Vida Saludable

Suplementos alimenticios que no hacen lo que anuncian

Suplementos alimenticios que no hacen lo que anuncian

eis suplementos que la gente suele tomar para el corazón no ayudan a reducir el colesterol «malo» ni a mejorar la salud cardiovascular, según un estudio publicado el domingo, pero las estatinas sí.

Algunas personas creen que los suplementos dietéticos habituales —aceite de pescado, ajo, canela, cúrcuma, esteroles vegetales y arroz de levadura roja— reducirán su colesterol «malo». El colesterol «malo», conocido en la comunidad médica como lipoproteínas de baja densidad o LDL, puede provocar la acumulación de depósitos de grasa en las arterias. Los depósitos de grasa pueden bloquear el flujo de oxígeno y sangre que el corazón necesita para funcionar y la obstrucción puede provocar un ataque al corazón o un derrame cerebral.

Para este estudio, que se presentó en las Sesiones Científicas 2022 de la Asociación Estadounidense del Corazón y se publicó simultáneamente en el Journal of the American College of Cardiology, los investigadores compararon el impacto de estos suplementos concretos con el de una dosis baja de una estatina —un medicamento para reducir el colesterol— o un placebo, que no hace nada.

Los investigadores realizaron esta comparación en un ensayo clínico aleatorizado y a ciegas en el que participaron 190 adultos sin antecedentes de enfermedad cardiovascular. Los participantes en el estudio tenían entre 40 y 75 años, y diferentes grupos recibieron durante 28 días una estatina de baja dosis llamada rosuvastatina, un placebo, aceite de pescado, canela, ajo, cúrcuma, esteroles vegetales o arroz de levadura roja.

La estatina tuvo el mayor impacto y redujo significativamente las LDL en comparación con los suplementos y el placebo.

La reducción media de las LDL tras 28 días de toma de estatinas fue de casi un 40%. La estatina también tuvo un beneficio añadido sobre el colesterol total, que se redujo una media del 24%, y sobre los triglicéridos en sangre, que disminuyeron un 19%.

Ninguna de las personas que tomaron los suplementos experimentó un descenso significativo del colesterol LDL, el colesterol total o los triglicéridos en sangre, y sus resultados fueron similares a los de las personas que tomaron un placebo. Aunque se produjeron efectos adversos similares en todos los grupos, hubo un número mayor de problemas entre los que tomaron los esteroles vegetales o el arroz de levadura roja.

«Diseñamos este estudio porque muchos de nosotros hemos tenido la misma experiencia de intentar recomendar a los pacientes terapias basadas en la evidencia que reduzcan los riesgos cardiovasculares y luego nos dicen ‘no, gracias, me limitaré a probar este suplemento'», dijo la Dra. Karol Watson, coautora del estudio, profesora de Medicina/Cardiología y codirectora del Programa de Cardiología Preventiva de la UCLA. «Queríamos diseñar un estudio de ensayo controlado, aleatorizado y muy rígido para probar lo que ya sabíamos y demostrarlo de forma rigurosa».

El Dr. Steven Nissen, cardiólogo e investigador de la Clínica Cleveland y coautor del estudio, dijo que los pacientes a menudo no saben que los suplementos dietéticos no se prueban en ensayos clínicos. Llama a estos suplementos «aceite de serpiente del siglo XXI».

En Estados Unidos, la Ley de suplementos dietéticos y educación para la salud de 1994 limitó drásticamente la capacidad de la Administración de Alimentos y Medicamentos para regular los suplementos. A diferencia de los productos farmacéuticos, cuya seguridad y eficacia para el uso al que se destinan deben demostrarse antes de que una empresa pueda comercializarlos, la FDA no tiene que aprobar los suplementos dietéticos antes de que puedan venderse. Solo cuando están en el mercado y se demuestra que no son seguros la FDA puede intervenir para regularlos.

«Los pacientes creen que se han hecho estudios y que son tan eficaces como las estatinas y que pueden salvarlos porque son naturales, pero natural no significa seguro y no significa que sea eficaz», dijo Nissen.

El estudio se financió mediante una subvención sin restricciones de AstraZeneca, que fabrica la rosuvastatina. Según el estudio, la empresa no participó en la metodología, el análisis de los datos ni la discusión de las implicaciones clínicas.

Los investigadores reconocieron algunas limitaciones, como el pequeño tamaño de la muestra, y que su período de 28 días podría no captar el efecto de los suplementos cuando se utilizan durante un período más largo.

En una declaración el domingo, el Consejo para la Nutrición Responsable, una asociación comercial para la industria de los suplementos dietéticos, dijo que «los suplementos no están destinados a reemplazar los medicamentos u otros tratamientos médicos».

«Los suplementos dietéticos no están destinados a ser soluciones rápidas y sus efectos pueden no ser revelados durante el curso de un estudio que solo abarca cuatro semanas», dijo en un comunicado Andrea Wong, vicepresidenta del grupo para asuntos científicos y regulatorios.

Con información de CNN

Deja un comentario

Botón volver arriba
error: Este contenido está protegido. Gracias.