Opiniones

Fracaso educativo de Vila, Loreto y Liborio

Fracaso educativo de Vila, Loreto y Liborio

El Poder Ejecutivo del estado publicó una reforma a los anexos del Plan Estatal de Desarrollo 2018-2024, en el que se reconoce el fracaso educativo del gobernador Mauricio Vila Dosal y de sus Secretarios de Educación, Loreto Villanueva Trujillo y Liborio Vidal Aguilar, y que no hay proyecto ni trayecto para el desarrollo educativa de la sociedad yucateca.

         Dos muestras, del fiasco gubernamental, contenido expresamente en el documento denominado “Yucatán con mejor calidad de vida para las personas” de dicho Plan:

         1. “El estado registró que 57% de la población entre 12 y 29 años ni estudia ni tiene alguna ocupación”. 2. “Para 2020, en Yucatán 21.8% de la población tenía rezago educativo (510 mil 800 personas)”.

         La situación podría calificarse de dramática para los jóvenes yucatecos que no tienen, según los datos del Plan, ningún futuro laboral o educativo, y que la administración estatal 2018-2024 no registró apoyo alguno para superar el trágico estado de cosas, o los que intentó resultaron infructuosos.

         En materia de rezago educativo, la Ley de Educación del estado dispone que éste debe asignar recursos para “la adecuada realización de las actividades destinadas a la atención de las comunidades con mayor rezago educativo”. El Plan no contempla ningún recurso para eliminarlo y para que esas casi 511 mil personas logren su superación educativa.

         En su “árbol de problemas”, se especificó lo siguiente: a). “Baja calidad del sistema educativo en el estado. B). Insuficiente accesibilidad para ingresar a los servicios educativos y concluirlos”. c). “Insuficiente disponibilidad educativa en el estado”.

         El Ejecutivo aspira a “mejorar la calidad del sistema educativo”. Es razonable la pretensión. El problema radica en que el Plan no señala con precisión lo que se haría en lo que resta de la actual administración (23 meses, ya que finalizará el 30 de septiembre de 2024), y si cuenta con los recursos presupuestales suficientes para concretar el referido “objetivo de mediano plazo” y tampoco especifica el significado del término.

         (En el Plan el Ejecutivo utiliza la expresión “calidad” para referirse a la educación que debe impartir el sistema educativo de Yucatán. No obstante, en la Ley de Educación del estado, acorde con la contra reforma educativa del presidente Andrés Manuel López Obrador, se emplea el de educación de “excelencia”, como un derecho que tienen los educandos de la entidad).

         Las “líneas de acción” del Plan se perfilan con ambigüedad y vaguedad, por ejemplo: 1. Acreditar programas educativos e innovar prácticas docentes a través de cursos de actualización y capacitación”. 2. Establecer acciones de educación a distancia y semi presenciales. 3. Adecuar la infraestructura y el equipamiento de las escuelas e implementar estrategias para el diagnóstico del estado físico de las escuelas.

         No hay detalles ni más información para saber qué programas se acreditarían (no se sabe si actualmente existe alguno en funcionamiento), qué cursos y cuántos se desarrollarían y a quiénes estarían dirigidos (recuérdese que el tiempo es breve, queda propiamente en ciclo escolares, la mitad del actual, uno completo en 2023-2024, y uno más que solo comprenderá dos meses para la actual directiva educativa).

         El Plan no dilucida qué significa “adecuar” la infraestructura y el equipamiento escolar, no se sabe por qué no utilizó mejor como “línea de acción”, el vocablo “construir”. Tal vez, el Secretario de Educación de Yucatán, entre la publicación de uno y otro “Libo Tips”, pueda explicar y desarrollar qué se “adecuará”.

         Tampoco señala qué tipo de acciones se emprenderían, cuándo y en qué lugares de la geografía estatal, para disponer de una auténtica educación a distancia y semi presencial. Que no quede en simples y fútiles enunciados educativos. Convendría una mejor información a cargo de la Segey.

         La presunción ejecutiva de dotar del servicio gratuito de Internet en las escuelas públicas de Yucatán, quedó, en apariencia, en el Plan en un inocuo párrafo: “Ampliar el uso de tecnologías de la información y comunicación en las regiones más alejadas y vulnerables”. El Plan ¿arrolló el alarde ejecutivo de la “Estrategia Yucatán Digital”? El documento no contiene ninguna línea de ésta.

         Lo mismo se puede aplicar al caso de la denominada “Agenda Estatal de Inglés”. El Plan dedicó breves palabras: “Implementar acciones para integrar la enseñanza del idioma inglés en la educación media superior”. Ninguna para la educación básica.

         (En la presentación de la “Agenda”, la Segey dijo que tendría un “alcance en 77 escuelas, 870 docentes y 5,350 alumnos”, luego la Secretaría de Investigación, Innovación y Educación Superior (Siies) informó que se “beneficiaría” a 4,680 estudiantes yucatecos. Después, ni la Segey ni Siies han vuelto a informar nada, si ya empezó el programa o sigue en veremos. El Plan no menciona en absoluto a dicha “Agenda”).

         Como se observa, el Plan no formula con exactitud qué se haría en los siguientes 23 meses de administración para elevar la calidad educativa y para eliminar el rezago educativo y para que miles de jóvenes yucatecos tengan una esperanza cierta de educación y de trabajo. No hay proyecto ni trayecto educativo que proporcione certidumbre a la sociedad yucateca.

         Hasta ahora, la modificación al Plan Estatal de Desarrollo 2018-2024 solo reveló el fracaso educativo del gobernador Mauricio Vila Dosal y de sus Secretarios de Educación, Loreto Villanueva Trujillo y Liborio Vidal Aguilar.

         En menos de dos años se redondearía el asunto: el fracaso educativo sexenal 2018-2024.

         La reforma al Plan

         La reforma al Plan se publicó el pasado martes 25 de octubre, en edición vespertina del Diario Oficial del estado. Ha pasado desapercibida, hasta donde se sabe, para la sociedad yucateca. No ha habido interés por conocerla y analizarla.

         Revistas

         Una nueva publicación, a partir de octubre 2022. El primer número de la revista trimestral “Aula”, dirigida por Erick Juárez Pineda, enfatiza que buscará “documentar el análisis de las políticas educativas, democratizar las prácticas docentes que tienen un mayor impacto en los estudiantes y ayudar a que la toma de decisiones sea más informada y basada en la investigación y la generación del conocimiento desde todas sus perspectivas”. La dirección electrónica es https://revistaaula.com.

         La Segey publicó el número 12, septiembre de 2022, de su “Gaceta de cultura, educación y actualidad”, denominada “Miradas al magisterio”, coordinada editorialmente por Cristóbal León Campos. El tema central es “Biblioteca, espacios para la educación”.

         Un dato conocido es que, actualmente, en  Yucatán, “hay 160 bibliotecas públicas”, y de acuerdo con datos de la Secretaria de Cultura, “no han abierto ninguna en los últimos 11 años”.

         Breves

         Docentes de Conalep protestan por sus bajo salarios. Piden la “homologación” salarial con los que ganan los centros federales de bachillerato. *** En una denominada “Estrategia de Atención al Rezagos Educativo de Yucatán”, el titular de la Segey ha entregado certificados de estudios de primaria y secundaria, en Tecoh, Motul  y Seyé, recientemente. *** Que se impartieron conferencias al personal de los Centros de Atención Múltiple y de las Unidades de Servicio de Apoyo a la Educación Regular, con motivo del “Día del Trabajador de Educación Especial”. *** Se inauguró un aula virtual en Dzoncauich, para “contribuir a la cobertura de educación media superior”. *** La Segey organizó una “muestra de altares, una exposición pictórica, música y representaciones escénicas de las costumbres de la región entorno a la ofrenda a los seres queridos fallecidos”.

         Isstey

         En las redes, el Isstey y la “fidelidad”:

         “En la nueva ley del Isstey el viudo pierde la pensión si se vuelve a casar, pero tampoco puede tener concubina. Ni matrimonio ni unión libre”.

         Y remata: “Vila se preocupó por la fidelidad eterna”.

         Gasto público

         En otro boletín de prensa, el Ejecutivo anunció la construcción de un “Gran Corredor Turístico-Gastronómico”, con inversión de 187 millones de pesos a cargo del estado y de 78 millones de pesos del Ayuntamiento de Mérida. Rehabilitará, dijo, la calle 60 y la 47”.

         Notas electorales

         La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) se lanzó contra el Instituto Nacional Electoral, así como de los anteriores órganos electorales, Instituto Federal Electoral y Comisión Federal Electoral. Aseguró que son “Órganos autónomos únicamente de nombre, instrumentos parciales, de sabotaje de la voluntad del pueblo, que sólo han servido para el mantenimiento de vicios que por años, si no es que por siglos, han manchado nuestros procesos electorales”.

         Emitió una recomendación general dirigida al Congreso de la Unión, para “Llevar a cabo las acciones legislativas necesarias para efectuar las modificaciones que garanticen el derecho pleno a la democracia del pueblo mexicano, en el sentido de fortalecer nuestra democracia formal, pero también las iniciativas de democracia participativa; así como para garantizar un órgano realmente autónomo de cualquier poder, constituido o fáctico, legal o supralegal, que asegure la transparencia del proceso electoral y el recuento efectivo de votos, con plena certeza para la ciudadanía, que elimine por completo el control gubernamental y la prevalencia de los intereses partidistas”.

         Luego se informó que el Consejo Consultivo de la CNDH no “avaló” la recomendación, según carta firmada por siete de los diez integrantes del organismo.

         Conforme al imperativo constitucional mexicano, la CNDH no es competente tratándose de asuntos electorales. Así, la recomendación emitida resulta inválida, nula de pleno derecho.

         Por otra parte, el Instituto Belisario Domínguez del Senado de la República afirma que “en principio, la organización y celebración de un nuevo proceso electoral federal tendría un costo económico superior a los 8 mil millones de pesos, que va en contra del principio de austeridad que el gobierno busca incorporar con su iniciativa de reforma electoral”, en relación con la intención presidencial de elegir por el voto popular a consejeros y magistrados electorales..

         Dos santos

         En el ensayo “Todos santos, Día de muertos”, en el libro “El laberinto de la soledad”, de Octavio Paz:

         – “Recuerdo que hace años pregunté al Presidente municipal de un poblado vecino a Mitla: ¿A cuántos ascienden los ingresos del Municipio por contribuciones? A unos tres mil pesos anuales. Somos muy pobres. Por eso el señor Gobernador y la Federación nos ayudan cada año a completar nuestros gastos. ¿Y en qué utilizan esos tres mil pesos? Pues casi todo en fiestas, señor. Chico como lo ve, el pueblo tiene dos Santos Patrones”.

Deja un comentario

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba
error: Este contenido está protegido. Gracias.