricas y valiosas imágenes rescatadas de los archivos más increíbles, y dando una versión completa y minuciosa de cómo se ha escrito la historia de este, nuestro amado deporte, sin dejar un cabo suelto, haciendo presentes a todos cuantos han aportado algo a su historia, y rindiendo así un justo homenaje a todas las figuras del fútbol de Yucatán. Los primeros dos nombres, los que trajeron este deporte a nuestro estado, son, lo digo con gran orgullo, dos modelistas que, al terminar sus estudios en la naciente Escuela Modelo, marcharon allende los mares, a cursar estudios en Europa, y al tener contacto ahí con este deporte maravilloso, retornan llenos de entusiasmo, y a su regreso a esta su tierra, contagian este entusiasmo a Don Juan N. Cuevas, para dar el impulso al nacimiento del fútbol yucateco. Hoy están presentes en este acto, Balbino Mena y Ernesto Pacheco Zetina, el popular “Xándara”.

El libro de Gabriel, que hoy recibimos con entusiasmo, tiene antecedentes. Ya han escrito sobre el tema, Carlos Iturralde Rivero, quien aportó “Amistad entre Patadas”; y un largo y documentado trabajo periodístico de Gaspar López Poveda, que realizó con motivo del centenario del primer campeonato de fútbol de Yucatán, el de 1927, y que por cierto, ganó Escuela Modelo, con gol de Benito Rosel Sabas, y cuya copa está en las vitrinas del Salón de Actos de Paseo Montejo. La historia del fútbol yucateco, está ligada a la historia de la Escuela Modelo, y Gabriel y un servidor, hemos ido avanzando juntos. Él, ha ido arrastrando la pluma con el impulso de un balón de gajos, cómo lo eran los de antaño; y yo he hecho lo mismo con la historia de la Escuela Modelo, en las columnas del periódico “Estamos Aquí”. Hoy, los esfuerzos de Gabriel se ven coronados, al ver la luz su excelente libro, y a mi me falta aún un trecho para culminar el mío. Pero con gran alegría venimos hoy, a atestiguar el parto de este arduo y fecundo trabajo de investigación, y posterior redacción, con lenguaje bien cuidado y correcto. Gabriel Zapata nos está entregando hoy un valioso patrimonio testimonial, amplio y muy bien documentado.

Por las páginas de Gabriel, corre una valiosa aportación, la de una primera figura de nuestro fútbol, la de Héctor Casellas Fitzmaurice, quien con entusiasmo y sencillez aportó memorias, nombres, datos, que fueron enriqueciendo el arduo trabajo de Zapata Bello.

Lajas, henequenales y balones
Gabriel Zapata con Ariel Avilés Marín.

El libro que hoy recibimos, es una obra muy completa, muy bien redactada, con un lenguaje bien cuidado, organizada de una manera muy funcional, que permite su consulta de una manera ágil y eficiente. Como buen investigador, da los créditos y consigna sus fuentes, no deja a nadie fuera de los créditos que le corresponden; y eso habla de un investigador honesto, pues los hay que pretenden adjudicarse todo el mérito, sin mencionar a nadie, ni citar a nadie; esos son los soberbios de la cultura, y navegan con bandera de modestia fingida. El caso de Gabriel, es totalmente diferente. Todos cuantos aportaron a la obra, tienen el reconocimiento del autor, sin miramientos ni reservas, y eso no es muy frecuente. Gabriel consultó, investigó, copió, escaneó, y en la obra ya terminada se dan todos los créditos a cuantos aportaron algo, por pequeño que esto fuera; y eso es un acto de honestidad. El libro presente, es un trabajo de mucho tiempo, de años de paciente reunir de datos, de ir recorriendo palmo a palmo cada momento de la historia del fútbol yucateco. En sus páginas encontramos cómo se fueron generando los equipos que, con el tiempo, fueron tomando patente de tradición y prestigio. Dos son los primigenios que prevalecen hasta nuestros días, y que siguen aportando al deporte yucateco: Progreso y Escuela Modelo. Luego, en los 30’s, se unen CUM y COLAMY. Los equipos de profunda entraña popular, tienen su lugar en esta historia: García Ginerés y Colonia Yucatán. Los inquilinos naturales del Estadio “Salvador Alvarado”. Y todos juntos forman el pujante fútbol de nuestros días.

La aportación valiosa de la migración española de inicios del S. XX, está consignada en sus renglones, en especial la de los canarios. Apellidos como Magadán, Moncada, Serratos, Concepción, brillaron bajo el romántico membrete de “Maniobras Marítimas” y escribieron páginas brillantes de nuestro fútbol. Y Zapata les da su crédito sin reserva de ninguna clase. La vibrante rivalidad entre este club porteño y Escuela Modelo, está fielmente retratada en la obra de Gabriel. El libro, paso a paso, nos va llevando de la mano por la epopeya en la que se va desarrollando el fútbol en nuestro estado, cómo se va organizando, los esfuerzos de hombres, cómo el inolvidable Manolo Andrade, que le fueron dando forma y coherencia al organismo rector, enriquecen las páginas de la obra. Hay que mencionar también a quien le dio sustento legal a la organización del fútbol de nuestro estado, quien le dio un marco legal que rigiera la organización, y ese es el Lic. Cleominio Zoreda Novelo, en su gestión como presidente de la Asociación de Fútbol del Estado de Yucatán, la cual fue constituida en Asociación Civil por él.

Por sus páginas vemos desfilar a figuras entrañables de nuestro fútbol, desde Guty Cárdenas y Chalín Cámara, compañeros en la trova y el deporte; al intelectual más importante de México, el Dr. Silvio Zavala; industriales como Joaquín Roche, gran portero; todos ellos militantes del primer equipo de Primera Fuerza de la Modelo. Vienen luego figuras como los de Maniobras Marítimas, contra parte de modelistas como mis tíos Chacato y Mundo Avilés; y el memorable equipo modelista de las ocho CHes, dónde militaron los Chivos Casellas. El fútbol yucateco se va desarrollando y Gabriel Zapata retrata este proceso en las páginas de su maravilloso libro. La Escuela Modelo, sufre un deterioro por el intento de los traidores de vender su local a Fernando Barbachano, y aquel suceso pareció ser un estigma negativo que nos afectó hasta en el fútbol. Por primera vez desde la creación del campeonato de primera fuerza, Escuela Modelo pierde su lugar en esa categoría. En esas circunstancias, me toca ser presidente del Club Escuela Modelo por primera vez, en el período 1974 – 1975, y mis esfuerzos se concentran en lograr un objetivo: Qué Escuela Modelo recupere su lugar en primera fuerza. Afortunadamente, con la valiosa participación de Héctor Casellas, este objetivo se cumple. Más adelante, en 1980, me toca participar en la fundación de la Liga de Fútbol “Juan N. Cuevas”, que coincide con el final de la historia narrada por Gabriel en su libro.

Quise iniciar esta exposición citando una frase deportiva de Don Juan N. Cuevas, pues es nuestro icono más grande en el fútbol modelista, porque el libro de Gabriel Zapata es, sin proponérselo él, un homenaje a la memoria de Don Juanito. “Sobre lajas y henequenales rodó el balón”, viene a ser, hoy por hoy, el libro más completo y valioso que se ha escrito sobre la historia del fútbol yucateco, y nos permite evocar en letras e imágenes a las figuras más grandes de este, que es, sin duda ninguna, el deporte de mis amores.

Deja un comentario

Botón volver arriba
error: Este contenido está protegido. Gracias.