Deporte

Dusty Baker, manager de Astros, sorprendido por jonrones admitidos por McCullers Jr

FILADELFIA — Lance McCullers Jr llegó con poco o nada en el brazo a Filadelfia y los Phillies aprovecharon como nunca en Serie Mundial.

Los Philadelphia Phillies castigaron con cinco cuadrangulares al abridor de los Houston Astros para sentenciar el Juego 3 casi desde el principio y tomar ventaja 2-1 en el Clásico de Otoño.

De nueva cuenta, el manager Dusty Baker pareció olvidarse de hacer el movimiento en la loma en tiempo y forma, para evitar que el año fuera cada vez mayor sobre su pitcher abridor ante los Phillies que se convirtieron apenas en el octavo equipo que empieza una postemporada con marca de al menos 6-0 en casa.

«El proceso de pensamiento fue el hecho de que había tenido dos buenas entradas, dos muy buenas entradas, y luego conectaron un blooper, un jonrón, y luego no pude soltar a nadie», dijo Baker. «Quiero decir, fue mi decisión».

McCullers Jr pareció el mismo lanzador que abrió el cuarto y último partido de la Serie de Campeonato contra los New York Yankees, pero esta vez no tuvieron enfrente a un equipo cuyo pitcher se lastimó temprano; mucho menos a uno que cometiera errores, como sucedió en New York y que alcanzó para que los Astros remontaran para terminar con la limpia.

El partido ni siquiera fue competitivo desde el cierre de la segunda entrada cuando los Phillies ya ganaban 4-0 con tres cuadrangulares sobre McCullers Jr, quien nunca había recibido jonrón en sus dos primeras aperturas de Serie Mundial.

«Fue un poco sorpresivo porque no permite jonrones», dijo Baker. «Por lo general, mantiene la pelota en el parque. No estaba satisfecho con eso. Nos sorprendió mucho. Cuando está 4-0 en este parque, no quieres pasar por todo tu cuerpo de lanzadores porque 4-0 en este estadio no es nada de la forma en que vuela la pelota aquí. Entonces, ¿qué puedo decir? Su línea se ve mal, pero solo nos estaban golpeando».

«Y como dije, quién sabe, podrían haber estado sentados en lanzamientos fuera de velocidad porque eso es lo que batearon de jonrón».

Enfrente tuvieron a un abridor sin piedad. Ranger Suárez lanzó cinco entradas con pelota de tres imparables, ninguno extrabase, con cuatro ponches y sólo una base por bolas.

Los Astros jamás conectaron con solidez, ni mucho menos a tiempo. José Altuve regresó al principio de la postemporada, cuando nada bateaba. Este martes, se fue en blanco en cuatro turnos, incluyendo uno con corredores en base.

«Estuvo mezclando sus cambios», consideró Baker sobre Suárez. «Estuvo bien. Mantuvo su pelota adentro algunas veces contra los bateadores derechos y después atacó las esquinas de afuera. Mezclo bien y no encontramos su bola…»

Después de cuatro entradas y un tercio de ser vapuleado con cuadrangulares, Baker envío a Ryne Stanek por McCullers Jr, a partir de ahí paró la hemorragia de Houston.

Baker por fin se acordó de José Urquidy, quien tras embasar a los primeros dos bateadores con sencillo y base por bolas, cerró la puerta por completo en dos entradas. Incluso en la séptima ponchó a Kyle Schwarber, sacó con elevado a Rhys Hoskins y ponchó a J.T. Realmuto; tres de los cinco que le pegaron cuadrangular a McCullers Jr, además de Alec Bohm y Brandon Marsh.

«Eso es lo que necesitábamos», reconoció el manager. «Me ayudó a que no tuviera que acabarme a mi bullpen y que estén listos para los próximos días».

Este miércoles, los Astros enviarán a la loma a Cristian Javier, con la esperanza que tenga un desempeño similar como hizo en la Serie de Campeonato contra Yankees, a los que tiró pelota de un hit en cinco entradas y dos tercios.

«Sólo voy a seguir positivo», dijo Javier. «Voy a seguir haciendo lo que he hecho hasta ahora. El plan es continuar tirando muchos strikes y atracar agresivo la zona de strike».

Con información de ESPN

Deja un comentario

Botón volver arriba
error: Este contenido está protegido. Gracias.