Cultura

Ninón Sevilla: aquel que de tu boca la miel quiera (1)

Píntame de colores

para ser tu Supermán…

NInón Sevilla. Foto publicitaria.

UN MITO LLAMADO NINÓN

De temperamento fuerte y personalidad agresiva, esta mujer cuya actitud corporal fue comparada con la de un mandril, es todo un mito de pies a cabeza de la época llamada de oro.

La Sevilla fue una mujer que se planteó el triunfo desde su natal Cuba, y no desistió hasta lograrlo. Un día se soñó estrella de cine, y se construyó el sueño en la realidad. Su productor la rodeó de una publicidad ostentosa, así como un puso reparo en el costo de sus películas. Se cuenta que los bordes del traje de esquimal en el número El baile del pingüino de No niego mi pasado (1951), eran de armiño auténtico…Y que las joyas que lucía en sus cintas, eran reales, no bisutería…Que sus trajes de baile, antes de  entrar al foro eran llevados a Cuba para que se les realizara una limpia yoruba, con cantos, danzas y matanza de animales, para que tuviera éxito…Que uno de sus novios, cuando ella ya no filmaba, cada jueves y domingo empeñaba en el Monte de Piedad sus disfraces de bailarina…Que mantiene cerrados varios departamentos en la ciudad de México, repletos de porcelanas, utensilios de plata, lámparas, muebles, abrigos de pieles y joyas…Otros opinan que esto último no es cierto, que se encuentra en la miseria…Que siempre ha sido dadivosa y espléndida con sus amigos, y que no todos ellos siempre han sido igual con ella…Que cocina riquísimo, pues posee el don del sazón… Que es íntima de Fidel Castro y que se llevan de piquete en el ombligo…Que estuvo casada con un gángster en N.Y…. Que en Acapulco ella y Maricruz Olivier estuvieron a punto de dormir en la comisaría…Que…Que… Que…

No cabe duda, Ninón es un mito. Sus películas son la base de ello. Cintas que siguen dando de que hablar. Homenajeada en diversas partes del mundo, esta rumbera del cine nacional tiene una historia cinematográfica de tan sólo 21 películas en su primera época, y algunas otras a raíz de su retorno con Noche de carnaval (1980); actualmente trabaja en telenovelas y asiste a conferencias donde habla de música afroantillana y de sus experiencias en los platós…

Pero tal vez lo que casi nadie del público sepa, es que Ninón logró en los años 40, no sólo en nuestro cine sino en el cine mundial, ser productora de sus propias películas, tal vez no de las primeras pero sí, cuando ya se convirtió en una estrella y, hay que decirlo fue socia de Pedro Calderón de Producciones Calderón.

El romance de estos dos personajes queda plasmado cuando Ninón canta pícaramente con el conjunto tropical de Silvestre Méndez:

Coro.- Si quieren gozar, vayan con Perico

Ninón.- Periquito de mi vida

Yo sí te quiero de verdad…

RARA, MALIGNA Y FATAL…

Por los personajes que le tocó interpretar, Ninón es así para los espectadores: cruel y despiadada, sin corazón, ni sentimientos, ya que la vida se la debe y ella se lo cobra al mil por uno sin importarle el daño que cause, ya que sólo busca su satisfacción, saciar su egoísmo. Increíble que esta imagen permee más allá de sus otras actuaciones, pues este personaje terrible y maligno corresponde a una de sus películas, tal vez la más célebre: Sensualidad (1950).

NINÓN ES UNA RUMBERA DE FIGURA ESCULTURAL

La sensualidad se llama Ninón Sevilla. Cartel de obra de obra de teatro.

Ninón Sevilla tuvo la suerte de contar con un director que cuajó en ella sus obsesiones genéricas, ya trabajadas antes  en cintas que le dirigió a Meche Barba, María Antonieta Pons. Tito Gout, el director de marras, fue junto con Orol, quien redondeó un género de nuestro cine y lo plasmó en pantalla para nuestro deleite: el de rumberas, el del conflicto entre víctima y victimario dentro de un ambiente cabaretil, adornado de música, bailes y canciones tropicales.

AQUEL TIEMPO DE DIOSAS…

David Ramón biógrafo y fan irredento de Ninón Sevilla pinta claramente este tiempo de Diosas cuando comenta que: «Las gran des figuras femeninas del mejor cine mexicano, del cine mexicano de los cuarenta, han sido reverenciadas, idolatradas, mistificadas, adoradas por la cámara en una forma desbordada.» 1

Cuando Ninón llegó al cine, ya casi todas las diosas estaban en su pedestal,» sin embargo con la llegada de esta nueva presencia hay una enorme ironía y paradoja. Esta muchacha, como después lo enfatizaría su biografía periodística, es antes que nada efectivamente una bailarina, una auténtica bailarina que llega al cine, al cine cabaretil-musical a encarnar el papel de una prostituta que se convierte en bailarina. Hasta entonces el proceso había sido inverso. Se suponía que quien ante todo era actriz encarnara a una prostituta que se convertía en bailarina (todo dentro de la trama esquemática por su puesto, no tiene nada que ver con las personas reales, sólo con los caracteres). Aquí una bailarina profesional que en su primera película sólo baila dos números tropicales en un cabaret de esos arquetípicos del cine mexicano, demuestra tal singularidad y fuerza que pronto realiza en estelares el papel de una mujer que al caer muy bajo tiene que convertirse en bailarina. Pero hay algo profundamente innovador en quien protagoniza tan tempranamente en su carrera esta paradoja dentro del cine mexicano. A partir de la inversión del arranque hay un mucho de singularidad y ya de aquí parte el mito erótico diferente y de considerables dimensiones que alcanzará Ninón Sevilla en el cine mexicano. (…) La bailarina erótica por excelencia literalmente bailando, literalmente pasando de un ritmo a otro va ascendiendo con excepcional rapidez hasta llegar a la altura de estrella y símbolo sexual de exportación.» 2

COMO MUEVE LAS CADERAS CUANDO SE PONE A BAILAR

Aventurera (1949). Secuencia de imágenes.

Cuando Ninón comienza a filmar, la industria ha encontrado un filón al que el tiempo transformó en un truco que da muy buenos resultados: titular a las películas con nombres de canciones que ha convertido en éxitos el gusto del público. Así que sus primeras cintas no son la excepción que rompe la regla.

De las 21 cintas que filma antes de su retiro, 7 llevan por título canciones de Agustín Lara: Carita de cielo (1946); Pecadora (1947); Señora Tentación (1947); Revancha (1948); Perdida (1949); Aventurera (1949); y Sensualidad (1950). Y en tres ocasiones: Revancha; Coqueta(1949) y Perdida,  Agustín Lara la acompaña en pantalla fungiendo como galán no correspondido.

Fernando Muñoz Castillo

Escritor, hacedor de libros objeto, dramaturgo y director de teatro. investigador e historiador de teatro y cine. curador y museógrafo. periodista cultural. ha publicado varios libros.

Deja un comentario

Botón volver arriba
error: Este contenido está protegido. Gracias.