CulturaEspeciales

La primera vez

Sexto año. Escuela de gobierno mixta. En aquella época la educación sexual era un terrible tabú. Era impensable siquiera pronunciar la palabra sexo. Para poner un ejemplo de lo anterior le cuento que cuando entre a la preparatoria la cual era privada y mixta también el maestro de biología el doctor Sandoval quien llego a director de la prepa numero dos de la UADY. Al explicarnos el aparato reproductor masculino dijo : “señoritas háganme el favor todas de salir del salón ya que lo a continuación explicare es cosa solo de hombres” y estábamos en segundo año de preparatoria. Pero regresemos a la escuela primaria con que iniciamos este relato. En el recreo entre el barullo de los niños, un grupito de niñas de sexto año se encontraba cuchichiando en un rincón rodeando a una de sus compañeritas. Todas tenían el rostro de mudado, y la chica del centro pálida como una hoja de papel. Se notaba el gran desconcierto entre ellas y el terror en la protagonista de aquel grupito.

Entre los varones sobresalía un chamaco que a esa temprana edad ya tenia a su noviecita. Aquellos noviazgos súper inocentes. El chico presumía sobre sus conocimientos sobre el arte de amar, se enorgullecía de conocer perfectamente a las mujeres, conocimientos adquirido por su trato con las chicas del antiguamente llamado sexo débil, el galán se dio cuenta de que algo raro sucedía en aquella rueda de niñas. Era muy buena onda y se llevaba muy bien con todas. Intento saber que le sucedía a la mencionada protagonista que presentaba el rostro horrorizado. Alguna de las otras le dijo al niño que la pequeña tenia una especie de herida. El quiso saber. Le contestaron que no podría porque era cosa de mujeres y algo le había sucedido a la pobre en sus partes intimas. Algo extrañísimo. El extendiendo el pecho se vanaglorió de sus conocimiento en esas cuestiones y estando la niña tan asustado que accedió a decirle que le sucedía. El solo repetía que no se preocupara que el sabia todo sobre mujeres caminaron hacia un rincón en donde no había ninguna mirada indiscreta. La pobre niña se levanto la falda del uniforme y se bajo los calzones. Y se apreciaban manchadas de rojo sus entrepiernas. “el conocedor” casi se quedo sin aliento y se le saltaron los ojos, así que todo espantado le pregunto: “¿ que te paso te cortaron el pito?”.

Deja un comentario

Botón volver arriba
error: Este contenido está protegido. Gracias.