Deporte

“George Squeezeplay” y 6 inmortales más ingresan al Salón de la Fama del Beisbol Mexicano

Monterrey, Nuevo León. El cronista deportivo yucateco Jorge Menéndez Torre “George Squeezeplay” fue entronizado la noche de ayer en el Salón de la Fama del Béisbol Mexicano, junto con otros seis nuevos inmortales: Matías Carrillo, Vinicio Castilla, Isidro Márquez, José Luis Sandoval, Eduardo Jiménez y William Serrell.

El sacerdote Jorge Carlos Menéndez Moguel, conocido cariñosamente como el «Padre Manito», recibió la distinción en memoria de su padre, “George Squeezeplay”, en la Ceremonia de Entronización 2022.

Los nuevos inmortales:

Jorge Menéndez Torre

Nació el 24 de diciembre de 1938 en Mérida, Yucatán. Fue uno de los mejores periodistas del sur de la República Mexicana. Su importante labor en los medios escritos inició en 1960 en el Diario de Yucatán, donde estuvo hasta 1968.

Ese mismo año fundó el semanario deportivo La Crónica, del cual fue director hasta 1972. De 1973 a 1976 fue jefe de deportes de la revista Juzgue, y de 1975 a 1987 tuvo el mismo cargo en el diario Novedades de Yucatán.

Fue corresponsal de algunos diarios capitalinos, entre ellos el periódico Excélsior, Heraldo de México y Ovaciones, así como la Opinión de Los Ángeles, California. Además, escribió en las revistas Deporte Ilustrado, Hit y SuperHit, así como Sporting News de San Luis, Missouri.

Gracias a su conocimiento y su rica trayectoria en el rey de los deportes, el reconocido cronista publicó varios libros de beisbol entre ellos Pisa y Corre, Guía de Récords de los Leones de Yucatán, Juego de Estrellas Norte Vs. Sur en 1992 y Un día como Hoy en el Beisbol Mexicano.

Obtuvo cuatro premios sobre la Mejor Crónica del Año que celebraba el Salón de la Fama del Beisbol Mexicano, esto en 1985, 95, 96 y 99. El gran cronista yucateco ganó el Premio Nacional de Periodismo Deportivo Fray Nano del año 2000. En los últimos años escrito en Mundo al Día y Novedades de Yucatán, falleciendo el 9 de junio del 2013.

Electo al Salón de la Fama del Beisbol Mexicano en el 2020.

Matías Carrillo

Nació el 24 de febrero de 1963 en Los Mochis, Sinaloa. Jardinero de gran prestigio y categoría. El sinaloense hizo historia en su paso por el beisbol mexicano, logrando hazañas extraordinarias que sirvieron para complementar una brillante trayectoria que a final de cuentas le dieron la inmortalidad.

El notable bateador jugó 22 años en la Liga Mexicana de Beisbol, siendo el Novato del Año en 1982 con Poza Rica. A partir de 1984 fue parte de los Tigres hasta el final de su carrera, tomando parte en 2,110 juegos, con 7,522 veces al bate, 1,535 carreras anotadas, 2,531 hits, de los cuales, 420 fueron dobles, 70 triples y 330 jonrones.

Además, impulsó 1,554 carreras, se estafó 276 bases y promedió .336 milésimas, ubicándose entre los mejores de todos los tiempos en varios departamentos. Obtuvo los títulos de jonrones y producidos en 1993 con 38 y 125, respectivamente, así como el título de bateo obtenido en 1996 con .368.

También fue líder de bases robadas en 1984 con 30 e imparables en 1999 con 175, jugando con los Tigres.

Electo al Salón de la Fama del Beisbol Mexicano en el 2020.

Vinicio Castilla

Nació el 4 de julio de 1967 en Oaxaca, Oaxaca. Jugó tres temporadas en la Liga Mexicana de Beisbol con Saltillo y Monclova, antes de convertirse en estrella de Grandes Ligas, jugando con los equipos de Atlanta, Colorado, Tampa Bay, Houston, Washington y San Diego.

El formidable antesalista ocupa un lugar muy especial entre los jugadores mexicanos que han logrado en Grandes Ligas. Castilla disparó 320 cuadrangulares en 16 temporadas, siendo nuestro mejor representante en la carpa grande.

Tomó parte en 1,854 juegos, con 6,822 veces al bat, 902 carreras anotadas, 1,884 hits, 349 dobles, 28 triples, 320 jonrones, 1,105 carreras producidas, 33 bases robadas, 423 bases por bolas y .276 en porcentaje de bateo. En cinco ocasiones superó los .300 de porcentaje, tuvo seis temporadas con más de 30 cuadrangulares por año, incluso en tres de ellas superó los 40 batazos de vuelta entera.

Eso de 1996 al 98, luciendo en la última de ellas al finalizar con .319 de porcentaje, 46 jonrones y 144 carreras impulsadas, cifras de auténtica superestrella.

En 1996 y 97 tuvo cifras similares con .304 en bateo, 40 jonrones y 113 carreras impulsadas. En la campaña 2004 encabezó a la Liga Nacional en carreras impulsadas con 131, complementado con 35 voladas de barda y .271 en bateo, jugando con Colorado. En tres ocasiones obtuvo el Bate de Plata representando a los antesalistas de la Liga Nacional, lo cual se conjugó en 1995, 1997 y 1998.

Electo al Salón de la Fama del Beisbol Mexicano en el 2020.

Isidro Márquez

Nació el 15 de mayo de 1965 en Navojoa, Sonora. El rey de los relevistas del beisbol mexicano. Jugó 22 temporadas en la Liga Mexicana de Beisbol. Sus rápidos lanzamientos fueron vitales para salvar los encuentros disputados con los equipos de Tampico, San Luis, Tigres, Campeche, Tabasco, Veracruz, Reynosa y Minatitlán.

Participó en 850 juegos, logrando 97 triunfos a cambio de 78 derrotas (.554), 3.44 de efectividad, 757 ponches y 301 salvamentos, la mejor cifra de todos los tiempos.

El sonorense se hizo de un nombre importante por su serenidad y su capacidad para salir avante en los momentos culminantes de los encuentros. Fue líder de salvamentos en 1997 con los Tigres (30) y en el 2005 con los Piratas de Campeche (25).

Electo al Salón de la Fama del Beisbol Mexicano en el 2020.

José Luis Sandoval

Nació el 25 de agosto de 1968 en Los Mochis, Sinaloa. Fue una excelente parada corta. Pocos con su habilidad para desenvolverse en las paradas cortas. Brilló a la defensiva, pero con el bate también fue un jugador muy importante.

Jugó 22 temporadas con los Diablos Rojos del México y una con los Saraperos de Saltillo. Tomó parte en 2,219 encuentros, con 7,725 veces al bate, 1,171 carreras anotadas, 2,263 hits, 435 dobles, 31 triples, 253 jonrones, 1,315 producidas, 59 bases robadas, 754 bases por bolas y .293 en porcentaje de bateo.

Fue un pelotero carismatico, muy popular. Pronto se convirtió en el gran ídolo de los aficionados capitalinos. El jugador notable ostenta varios récords en el renglón defensivo entre los shorts stop. Por ejemplo, es el número uno en temporadas jugadas con 23 y el de más juegos jugados con 2,219.

También tiene los récords de más obras dobles en todos los tiempos para una breve parada con 1.731 y más obras dobles en una temporada con 128.

Electo al Salón de la Fama del Beisbol Mexicano en el 2020.

Eduardo Jiménez

Nació el 4 de septiembre de 1964 en Tijuana, BC Notable jardinero y bateador designado. Jugó 21 años en la Liga Mexicana de Beisbol con los equipos de León, Campeche, Aguascalientes, Monterrey, Yucatán, México, Saltillo y Tijuana, tomando parte en 1,795 encuentros con 5,840 veces al bate.

Anotó 1.142 carreras, conectó 1.758 hits, 297 dobles, 25 triples, 351 jonrones, 1.285 carreras producidas, 57 bases robadas, con un porcentaje de .301. Fue campeón de jonrones con Saltillo en el año 2000 y tiene el récord de más veces conectando dos jonrones en un juego ese mismo año con siete, además, ocupa el quinto lugar en jonrones de todos los tiempos con 351.

Electo al Salón de la Fama del Beisbol Mexicano en el 2020.

Guillermo “Grillo” Serrell

Nació el 9 de marzo de 1922 en Dallas, Texas, USA. Fue una segunda base notable. Jugó 10 temporadas en la Liga Mexicana de Beisbol, con los equipos de Tampico (1945-47), San Luis, Azules de Veracruz (1948), Nuevo Laredo (1952-57) y Sultanes de Monterrey (1957).

Con el guante, “El Grillo” hizo una magnífica labor, pero donde más brilló era a la ofensiva, ya que no había otro jugador de su categoría, con su templo y determinación para ponerse sobre las bases. Zurdo para batear, el norteamericano era todo un espectáculo cada vez que se paraba en la caja de bateadores.

Luego de participar cuatro años en las Ligas Negras de Estados Unidos, “El Grillo” se integró a la Liga Mexicana de Beisbol a partir de 1945 con los Alijadores de Tampico. Serrell ayudó a conquistar el bicampeonato de los Alijadores en las campañas de 1945-46, en la llamada Época de Oro del Beisbol Mexicano.

Posteriormente fue factor fundamental para la conquista del bicampeonato de Nuevo Laredo en 1953-54. En 1953 fue líder de imparables y triples con 109 y 9, respectivamente, y un año después tuvo una actuación deslumbrante al encabezar en hits (126), dobles (33) y triples (9), participante con Tecolotes de Nuevo Laredo.

Promedió .311, con 560 carreras anotadas, 1,099 hits, 173 dobles, 66 triples, 44 jonrones, 517 carreras impulsadas, 90 bases robadas y seis años sobre .300.

Electo al Salón de la Fama del Beisbol Mexicano en el 2020.

Con información de milb.com

Deja un comentario

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba
error: Este contenido está protegido. Gracias.