Bienestar Espiritual

“¡Vuélvete a tu casa y cuenta a los tuyos lo que Dios ha hecho por ti!”

(San Lucas 8:39)

¡OREMOS AL SEÑOR! ¡SEÑOR, TEN PIEDAD!

Padre Bendito: ¿Qué es lo que Tú has hecho por nosotros? ¡No podemos pasar por alto LO MUCHO que, a lo largo de nuestra vida, Tú has obrado en nuestro favor! Sencillamente, nuestra existencia a Ti Te la debemos, pero las tantas aventuras en las que hemos salido adelante, gracias a Tu divina intervención y que todos las hemos sorteado, pudiendo haber quedado atrapados en esos peligros mortales, si las tenemos presentes es porque Tú eres quien ha enviado fuerzas invisibles que oportunamente llegaron en nuestra defensa.

Hablándote al corazón, Te agradecemos, a la vez que Te interrogamos: ¿por qué no aceptó Tu Hijo Amado la petición del hombre gadareno ya liberado, para que estuviera con el grupo de los doce? ¡Él anhelaba estar con el Salvador! Más Tu Hijo le ordenó que fuera a testificar ante los suyos y en su ciudad las maravillas que Tu Amado Hijo había hecho con él. Hoy nosotros, también hemos sido librados de tanta maldad, de tantos peligros, de tantas enfermedades y de tantas miserias. Es por ello que manifestamos nuestro deseo de formar UN EQUIPO DE INTERCESORES que aboguen ante Ti, por tantas necesidades, por tan severos males, por tantas penalidades y por tantas desventuras. Queremos ser UN EQUIPO que goce de Tu amistad, de Tus favores, de Tu GRAN AMOR Y DE TU GRAN PODER. Anhelamos ver Tu rostro y escuchar Tu voz que nos diga: “HIJITOS: ¡VAYAN A DAR TESTIMONIO DE TODO LO QUE YO YA HICE CON USTEDES Y LO MUCHO QUE ESTOY DISPUESTO A HACER CON SUS AMIGOS! ¡VAYAN A ANUNCIAR LAS MARAVILLAS QUE YO ESTOY DISPUESTO A REALIZAR ENTRE USTEDES, SI SIGUEN LAS DIVINAS ENSEÑANZAS DE MI HIJO AMADO!”

Hablar de Tus hazañas, es estar convencidos de Tu Gran Poder y de Tu Divina Misericordia para quienes de corazón regresan para ser TUS NUEVOS HIJOS y vivir en Tu Presencia, gozando de las delicias de Tu Inmenso Amor y Tu Inigualable Bondad.

Sabemos que este llamado es para quienes Te recomendemos a fin de que sean parte integrante de UN EQUIPO DE HIJOS REDIMIDOS que tenemos la fortuna de gozar de las riquezas de un corazón divino de un Padre que no tiene igual. ¡Queremos hacer de nuestro Amado Equipo de Amigos del Padre Amado, gente optimista y alegre que cuente siempre, CUÁN GRANDES SON TUS OBRAS, QUE HAS HECHO CON SABIDURÍA!

Padre Bendito: ¡Muchas gracias, por Tu Gran Bondad! Amén.

Deja un comentario

Botón volver arriba
error: Este contenido está protegido. Gracias.