Entretenimiento

Directora de ‘Babadook’ concluye triunfalmente antología de terror de Guillermo del Toro con ‘El murmullo’

Desde que Alfred Hitchcock mostrara la versión menos amable de las aves en su filme Los pájaros (1963), el público ha mirado con recelo hacia el cielo. Una experiencia cinéfila reiterada con ejercicios cinematogáficos como El ataque de los pájaros (René Cardona Jr., 1987) o Kaw: Venganza animal (Sheldon Wilson, 2007). Ahora, la nueva antología de terror de Guillermo del Toro recupera la mejor fantasía aviar a través de El murmullo, el episodio de Jennifer Kent (Babadook).

Los patrones de vuelo y la transmisión de mensajes a través de murmullos de los correlimos son elementos que llevan siglos atrapando a la ciencia, quien no termina de descifrar los códigos de comunicación de estas aves. Un verdadero espectáculo sonoro y visual, cuyo ruido puede ser confundido con diversos sonidos y conforma, como resultado, diferentes figuras y una sincronización perfecta. 

Una serie de formaciones aéreas utilizadas por Jennifer Kent para el episodio 1×08 de El gabinete de curiosidades de Guillermo del Toro, como metáfora para ahondar en el sentimiento de la búsqueda de la libertad. El personaje de Nancy, la ornitóloga traumatizada con la muerte de su hija y en conflicto con su marido, Edgar, persigue este objetivo. Porque, como señala la susodicha, «¿quién no querría alzar el vuelo y evadirse de vez en cuando?». 

Los fantasmas que siempre nos acompañan

Abandonando el carácter más terrorífico de las aves y abrazando su lado más fantástico, El murmullo juega con las acciones inesperadas de los pájaros y el dolor de Nancy. Un personaje interpretado magistralmente por Essie Davis (Nitram), quien colaboraba anteriormente con Kent en Babadook. Un proceso de duelo en el que aparecen los fantasmas de una antigua mansión, quienes se suman al carácter errático de los correlinos y de la propia protagonista. 

Incapaz de superar el pasado y obsesionada con los espectros que han surgido a su alrededor, su marido, interpretado por un conmovedor Andrew Lincoln (The Walking Dead), intenta acompañar en este viaje a la doliente fémina. Sus escenas en común, especialmente la del baile, se transforman en pura magia y visibilizan la complejidad de las relaciones humanas. 

Con El murmullo, Kent explora en la psique humana y las relaciones familiares, elementos en los que la cineasta ha demostrado su interés a través de su filmografía, donde encontramos Babadook The Nightingale. El terror empujado hacia la superación de los traumas y difuminando la realidad de la fantasía. Una lucha entre el raciocinio y las emociones, que nublan nuestro sentido.  

Kent presenta con El mumullo una historia sobria y emotiva, donde prima la importancia de los sentimientos maternofiliales y el enfrentamiento a uno de los miedos mayúsculos de la humanidad, la muerte de un vástago. Un dolor que nunca termina de superarse y que lleva un período de duelo o incluso toda una vida. 

Con información de 20minutos.es

Deja un comentario

Botón volver arriba
error: Este contenido está protegido. Gracias.