CulturaOpiniones

Descubrimientos y antecedentes sobre el incendio del Teatro Peón Contreras

Descubrimientos y antecedentes sobre el incendio del Teatro Peón Contreras
Todo un lado del marco de estuco del techo cayó sobre la escalinata principal de acceso a la sala del teatro.

El Teatro Peón Contreras, nuestro principal recinto cultural, en estos momentos se encuentra en un estado de desastre. El hecho culminante fue un incendio, pero en realidad, su deterioro ha llevado un proceso a mediano plazo, que se ha ido acumulando y, ahora culmina con este siniestro, no inesperado, predecible, pero, a fin de cuentas, hecho lamentable. Pero este proceso de deterioro de un bien de todos los yucatecos, tiene responsables y es necesario señalarlos y determinar dónde y cómo son sus responsabilidades. Hay responsabilidades de acción, y otras por omisión. Unos más, otros menos, pero el resultado es el mismo: La comunidad yucateca toda, se encuentra privada de su principal recinto cultural. Y esta situación no es privativa del Teatro Peón Contreras, pues otros patrimonios arquitectónicos nuestros se encuentran en peligro también, y por cierto por las mismas causas.

Hemos hecho una investigación minuciosa y nos ha arrojado unos resultados verdaderamente increíbles, por los tremendos riesgos de daños personales que pudieron traer. A lo largo de los últimos cuatro años, el presupuesto del Teatro Peón Contreras ha sido recortado sensiblemente, y esto ha traído consecuencias que han pasado desapercibidas, pues los daños ocurrieron, por suerte, en momentos en los que, el recinto no estaba en uso, y con gente en sus instalaciones. La primera decisión negativa para con el recinto cultural ha sido no darle mantenimiento de ninguna clase. Esto redundó en un proceso de deterioro que trajo consecuencias graves que se han suscitado en varios momentos. En varias ocasiones ha habido graves desprendimientos de los estucos del foyer, que se precipitaron sobre las escaleras de acceso a la sala. Si estos materiales hubieran caído sobre gente que estuviera entrando a una función, podría haberse dado consecuencias incalculables, hasta pérdidas de vidas humanas. Ahí hay una conducta criminal por omisión. Y esto es totalmente comprobable, pues además de las fotografías que ilustran este artículo, están ahí a la vista, pues no han sido reparadas y quien se tome la molestia de ir a checar, las encontrará.

Descubrimientos y antecedentes sobre el incendio del Teatro Peón Contreras
Numerosos desprendimientos de cristales han caído del candil sobre las butacas. Aquí se señala una cadena a punto de caer.

Otro hecho lamentable ha sido el deterioro del candil monumental. Una lámpara de ese tipo, requiere un proceso de mantenimiento permanente que no se le ha dado. Los delgados alambres de cobre se van sulfatando y es necesario, más bien indispensable, irlos sustituyendo según sea necesario. En caso contrario, como es el caso, éstos se rompen y las piezas de cristal se precipitan al vacío, y van a caer precisamente sobre las butacas del lunetario. El candil, suspendido a gran altura, no nos permite aquilatar el tamaño de sus componentes. Una cadena de diamantinas de la canasta inferior, tiene varios metros de longitud, y sus diamantinas, que van de mayor a menor, tienen varios centímetros de volumen. Imaginemos una cadena de estas cayendo sobre un espectador; las consecuencias podrían ser terribles. Y no sólo las cadenas han caído, también se han roto brazos y pantallas, y sus pedazos cayeron sobre las butacas también. Y esas piezas rotas pueden producir cortadas terribles en una persona que las reciba. Y esto no es hipotético, ha ocurrido en la realidad, también afortunadamente con la sala vacía. Ahí está como prueba la fotografía adjunta.

El recorte presupuestal, decidido por el ejecutivo del estado, trajo consecuencias sensibles en la vida diaria del recinto cultural. La primera de ellas es que, por no haber dinero, se suprimió el personal de seguridad y vigilancia, el cual se hace cargo de la sala cuando esta está en desuso. Así que, al terminar un concierto, festival o cualquier otra función, el teatro se cerraba y quedaba sin nadie que deambulara por ahí, para estar pendiente de cualquier eventualidad, como ocurre en cualquier teatro de mediana importancia, y mucho más en uno de la importancia del Teatro Peón Conteras, una joya arquitectónica y patrimonio de todos los yucatecos. ¿Y qué consecuencias trajo esta situación? Surge un corto circuito en la cabina de control, se prende un fuego, se propaga, y no hay nadie que se de cuenta, y el fuego se extiende y se propaga a otros niveles. Si se contara con personal de seguridad, otra cosa hubiera sido el incendio y sus consecuencias. El incendio se hubiera podido combatir desde su inicio y las consecuencias hubieran podido ser mínimas. De manera que, el recorte presupuestal del ejecutivo ha traído un daño patrimonial de graves consecuencias, pues la restauración del teatro costará una cantidad estratosférica, que se puedo haber evitado. Aquí hay una conducta criminal por acción de una autoridad, con responsabilidad imputable.

Descubrimientos y antecedentes sobre el incendio del Teatro Peón Contreras
Puede observarse al lado del vitral el desprendimiento de parte de un rosetón con cabezas de ángeles. Cayó sobre la escalinata principal.

Además, hay una historia que no ha sido contada. El Sr. Gabriel Abud, propietario del Café Peón Contreras, es quien se da cuenta del humo que está saliendo de la sala, y llama al 911, y también a Yeimi Alamilla, directora del teatro. La directora comisiona a Didier Heredia Galera, jefe de foro, quien acude de inmediato y abre paso a los bomberos para combatir el fuego, pero el daño mayor ya está hecho. O sea que, el Teatro Peón Contreras se pudo haber consumido totalmente y si Gabriel Abud no hubiera dado la voz de alarma, las consecuencias podrían haber sido aún peores. Pero aún hay más. Los extinguidores de fuego, que son una obligación en las normas de Protección Civil, estaban descargados; porque no hay dinero. La póliza de seguros de la sala no se renovó, porque no hay dinero. ¿Y de donde procede esta lamentable situación? De una decisión mal tomada por el ejecutivo del estado, quien tiene una responsabilidad directa en estos hechos.

El ejecutivo del estado tiene una responsabilidad directa en estos hechos, ha causado un daño patrimonial al estado por el que debe velar. El ejecutivo del estado, está en deuda con su ciudadanía.

Deja un comentario

Botón volver arriba
error: Este contenido está protegido. Gracias.