Cultura

Tributo a Tina Modotti

Tributo a Tina Modotti

Tina Modotti, hermana, no duermes, no, no duermes: / tal vez tu corazón oye crecer la rosa / de ayer, la última rosa de ayer, la nueva rosa. / Descansa dulcemente, hermana”. Versa el poema que dedicó Pablo Neruda a la fotógrafa italiana, quien murió en la Ciudad de México, a bordo de un taxi, a causa de un ataque cardiaco el 5 de enero de 1942.

“El fuego no muere”, así finaliza la despedida del poeta chileno, frase empleada por la escritora Claudia Marcucetti Pascoli, quien acaba de publicar Fuego que no muere (Planeta), una novela sustentada en una investigación histórica sobre la repentina muerte de Modotti, en la cual recorre también la vida de Vittorio Vidali, con quien Tina mantuvo una relación.

La historia inicia justamente con la muerte de Modotti, cuyo cuerpo llega a la morgue del doctor Zárate en donde se le practica la autopsia. Ahí, Armando, un joven fotógrafo aficionado e hijo del forense, se escabulle para retratar a Tina. El cruce de Armando con el agente que investiga el caso, conducirá a ambos a Vidali, pareja de Tina y un personaje asociado al Partido Comunista Soviético.

La autora explicó en entrevista con SinEmbargo que ella quería escribir la historia a través de puras fotografías, “entonces cada capítulo abría con una fotografía y en algunos de estos capítulos todavía dejo esa intención de contarla a partir de cómo esta fotografía va tomando vida y se va contando lo que pasó antes y lo que pasa después”.

Al final, por cuestiones ajenas a ella no se pudo concretar esta idea: “decidimos que la historia tenía suficiente entrada para que no necesitara las fotos, pero sí hay una parte de mi propio tributo a la fotografía y a todo lo que ha significado en el mundo, incluso en el mundo periodístico porque si te fijas está este personaje fantástico que es Enrique Díaz Reyna, que es la primera agencia de fotografías en México”.

“La cuestión de todo esto es que hay un tributo a la fotografía. Hay que lidiar con la cotidianeidad, con las necesidades. Como escritora te has preguntado muchas veces ‘tendré yo la suficiente fuerza y el suficiente discurso, el suficiente talento para realmente dedicarme a esto, entonces siempre el cuestionamiento, el mismo que se hizo Tina en Berlín, Tina se dio cuenta en Berlín, siendo una espléndida fotógrafa que ella no tenía suficiente fuerza y la capacidad de ir más lejos con su arte y abandonó el arte por eso, no nada más fue una cuestión ideológica, no nada más fue por inscribirse a una causa y luchar por ella, también fue porque no se sintió lo suficientemente capaz para poder ser una fotógrafa con un discurso propio”, comentó.

“Es un poco entenderme también a mí porque ahí estoy honrando mis orígenes y muchas cosas que pasaron en mi propia familia y otra cosa importante también que dijo el Embajador de Italia en la presentación de la muestra fotográfica ‘Tina y Diego’, en Guanajuato en el Festival Cervantino , él dijo ‘Tina es un patrimonio nacional mexicano si bien es italiana’ porque ella produjo toda su obra importante en México y de alguna manera en eso también siento yo que sin quererme comparar de ninguna manera, pero yo también si bien soy italiana pues escribo en español hablo de México en todos mis libros y hay, por supuesto, una intención siempre hacia México donde me he inspirado y he prosperado como artista, como escritora o como arquitecta incluso, entonces está esta parte de honrar eso pero también de que haya menos distancia entre las dos partes”, explicó.

Con información de SinEmbargo

Deja un comentario

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba
error: Este contenido está protegido. Gracias.